De­cla­ra­ción ju­ra­da de bie­nes: una pan­to­mi­ma

Listin Diario - - Opinión -

Se pue­den ima­gi­nar que cual­quier sal­ta pa­ra atrás de es­te país po­see un pa­tri­mo­nio por en­ci­ma de RD$25 mi­llo­nes? Yo soy uno de ellos.

La ma­yo­ría de la cla­se me­dia do­mi­ni­ca­na tie­ne un apar­ta­men­to de 250 mil dó­la­res, equi­va­len­tes a 15 mi­llo­nes de pe­sos. Una jee­pe­ta de 1.5 mi­llo­nes de pe­sos con mue­bles y en­se­res del ho­gar de igual va­lor. A eso sú­me­le el vehícu­lo de la es­po­sa y al­gu­nos che­li­tos aho­rra­dos. Con eso ya su pa­tri­mo­nio al­can­za los 25 mi­llo­nes de pe­sos.

No ha­bla­mos de ca­si­tas de cam­po o de pla­ya que mu­chos tam­bién po­seen.

Y la ma­yo­ría de esa cla­se me­dia ha lo­gra­do su pa­tri­mo­nio a ba­se del tra­ba­jo du­ro, de al­gún ne­go­cio pro­pio o dan­do ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les. Nun­ca en el go­bierno.

Aho­ra re­sul­ta que la for­tu­na de Da­ni­lo Me­di­na es de 25 mi­llo­nes de pe­sos, cre­cien­do en 3 mi­llo­nes des­de el 2012 cuan­do as­cen­dió al po­der.

Que ca­cha­zu­do. 8 años di­ri­gien­do los des­ti­nos del país, que se ca­rac­te­ri­za­ron co­mo los mas co­rrup­tos de la his­to­ria do­mi­ni­ca­na, y re­sul­ta que, en los pró­xi­mos tres años, nues­tro ex­pre­si­den­te es­ta­rá pi­dien­do li­mos­na fren­te a una igle­sia si quie­re man­te­ner el mis­mo ni­vel de vi­da que tie­ne ac­tual­men­te. Por­que 25 mi­llo­nes de pe­sos se es­fu­ma­rán en po­co tiem­po aun con la pen­sión que re­ci­bi­rá.

Lo mas gran­de del ca­so es que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les ha­blan so­lo de las for­tu­nas de fun­cio­na­rios del nue­vo go­bierno que ja­más ha­bían ejer­ci­do una fun­ción pú­bli­ca. Pe­ro la de Da­ni­lo ape­nas apa­re­ce co­mo si fue­ra la de­cla­ra­ción de un em­plea­do de co­rreos.

¿Co­mo se en­cu­bre una gran for­tu­na mal ha­bi­da? Se­gún ex­per­tos, mu­chos bie­nes se com­pran a nom­bre de ter­ce­ros. Otros se de­po­si­tan en cuen­tas off sho­re don­de es di­fí­cil des­cu­brir­los.

Su­mas mi­llo­na­rias se guar­dan en efec­ti­vo. Ha­cen gran­des in­ver­sio­nes en em­pre­sas fan­tas­mas. Y lo más co­mún, usan tes­ta­fe­rros de con­fian­za que se en­car­gan de ad­mi­nis­trar el di­ne­ro ro­ba­do.

¿Co­mo la cá­ma­ra de cuen­ta pue­de de­ter­mi­nar la for­tu­na de un ex­pre­si­den­te o de cual­quier fun­cio­na­rio sa­lien­te cu­ya de­cla­ra­ción ju­ra­da de bie­nes es muy po­co creí­ble? Eso re­quie­re con­tra­tar una fir­ma au­di­to­ra pri­va­da pa­ra que in­da­gue la ve­ra­ci­dad o fal­se­dad de esa in­for­ma­ción.

La prio­ri­dad de la Cá­ma­ra de Cuen­tas es in­ves­ti­gar pri­me­ro las de­cla­ra­cio­nes de bie­nes de los que sa­len y des­pués de los que en­tran. Y apli­car la ley cuan­do se fal­sea esa in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.