Te­ne­mos por­to­nes, pe­ro no fron­te­ra.

Listin Diario - - Portada - Es­cu­cha el au­dio en www.lis­tin­dia­rio.com

La úni­ca ima­gen que nos co­nec­ta con el con­cep­to de fron­te­ra son los por­to­nes pa­ra el con­trol del cru­ce de per­so­nas y mer­can­cías, pre­do­mi­nan­te­men­te de for­ma ile­gal, a lo lar­go de la lí­nea di­vi­so­ria que nos se­pa­ra de Hai­tí.

Esa lí­nea fí­si­ca di­vi­so­ria só­lo exis­te en unos ma­pas an­ti­guos, pe­ro no en la reali­dad por­que, con el tiem­po, sus mar­cas han que­da­do des­di­bu­ja­das e in­de­fi­ni­das.

Fue­ra de los pues­tos mi­li­ta­res o de Mi­gra­ción, el tra­sie­go ma­yor de in­do­cu­men­ta­dos y con­tra­ban­dos se pro­du­ce a lo lar­go de una fran­ja evi­den­te­men­te no con­tro­la­da ni se­lla­da del to­do por la au­to­ri­dad do­mi­ni­ca­na. Por esos pun­tos cie­gos se han fil­tra­do mi­lla­res de hai­tia­nos que, sin do­cu­men­tos y mu­chos de ellos sin per­mi­sos tem­po­ra­les de tra­ba­jo, han es­ta­ble­ci­do re­si­den­cia en nues­tro te­rri­to­rio, sin ma­yo­res in­con­ve­nien­tes.

En me­dio de la pan­de­mia, cen­te­na­res de ellos vol­vie­ron vo­lun­ta­ria­men­te a Hai­tí y, ca­si por una ra­zón de hu­ma­ni­dad, no ha ha­bi­do de­por­ta­cio­nes en ese pe­río­do, co­mo ha ad­mi­ti­do el di­rec­tor de Mi­gra­ción.

Aho­ra, en cam­bio, hay evi­den­tes y abun­dan­tes prue­bas de una mi­gra­ción ile­gal mu­cho ma­yor, coin­ci­dien­do con la si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Hai­tí, don­de has­ta los po­li­cías se en­fren­tan en­tre sí y el Go­bierno vi­ve ba­jo el ase­dio de una opo­si­ción tam­bién vio­len­ta y le­van­tis­ca. El pre­si­den­te Luis Abi­na­der , que pro­cla­mó que nin­gún hai­tiano pue­de en­trar ni re­si­dir ile­gal­men­te en el país, es­tá com­pe­li­do a ase­gu­rar que su or­den se cum­pla, so­bre to­do en es­tos tiem­pos en que la cri­sis del co­ro­na­vi­rus y las se­cue­las de quie­bra en la eco­no­mía, li­mi­tan los re­cur­sos des­ti­na­dos a la pro­tec­ción y la su­per­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca de los do­mi­ni­ca­nos.

No pue­de per­mi­tir que na­die ni nin­gu­na cir­cuns­tan­cia jue­gue con las le­yes y la so­be­ra­nía del país, mu­cho me­nos que una irrup­ción ile­gal e in­con­te­ni­ble de hai­tia­nos agra­ve el es­tre­cho mar­gen de ma­nio­bras que tie­ne su go­bierno pa­ra sal­var a los do­mi­ni­ca­nos de la pre­sen­te cri­sis sa­ni­ta­ria y so­cio­eco­nó­mi­ca, ja­más vis­ta en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.