LOS TRAU­MAS DE 2 PER­SO­NAS ‘RE­CU­PE­RA­DAS’

A la an­gus­tia por pa­de­cer un vi­rus le­tal, se su­ma la an­sie­dad por el en­cie­rro en clí­ni­cas y en sus ho­ga­res.

Listin Diario - - News - JUAN SA­LA­ZAR

Dos pa­cien­tes na­rran a LISTÍN DIA­RIO que en­fren­tar el nue­vo co­ro­na­vi­rus no ha re­sul­ta­do tan dra­má­ti­co co­mo otros dos enemi­gos que lle­ga­ron de re­pen­te a las cua­tro paredes don­de per­ma­ne­cen ais­la­dos: La so­le­dad y la de­pre­sión.

Pa­ra María Gómez (nom­bre fic­ti­cio) y Johnny Her­nán­dez en­fren­tar el nue­vo co­ro­na­vi­rus no ha re­sul­ta­do ser tan dra­má­ti­co co­mo otros dos enemi­gos que lle­ga­ron de re­pen­te a las cua­tro paredes don­de per­ma­ne­cen ais­la­dos: La so­le­dad y la de­pre­sión.

Am­bos cuen­tan pa­ra LISTÍN DIA­RIO los mo­men­tos di­fí­ci­les pa­ra los que ini­cial­men­te no es­ta­ban pre­pa­ra­dos y có­mo han sa­li­do al mis­mo tiem­po emo­cio­nal­men­te que­bran­ta­dos y for­ta­le­ci­dos de sus días en cua­ren­te­na.

Gómez, de 59 años y re­si­den­te en la ca­pi­tal, se le­van­tó una ma­ña­na con un do­lor es­to­ma­cal y le co­men­tó a su hi­ja, a quien ayu­da­ba en su vi­vien­da con el cui­da­do de su nie­to, que tam­po­co te­nía de­seos de co­mer.

Re­la­ta que has­ta el sen­ti­do del gus­to per­dió. “Soy una aman­te del ca­fé y me ex­tra­ñó mu­cho que me su­pie­ra tan ra­ro, sin gus­to ni olor”, aña­dió so­bre esos sín­to­mas tan inusua­les pa­ra ella.

No in­gi­rió ali­men­tos el día en­te­ro y en la no­che ya te­nía fie­bre. Ella es una pa­cien­te que pa­de­ce de ar­tri­tis y en la no­che cuan­do in­ten­tó ir al ba­ño se des­plo­mó. Su hi­ja la lle­vó al mé­di­co y la prue­ba de Co­vid-19 a la que fue so­me­ti­da dio po­si­ti­va lue­go de 4 días an­gus­tian­tes de es­pe­ra.

La de­ja­ron in­ter­na por­que tam­bién te­nía prin­ci­pio de neu­mo­nía. “No que­ría in­ter­nar­me por­que sa­bía que me que­da­ría so­la”, ex­cla­mó Gómez, quien se de­fi­ne co­mo una mujer que se man­tie­ne ac­ti­va la ma­yor par­te del día y has­ta que lle­ga la ho­ra de dor­mir. “Me sen­tí aban­do­na­da”, di­jo so­bre sus cua­tro días to­tal­men­te ais­la­da en la clí­ni­ca, don­de el úni­co con­tac­to con sus fa­mi­lia­res era a tra­vés del ce­lu­lar y con el per­so­nal mé­di­co y de en­fer­me­ría que en­tra­ba una vez al día pa­ra me­di­car­la y de­jar los otros fár­ma­cos en una ban­de­ja.

Cua­tro días pri­me­ro en una clí­ni­ca ais­la­da en una cuar­ta plan­ta don­de es­ta­ban in­ter­nos 27 pa­cien­tes y lue­go 14 en la ca­sa ma­ter­na don­de lle­vó la cua­ren­te­na, fue­ron un tiem­po “desas­tro­so” pa­ra su sa­lud men­tal que ase­gu­ra ven­ció por­que es una mujer cris­tia­na que se afe­rró a Dios.

