PER­SO­NA­JE

Listin Diario - - L2 - MAR­TA QUÉLIZ

Alos po­cos días de pa­sar el ci­clón Da­vid por el país, Fran­cis­co Al­vá­rez de la Cruz de­ci­dió po­ner­se a tra­ba­jar pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia. El hu­ra­cán ha­bía des­trui­do con­si­de­ra­ble­men­te a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Eso fue el 31 de agos­to del año 1979. Pa­ra en­ton­ces, él era un mu­cha­cho.

No se de­tu­vo a pen­sar que su com­pro­mi­so era con los es­tu­dios. El bie­nes­tar de su ma­dre, so­bre to­do, era lo que le im­por­ta­ba en ese mo­men­to. “Con­se­guí un tri­ci­clo y me pu­se a ven­der maíz, no sa­bía ha­cer gran co­sa, y co­men­cé ahí has­ta ver có­mo me iba. Pe­ro qué va, lle­vo 40 años en es­te tra­ba­jo y ca­si voy a cum­plir 41, y con es­to so­lo he po­di­do le­van­tar a mis tres hi­jos”. Lo cuen­ta con evi­den­te or­gu­llo, aun­que de­jan­do cla­ro que a es­tas al­tu­ras de­be­ría te­ner aun­que sea una ca­si­ta pro­pia.

No es que ser ‘El Mai­ce­ro’,

co­mo le lla­ma la gen­te, no le ha­ya da­do gran­des co­sas. Al me­nos de es­to ha vi­vi­do des­de ha­ce cua­tro dé­ca­das. “Gra­cias a Dios he po­di­do man­te­ner a mi fa­mi­lia y com­prar la me­di­ci­na a mi ma­má. Pe­ro aho­ra mis­mo me preo­cu­pa lo que es­ta­mos vi­vien­do. El co­ro­na­vi­rus nos es­tá afec­tan­do gran­de­men­te y hay días que no lo­gro ha­cer ni el di­ne­ro de la co­mi­da”.

Al ha­blar de es­ta par­te no pue­de evi­tar guar­dar su son­ri­sa. Y tie­ne so­bra­dos mo­ti­vos. De ga­nar en­tre 1,500 y 1,800 pe­sos lim­pios en un día, lle­gar a ven­der so­lo 500 pe­sos o me­nos sig­ni­fi­ca una gran pér­di­da de di­ne­ro y de tra­ba­jo. “Es a las 4:00 de la ma­ña­na que me le­van­to por­que el maíz hay que pe­lar­lo, lim­piar­lo y her­vir­lo, y eso se

El Covid-19 ha con­ta­gia­do a ‘El Mai­ce­ro’ de una “tre­men­da mi­se­ria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.