Co­lom­bia se de­ja sen­tir en el béisbol de Gran­des Li­gas

La Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha te­ni­do una fa­vo­ra­ble in­fluen­cia en el pro­gre­so que acu­sa la na­ción sud­ame­ri­ca­na co­mo ex­por­ta­do­ra de ju­ga­do­res pa­ra el béisbol or­ga­ni­za­do.

Listin Diario - - Deportes - FAUSTO JI­MÉ­NEZ

Cuan­do Luis Cas­tro abrió las puer­tas de los la­ti­nos, en 1902, se eri­gía un “men­ti­ro­so” pro­ta­go­nis­ta en el me­jor béisbol del pla­ne­ta, he­cho que ini­cia­ba un os­tra­cis­mo in­ter­mi­ten­te de la pio­ne­ra Co­lom­bia, pe­ro con una in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra que por igual se­ría el mo­tor pa­ra en­cum­brar de­fi­ni­ti­va y ca­te­gó­ri­ca­men­te a aque­lla na­ción en el de­por­te de Ab­ner Dou­ble­day.

Con la lle­ga­da de Or­lan­do Ra­mí­rez, en 1974, vol­vió un ca­fe­ta­le­ro a pi­sar las Gran­des Li­gas, pe­ro so­bre­vino otra gran se­quía co­lom­bia­na, an­tes que arri­ba­ra en 1983 Joa­quín Gu­tié­rrez.

En los 90´s, irrum­pie­ron con ma­yor im­pac­to Ed­gar Ren­te­ría (1996) y Or­lan­do Ca­bre­ra (1997).

Fi­cha­jes

En­tre la úl­ti­ma dé­ca­da de si­glo pa­sa­do y pri­me­ra del 2000, las fir­mas anua­les de pros­pec­tos ca­fe­ta­le­ros ape­nas se con­ta­ban con los de­dos de una mano.

No obs­tan­te, lle­gó un osa­do hom­bre cu­ya pa­sión ha­bía si­do el fút­bol, en el cual no pu­do con­se­guir lo que sí le dio el béisbol: desa­rro­llar a ta­len­to­sos ado­les­cen­tes.

Hu­go Ca­train y el ex­pe­ri­men­ta­do En­ri­que So­to, jun­to a otros for­ja­do­res, rom­pie­ron la ba­rre­ra que im­pli­ca la siem­pre ce­lo­sa gue­rri­lla, ini­cian­do una ta­rea po­co más que atre­vi­da en zo­nas don­de a na­die se le ocu­rría pe­ne­trar, so pe­na de mo­rir en el ac­to. El gru­po do­mi­ni­cano ne­go­ció (pa­go de pea­je) con la in­sur­gen­cia co­lom­bia­na pa­ra ex­plo­tar unas mi­nas que só­lo a quie­nes pa­re­cían te­ner ojos de águi­la les po­dían re­sul­tar tan pro­mi­so­rias.

Así ini­ció la gran za­fra que hoy pa­re­ce in­clu­so ame­na­zar la pro­duc­ción del con­ti­guo Ve­ne­zue­la y a mu­cho más lar­go pla­zo la he­ge­mo­nía que tie­ne Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, co­mo el rey mun­dial fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos.

“Cuan­do no­so­tros in­cur­sio­na­mos en la for­ma­ción de pros­pec­tos, en Co­lom­bia no fir­ma­ban más que un pu­ña­do de ju­ga­do­res”, apun­ta­la el pre­si­den­te del club Delfines del Es­te, de la Li­ga Do­mi­ni­ca­na de Fút­bol –LDF-, quien os­ten­ta la pa­ten­ta so­bre unos cuan­tos que han de­bu­ta­do en el béisbol ma­yor, o irrum­pie­ron las puer­tas con for­ta­le­za a los que ve­nían de­trás.

Y los bo­nos tam­bién ya im­po­nen su se­llo, una se­ñal de que la na­ción sud­ame­ri­ca­na pro­du­ce fru­tos de al­to pre­cio: al me­nos cua­tro pros­pec­tos han es­tam­pa­do por sie­te ci­fras, sien­do la de 1.1 mi­llo­nes a Branlyn Ja­ra­ba

el más al­to pa­ra una fir­ma en te­rri­to­rio co­lom­biano. Los de­más pai­sa­nos mi­llo­na­rios han si­do Ós­car Mer­ca­do, con $1.500.000; Jor­ge Al­fa­ro (1.3 MM) y Ha­rold Ra­mí­rez, quien pac­tó por 1.050.000.

Ex­plo­sión de ta­len­to… y lo que aguar­da

¡Y va­ya que Ca­train tie­ne pe­so en sus pa­la­bras! Es­te año, Co­lom­bia ha­bía co­lo­ca­do en nó­mi­nas de los equi­pos gran­des a 16 hom­bres en el “Ope­ning Day”, con­vir­tién­do­se sú­bi­ta­men­te en la quin­ta po­ten­cia ex­tran­je­ra ex­por­ta­do­ra a las Gran­des Li­gas, de­trás de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ve­ne­zue­la, Cu­ba y Puer­to Ri­co.

Que­da­ron atrás los tiem­pos en que paí­ses co­mo Mé­xi­co y Ca­na­dá su­pe­ra­ban a la cu­na del No­bel Ga­briel García Már­quez, la ca­den­cio­sa

Jo­sé Quin­ta­na, de los Ca­cho­rros de Chica­go, se ha es­ta­ble­ci­do co­mo uno de los me­jo­res lan­za­do­res zur­dos de la Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.