Elec­cio­nes con sal­vo­con­duc­tos

Listin Diario - - Opinión -

Ex­tra­ño, com­ple­jo y pe­li­gro­so pro­ce­so elec­to­ral en el que to­do que­da su­je­to a la vo­lun­tad del go­bierno, fru­to del ma­ne­jo po­lí­ti­co de la cri­sis sa­ni­ta­ria.

Pa­sa­da la pues­ta en es­ce­na con­gre­sual pa­ra lo­grar la ex­ten­sión del es­ta­do de emer­gen­cia, con un rui­do­so bu­fón en el cen­tro de la aten­ción me­diá­ti­ca, con ti­ti­ri­te­ros a gran­des dis­tan­cias y com­pli­ci­da­des ve­ci­nas que pron­to se co­no­ce­rán, en­tra­mos en la ru­ta crí­ti­ca ha­cia las elec­cio­nes con la im­po­si­bi­li­dad de cum­plir el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de equi­dad, li­ber­tad y trans­pa­ren­cia.

El col­mo es que has­ta la cir­cu­la­ción de los fun­cio­na­rios elec­to­ra­les es­tá re­gu­la­da y a mer­ced del pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na, fi­gu­ra prin­ci­pa­lí­si­ma en la dispu­ta elec­to­ral y je­fe del equi­po de es­tra­te­gia del can­di­da­to pre­si­den­cial que el man­da­ta­rio im­pu­so al Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na y a su gru­po en la or­ga­ni­za­ción. (Por es­to úl­ti­mo, las im­por­tan­tes au­sen­cias en la cam­pa­ña).

El de­cre­to 214-20, emi­ti­do por el Po­der Eje­cu­ti­vo el vier­nes úl­ti­mo, en su ar­tícu­lo 4 mo­di­fi­ca el 135-20 “pa­ra que du­ran­te el ho­ra­rio del to­que de que­da se per­mi­ta tam­bién la cir­cu­la­ción de los fun­cio­na­rios de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral y las jun­tas elec­to­ra­les mu­ni­ci­pa­les , de­bi­da­men­te iden­ti­fi­ca­dos, que la­bo­ran en el mon­ta­je de las pró­xi­mas elec­cio­nes”.

Es­ta “con­ce­sión” dis­ta mu­cho del ar­tícu­lo 211 de la Cons­ti­tu­ción que ex­pre­sa que “las elec­cio­nes se­rán or­ga­ni­za­das, di­ri­gi­das y su­per­vi­sa­das por la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral y las jun­tas elec­to­ra­les ba­jo su de­pen­den­cia, las cua­les tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de ga­ran­ti­zar la li­ber­tad, trans­pa­ren­cia, equi­dad y ob­je­ti­vi­dad”.

Im­pro­ba­ble cum­plir con esas res­pon­sa­bi­li­da­des en un es­ta­do de ex­cep­ción que in­clu­ye to­que de que­da que im­pi­de la li­bre reunión y cir­cu­la­ción de los opo­si­to­res, mien­tras des­de el go­bierno se pro­mue­ve y pro­te­ge la la­bor de los ofi­cia­lis­tas abo­na­da con fon­dos pú­bli­cos pa­ra el re­par­to clien­te­lar noc­turno.

Aun­que el to­que de que­da en su nueva ver­sión de 8 de la no­che a 5 de la ma­ña­na, to­dos los días, se dis­pu­so has­ta el 27 de ju­nio, la ex­ten­sión del es­ta­do de emer­gen­cia al­can­za el 1 de ju­lio, lo que li­mi­ta el ac­cio­nar opo­si­tor pleno de cam­pa­ña a 48 ho­ras de los úl­ti­mos tres me­ses. ¿Dónde ra­yos se en­cuen­tra la equi­dad?

Sin em­bar­go, el 1 de ju­lio no es el fin de la des­ca­la­da, sino el ini­cio de la fa­se 4 (abren ho­te­les, ae­ro­puer­tos, res­to­ra­nes y gim­na­sios) que con­clu­ye el 24 de agos­to con la li­be­ra­ción de “los lu­ga­res de en­tre­te­ni­mien­to y otras ac­ti­vi­da­des de aglo­me­ra­ción de per­so­nas”. Las elec­cio­nes es­tán más pró­xi­mas a es­ta úl­ti­ma ca­te­go­ría.

No es des­car­ta­ble que el pre­si­den­te Me­di­na pi­da otra ex­ten­sión, vis­to que la Co­mi­sión de Al­to Ni­vel pa­ra el ma­ne­jo del CO­VID-19 ha ad­ver­ti­do que “so­lo se avan­za­rá de una fa­se a otra tras es­tar se­gu­ros, me­dian­te la de­bi­da vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca de que la si­tua­ción de sa­lud lo per­mi­te” y pre­ci­sa que “en ca­so de pro­du­cir­se un re­pun­te de los con­ta­gios las fe­chas de ca­da eta­pa po­dría va­riar”.

Y a dia­rio ve­mos la ad­mi­nis­tra­ción de las ci­fras de fa­lle­ci­mien­tos y nue­vos con­ta­gios de par­te del go­bierno a tra­vés del mi­nis­tro de Sa­lud. Con­ve­nien­te­men­te se ate­mo­ri­za a la po­bla­ción aun­que hay ex­tre­ma per­mi­si­vi­dad en ho­ras diur­nas y se in­sis­te en au­to­pro­mo­ción ofi­cial en ma­ne­jo sa­ni­ta­rio y eco­nó­mi­co.

Es de­cir, y no es bro­ma, que po­dría­mos te­ner elec­cio­nes, co­mo po­cos ca­sos en el mun­do, ba­jo un es­ta­do de ex­cep­ción, y que has­ta los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y con­gre­sua­les ten­drían que pro­cu­rar un sal­vo­con­duc­to gu­ber­na­men­tal pa­ra “ta­reas esen­cia­les”, aun­que se­gún la mal­tra­ta­da Cons­ti­tu­ción el día de las vo­ta­cio­nes la JCE “asu­me la di­rec­ción y el man­do de la fuer­za pú­bli­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.