“La en­fer­me­dad y sus com­pli­ca­cio­nes no es tan­to, sino có­mo te sien­tes emo­cio­nal­men­te. La de­pre­sión es muy fuer­te, es­tar so­la en­tre cua­tro paredes y ale­ja­da de la gen­te, co­mo los le­pro­sos que en tiem­pos de Cris­to vi­vían en­ce­rra­dos en cue­vas”, in­di­có.

Pa­ra ella fue di­fí­cil ver en los ros­tros de sus fa­mi­lia­res el te­mor na­tu­ral a un con­ta­gio, aun­que ase­gu­ra que el apo­yo de ellos resultó vi­tal pa­ra so­bre­lle­var el en­cie­rro, ya que nun­ca re­ci­bió mues­tras de re­cha­zo.

La­men­tó ese te­mor pa­té­ti­co ha­cia las per­so­nas con­ta­gia­das con el nue­vo co­ro­na­vi­rus, in­clu­so tiem­po des­pués de que dan ne­ga­ti­vo a las prue­bas rea­li­za­das pa­ra de­ter­mi­nar si su­pe­raron la en­fer­me­dad.

“Eso es un error. Hay que en­ten­der que es­to le pue­de dar a cual­quier per­so­na. Hay que ser com­pa­si­vo y brin­dar­les apo­yo a quie­nes dan po­si­ti­vo a es­ta en­fer­me­dad”, ex­cla­mó sin ocul­tar las emo­cio­nes.

A Gómez le resultó trau­má­ti­co ce­le­brar el Día de las Ma­dres y el cum­plea­ños de una de sus her­ma­nas to­tal­men­te ais­la­da del res­to de la fa­mi­lia pa­ra evi­tar cual­quier con­ta­gio.

“Yo llo­ré mu­cho y le pe­día a Dios quí­ta­me la de­pre­sión, es­ta ba­ta­lla la ten­go que li­brar yo y tú me tie­nes que ayu­dar a ga­nar es­ta ba­ta­lla”, agre­gó so­bre esos ins­tan­tes de an­gus­tia que ame­na­za­ban con que­brar su es­ta­do de áni­mo.

Se sin­tió muy fe­liz cuan­do su hi­ja y nie­to re­sul­ta­ron ne­ga­ti­vos a las prue­bas del nue­vo co­ro­na­vi­rus y tam­bién por­que has­ta el mo­men­to na­die en su fa­mi­lia se ha con­ta­gia­do.

La dama ase­gu­ra que en­con­tró re­fu­gio du­ran­te ese tiem­po de de­pre­sión en la lec­tu­ra de la Bi­blia y en cantarle ala­ban­zas al Se­ñor.

El me­jor re­ga­lo

Johnny Her­nán­dez, pre­si­den­te de la Jun­ta de Ve­ci­nos del sec­tor Villas Agrí­co­las del Dis­tri­to Na­cio­nal, se sin­tió una ma­ña­na con do­lor cor­po­ral y una fie­bre que pen­só eran los sín­to­mas de una sim­ple gri­pe, ya que se cui­da­ba bas­tan­te pa­ra evi­tar con­ta­giar­se de Co­vid-19.

