Da­vid Díaz triun­fó en el par­ti­do más im­por­tan­te

Lu­cha. El en­tre­na­dor ba­ta­lló du­ran­te 32 días con el co­ro­na­vi­rus Covid-19, in­clu­yen­do ocho que pa­só en una uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos.

Listin Diario - - Deportes - ALEX RO­DRÍ­GUEZ

En el pun­to más ál­gi­do de la lu­cha cuer­po a cuer­po que sos­tu­vo du­ran­te 32 días con las re­per­cu­sio­nes de la en­fer­me­dad del Covid-19, el en­tre­na­dor de ba­lon­ces­to Da­vid Díaz lle­gó a en­ta­blar una “ne­go­cia­ción” que le per­mi­tió pre­ser­var la vi­da.

Des­cri­be la es­ce­na co­mo un es­pa­cio am­plio, gran­de, muy lim­pio, de co­lor azul y blan­co don­de es­ta­ble­cía una con­ver­sa­ción con al­go o al­guien que no pu­do ver. Y mien­tras sen­tía fuer­zas que lo arras­tra­ban, que se lo que­rían lle­var, se man­tu­vo fir­me en su ne­ga­ti­va.

“Yo de­cía que no era el mo­men­to, que to­da­vía te­nía mu­chas co­sas que dar”, ex­pre­sa el asis­ten­te de la se­lec­ción na­cio­nal a par­tir del 2013 des­de su re­si­den­cia en San Fran­cis­co de Ma­co­rís.

Y al ver có­mo eran tra­ta­dos sus ve­ci­nos (co­mo de­no­mi­nó a los pa­cien­tes que com­par­tían la sa­la de cui­da­dos in­ten­si­vos) lue­go de per­der la ba­ta­lla an­te la en­fer­me­dad -ca­si em­bal­sa­ma­dos, iner­tes de la ca­ma al ni­cho- se de­cía que no era su mo­men­to y que no me­re­cía un fi­nal así.

Su Big Th­ree

Du­ran­te su con­va­le­cen­cia, el ex­ju­ga­dor de 42 años es­tu­vo 15 días sin co­mer ni be­ber. Pe­ro se hi­zo acom­pa­ñar de una es­pe­cie de “Big Th­ree” que co­mo es­te­la­res ju­ga­do­res ba­jo su man­do le ayu­da­ron a ga­nar el más im­por­tan­te par­ti­do de su vi­da: la for­ta­le­za men­tal, lle­var un ré­gi­men de vi­da sa­lu­da­ble y no pa­de­cer de nin­gu­na en­fer­me­dad.

“Si no tie­nes for­ta­le­za emo­cio­nal y men­tal, te caes, te das por ven­ci­do. Siem­pre he te­ni­do esa for­ta­le­za, la he ma­ne­ja­do bien y creo que eso fue cla­ve pa­ra ga­nar la ba­ta­lla”, ase­gu­ra el téc­ni­co que ya ha re­cu­pe­ra­do 22 de las 33 li­bras que per­dió en el pro­ce­so contra el mal.

Re­me­mo­ra la in­co­mo­di­dad de es­tar in­mo­vi­li­za­do, ob­ser­van­do el mo­vi­mien­to de en­fer­me­ras que­rien­do aten­der a to­dos, los mé­di­cos con sus tra­jes es­pe­cia­les que no per­mi­tían sa­ber con quien ha­bla­bas, sin ver un fa­mi­liar, un televisor, un ce­lu­lar.

“No es lo mis­mo una per­so­na que fu­me, que use hoo­kah, que lle­ve una vi­da con mu­cho des­arre­glo que una or­ga­ni­za­da, que ha­ga ejer­ci­cios, que no con­su­ma ci­ga­rri­llos. Se­gún los mé­di­cos fue un as­pec­to cla­ve en to­do el pro­ce­so”, dice Díaz, quien se vio afec­ta­do más que na­da en los pul­mo­nes.

Lue­go del alta, el exi­to­so en­tre­na­dor es­tu­vo uti­li­zan­do unos me­di­ca­men­tos du­ran­te 10 días que fue­ron dis­mi­nu­yen­do gra­dual­men­te pa­ra la res­pi­ra­ción y los pul­mo­nes. Des­pués lo que ha es­ta­do usan­do es pro­teí­nas y mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos pa­ra re­cu­pe­rar la ma­sa mus­cu­lar, el pe­so y for­ta­le­cer el fí­si­co.

“Tra­ta­mos de co­mer lo más sano po­si­ble y com­bi­nar con ejer­ci­cios. Re­cu­pe­ra­mos cin­co li­bras se­ma­na­les en las pri­me­ras tres se­ma­nas ya des­pués del mes pa­re­ce que el pro­ce­so se pu­so len­to y eran dos o tres. Aho­ra es­ta­mos gra­cias a Dios muy bien.”, agre­ga.

Re­afir­ma que, se­gún los mé­di­cos que lo aten­die­ron, lo que le de­jo con vi­da es que lle­va un es­ti­lo de vi­da muy sa­lu­da­ble y que no su­fre de na­da.

Con­se­jo y apren­di­za­je

Diaz es­pe­ra que se pue­da vol­ver a la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va pa­ra se­guir con su tra­ba­jo co­mo en­tre­na­dor del club San Car­los en el tor­neo de ba­lon­ces­to su­pe­rior dis­tri­tal.

“Las per­so­nas de­ben de tra­tar de vi­vir de la ma­ne­ra más sa­lu­da­ble po­si­ble, más con su gen­te cer­ca­na, con sus fa­mi­lia­res. Hay mu­chas co­sas que uno le da un va­lor que al fi­nal no lo tie­nen tan­to. Hay que tra­tar de ser los me­jo­res se­res hu­ma­nos po­si­bles. Es lo que uno se lle­va, lo que le da mo­ti­va­ción a la vi­da”, ex­pre­sa el coach, que es uno de los me­jor va­lo­ra­dos en el país.

Da­vid Díaz es uno de los téc­ni­cos más ca­li­fi­ca­dos en el ba­lon­ces­to do­mi­ni­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.