Ma­sa­jes Su de­man­da has­ta pa­ra re­du­cir me­di­das

Mu­chas per­so­nas so­li­ci­tan es­te ser­vi­cio pa­ra com­ba­tir el es­trés y la an­sie­dad que ha ge­ne­ra­do la pan­de­mia del Co­vid.

Listin Diario - - Las Mundiales -

Las per­so­nas que lle­van un rit­mo de vi­da ace­le­ra­do pue­den ex­pe­ri­men­tar al­tos ni­ve­les de es­trés, an­sie­dad y ago­ta­mien­to fí­si­co, y más aún en es­te mo­men­to de pan­de­mia, en el que se agu­di­zan mu­cho más es­tos even­tos que al­te­ran la sa­lud. Es­to ha ge­ne­ra­do una gran de­man­da en los ser­vi­cios de ma­sa­jes que ofre­cen di­ver­sos cen­tros y per­so­nas par­ti­cu­la­res ca­li­fi­ca­das por ser una so­lu­ción al­ta­men­te efec­ti­va pa­ra lo­grar el bie­nes­tar. Pe­ro tam­bién, hay que de­cir que es­te ofi­cio se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio ren­ta­ble pa­ra quie­nes ha­cen de él su ‘mo­dus vi­ven­di’.

Una per­so­na que aho­ra mis­mo vi­ve de es­te ser­vi­cio, es Margarita Al­mán­zar. An­tes lo ha­cía de ma­ne­ra irre­gu­lar aten­dien­do dos o tres clien­tes por día. “Era co­mo un pa­sa­tiem­po pa­ra mí, pe­ro des­pués que vino ese Co­vid y que fue­ron fle­xi­bi­li­zan­do las me­di­das, co­men­zó la gen­te a lla­mar­me y a pre­gun­tar­me si es­ta­ba dan­do ma­sa­jes y, co­mo es­toy sus­pen­di­da en mi tra­ba­jo, de­ci­dí de­di­car­me de lleno a es­to. Hoy en día, atien­do has­ta 10 y 13 per­so­nas por día.

Hom­bres y mu­je­res”, re­la­ta.

Uan de sus clien­tes es Sop­hia Di­pré. Ella es­tá yen­do to­dos los vier­nes a dar­se su ma­sa­je: “Por­que de ver­dad, no se me qui­ta un es­trés, una in­co­mo­di­dad por es­ta si­tua­ción que es­ta­mos vi­vien­do. Y he en­con­tra­do en es­te re­cur­sou­na es­ca­pe”, di­ce lue­go de con­si­de­rar que se­ría im­por­tan­te que las aut­pri­da­des de Sa­lud Pú­bli­ca bus­que una for­ma de pro­por­cio­nar­le te­ra­pia a ba­se de ma­sa­je a la gen­te “por­que por el pa­lo que va­mos…”.

Tam­bién pa­ra re­du­cir pe­so

El Pa­tro­na­to Na­cio­nal de Cie­go a tra­vés de su es­cue­la de ma­sa­jes, tam­bién es­tá dan­do el ser­vi­cio. Des­de ha­ce tiemp­po mu­chos do­mi­ni­ca­nos se han de­ja­do re­la­jar por los ma­sa­jes que apli­can las sa­bias ma­nos de ex­per­tos no vi­den­tes. Es­ta prác­ti­ca, no so­lo es pro­pia de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Paí­ses co­mo Co­rea del Sur, la im­ple­men­tan en la bús­que­da del bie­nes­tar de quie­nes re­cu­rren a es­te re­cur­so.

Ca­ri­na Mar­tí­nez, ge­ren­te de ope­ra­cio­nes y per­so­nal de VIP La­ser Cli­nic tam­bién tes­ti­fi­ca que en la ac­tua­li­dad se han in­cre­men­ta­do las so­li­ci­tu­des de los ser­vi­cios de ma­sa­jes en un 40%, es­pe­cial­men­te los de ti­pos re­duc­to­res, ya que mu­chas per­so­nas han te­ni­do un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de pe­so. Por otro la­do, ha­ce re­fe­ren­cia al ma­sa­je re­la­jan­te, una te­ra­pia ma­nual des­ti­na­da a me­jo­rar el bie­nes­tar de la per­so­na. Su má­xi­mo ob­je­ti­vo es au­men­tar la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas del cuer­po. “Los ma­sa­jes nos ayu­dan a re­la­jar el cuer­po y la men­te, pro­mo­vien­do la res­pi­ra­ción pro­fun­da y eli­mi­nan­do el sen­ti­mien­to de an­sie­dad. Re­du­ce y eli­mi­na do­lo­res mus­cu­la­res, co­mo nu­dos, ti­ro­nes o con­trac­tu­ras, for­ta­le­ce la cir­cu­la­ción san­guí­nea, au­men­tan­do así el apor­te de oxí­geno en los ór­ga­nos y te­ji­dos. Ade­más, me­jo­ra el sis­te­ma ner­vio­so”, ase­gu­ra.

La pro­fe­sio­nal re­co­mien­da rea­li­zar­se una vez al mes un ma­sa­je re­la­jan­te pa­ra re­du­cir el es­trés. Las se­sio­nes de ma­sa­jes por lo ge­ne­ral de­ben rea­li­zar­se en­tre 30 a 45 mi­nu­tos, a car­go de un per­so­nal for­ma­do en el área, ya que un buen ma­sa­jis­ta co­no­ce bien las téc­ni­cas. “Es im­pres­cin­di­ble te­ner un am­plio co­no­ci­mien­to del cuer­po hu­mano y de sus com­po­nen­tes”, di­ce.

Es fun­da­men­tal que quien dé el ma­sa­je co­noz­ca bien la téc­ni­ca y, por su­pues­to, el cuer­po hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.