Al em­peo­rar su con­di­ción fue so­me­ti­do a una prue­ba que dio po­si­ti­va al nue­vo co­ro­na­vi­rus. “Sa­lía siem­pre a las ca­lles con mi mas­ca­ri­lla y guan­tes, y co­mo di­ri­gen­te co­mu­ni­ta­rio me man­te­nía orien­tan­do a los mo­ra­do­res del ba­rrio pa­ra evi­tar el con­ta­gio a tra­vés de las re­des so­cia­les”, ex­pre­sa Her­nán­dez so­bre la pa­ra­do­ja de con­traer la en­fer­me­dad pe­se a que te­nía mu­cho co­no­ci­mien­to de có­mo pre­ve­nir un con­ta­gio. Se man­tu­vo una se­ma­na in­terno en una clí­ni­ca ale­ja­do de su fa­mi­lia y don­de le de­tec­ta­ron, al igual que Gómez, un prin­ci­pio de neu­mo­nía, ade­más de que uno de sus ri­ño­nes resultó afec­ta­do. “Cuan­do di­je­ron que de­bía en­trar a un pro­ce­so de ais­la­mien­to, ahí fue que me ba­jó la no­ta, por­que sa­bía lo que ve­nía, es­tar le­jos de mi fa­mi­lia”, ex­pre­só Her­nán­dez, a quien le co­mu­ni­ca­ron que só­lo ve­ría al per­so­nal mé­di­co en un ho­ra­rio es­pe­cí­fi­co.

Pa­ra un di­ri­gen­te co­mu­ni­ta­rio tan ac­ti­vo y acos­tum­bra­do al con­tac­to so­cial, es­tar de re­pen­te so­lo en­tre cua­tro paredes le afec­tó emo­cio­nal­men­te.

“Mu­cha de­pre­sión, yo has­ta llo­ré allá den­tro, por la im­po­ten­cia. Me dio du­ro y hu­bo mu­chos mo­men­tos de lá­gri­mas cuan­do ha­bla­ba por el ce­lu­lar con mi fa­mi­lia”, ex­cla­mó Her­nán­dez, de 56 años, quien agra­de­ce el apo­yo de sus pa­rien­tes en el mo­men­to más di­fí­cil que ha vi­vi­do.

Sin po­der con­te­ner las lá­gri­mas, el ac­ti­vis­ta so­cial di­ce que un re­ga­lo inol­vi­da­ble fue re­ci­bir el al­ta mé­di­ca el mis­mo día de su cum­plea­ños, el pa­sa­do 2 de ju­nio, una pe­ti­ción que le hi­zo a Dios en ora­ción. En su ca­sa lo re­ci­bie­ron con un biz­co­cho y ve­ji­gas, pe­ro con el de­bi­do dis­tan­cia­mien­to.

Con­si­de­ra que pa­ra en­fren­tar el Co­vid-19 y el an­gus­tian­te ais­la­mien­to que con­lle­va hay que pre­pa­rar­se men­tal­men­te y en­co­men­dar­se a Dios, ya que pa­ra él fue un trau­ma esperar va­rios días el re­sul­ta­do de una prue­ba, una se­ma­na in­terno en una clí­ni­ca y aho­ra 14 días en­ce­rra­do en su ha­bi­ta­ción.

Lue­go del trau­má­ti­co pro­ce­so que ha vi­vi­do, Her­nán­dez se ha de­di­ca­do a apo­yar emo­cio­nal­men­te a per­so­nas que sien­ten sín­to­mas del nue­vo co­ro­na­vi­rus o que ya tie­nen un diag­nós­ti­co con­fir­ma­do.

“Yo ten­go ac­tual­men­te 15 per­so­nas a quie­nes doy apo­yo mo­ral y emo­cio­nal dia­rio. Son per­so­nas apar­ta­das de su fa­mi­lia, otras que no sa­ben qué ha­cer en el mo­men­to, con sín­to­mas y que ig­no­ran dónde ir, y las pro­pias fa­mi­lias pa­ra que se­pan có­mo ma­ne­jar el pro­ce­so”, re­fi­rió Her­nán­dez.

FUEN­TE EX­TER­NA/

Johnny Her­nán­dez sa­lió de la clí­ni­ca el día de su cum­plea­ños.

JUAN SA­LA­ZAR/

María Gómez aso­ma a la ven­ta­na de su cuar­to don­de per­ma­ne­ce ais­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.