La no­ble­za vie­ne y ha­lla

Listin Diario - - La Arrancada - OR­LAN­DO GIL

El con­ta­gio de Luis Abi­na­der en­con­tró rá­pi­da­men­te la so­li­da­ri­dad de sus ad­ver­sa­rios. Men­sa­je en Twit­ter de Gon­za­lo Cas­ti­llo, Mar­ga­ri­ta Ce­de­ño, Leo­nel Fer­nán­dez, y co­mo bono, Da­ni­lo Me­di­na.

Un ges­to de no­ble­za política ejem­plar, y en mo­men­tos de lu­chas y en­fren­ta­mien­tos de cam­pa­ña más pro­pios del co­mic del Doc­tor Me­ren­gue o es­pan­to de Los Ne­gros del Ataúd.

El li­de­raz­go ma­yor de­be de­cir­se, pues los co­ri­tos de ma­lig­nos que en­to­nan de uno y otro la­do no se dejó ga­nar por la pe­na com­par­ti­da, sino que, por el con­tra­rio, usa­ron la oca­sión pa­ra fi­nes desapren­si­vos.

Los es­tra­te­gas o cer­ca­nos de Abi­na­der orien­ta­ron a sus pa­nia­gua­dos pa­ra que sa­ca­ran ven­ta­ja política de la si­tua­ción, pre­sen­tán­do­lo co­mo una víc­ti­ma que por ayu­dar pu­so en ries­go su sa­lud. Los de la ace­ra de en­fren­te no se que­da­ron atrás y lo me­nos que hi­cie­ron fue po­ner en en­tre­di­cho el in­for­me mé­di­co, una evi­den­te for­ma de ne­gar el pa­de­ci­mien­to.

Nin­gu­na de las par­tes sa­le me­jor pa­ra­da y re­ve­la que la política se bate en un me­dio in­hu­mano y con ar­mas tan ba­jas que se arras­tran.

Los ni­ve­les que­da­ron cla­ros. Los nú­cleos de pro­pa­gan­da no ne­ce­si­tan orien­ta­ción, ac­túan por ac­to re­fle­jo, aun­que se dan ca­sos co­mo Fer­nán­dez des­con­si­de­ran­do a Cas­ti­llo, bur­lán­do­se de sus ca­ren­cias.

Ha­cien­do por sí mis­mo lo que pu­do ser ta­rea de otros.

El ca­so del ex­tra­di­ta­ble del PRM fue otra opor­tu­ni­dad en que la pru­den­cia se an­te­pu­so al ata­que, aun cuan­do pu­do ha­ber­se usa­do co­mo ele­men­to sen­si­ble de cam­pa­ña.

El he­cho de que la de­ten­ción no fue­ra ini­cia­ti­va de au­to­ri­da­des na­cio­na­les, sino que par­ti­ci­pa­ran co­mo in­ter­me­dia­rias y a so­li­ci­tud de una cor­te de Nueva York, lo li­bra­ba de sos­pe­cha.

Sin em­bar­go, y has­ta aho­ra, no se hos­ti­ga al par­ti­do de opo­si­ción por esa man­za­na po­dri­da, sino que se le de­ja co­rrer el al­bur y co­ci­nar­se en su pro­pia sal­sa. Tal vez no se quie­ra es­cu­pir pa­ra arriba, pe­ro en otros paí­ses, esa cir­cuns­tan­cia se hu­bie­ra es­gri­mi­do y con tan­ta sa­ña pa­ra ha­cer­lo san­grar. Sor­pren­de ese áni­mo de re­co­gi­mien­to y no de com­ba­te, aun cuan­do los cla­vos caen del cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.