TEDDY CO­BE­ÑA “Sue­ño con ex­po­ner mis obras en Ecua­dor”

Diario Expreso - - Deportes -

En mar­zo, la es­cul­tu­ra ‘El enamo­ra­do y el des­pis­ta­do–con­ver­sa­ción de be­su­gos’ del ar­tis­ta se pre­sen­tó en la Ex­po­si­ción Rei­na So­fía de Pin­tu­ra y Es­cul­tu­ra, uno de los cer­tá­me­nes prin­ci­pa­les de Es­pa­ña. Pró­xi­ma­men­te par­ti­ci­pa­rá en la Fe­ria de Ar­te de Seúl. Lle­gó a Bar­ce­lo­na ha­ce quin­ce años con el fin de es­pe­cia­li­zar­se en los diag­nós­ti­cos por imá­ge­nes. Es tam­bién pe­ri­to de los juz­ga­dos españoles. Sin em­bar­go, con el pa­so de los años, su pa­sión por la es­cul­tu­ra le dio un vuel­co a la vida del es­cul­tor Teddy Co­be­ña, quien hoy es uno de los ar­tis­tas ecua­to­ria­nos en au­ge. −

Se con­si­de­ra que la ciencia y el ar­te son po­los opues­tos. ¿Có­mo se dio su in­cur­sión en el cam­po de la es­cul­tu­ra a la par de la me­di­ci­na?

− Des­de pe­que­ño que­ría ser mé­di­co mien­tras di­bu­ja­ba y pin­ta­ba. Po­der es­tu­diar el cuer­po hu­mano en el co­le­gio y lue­go Me­di­ci­na en la uni­ver­si­dad fue el primer es­la­bón de un gran des­cu­bri­mien­to pa­ra mí. Mi­rar, con­tem­plar y leer so­bre el ar­te fue pa­ra mí el com­ple­men­to de es­tu­dio del ser hu­mano. −

¿Aún con­ti­núa ejer­cien­do como mé­di­co?

− Sí. Soy es­cul­tor y mé­di­co, pe­ro re­co­noz­co que ca­da día que pa­sa, la es­cul­tu­ra es­tá ocu­pan­do un si­tio ca­da vez más im­por­tan­te en mi vida. Cuan­do te gus­ta mu­cho al­go, lo ha­ces aun­que no re­ci­bas un cén­ti­mo de di­ne­ro por ello y lue­go, por iner­cia, tus ne­ce­si­da­des son cu­bier­tas. −

¿Qué lo lle­vó a de­jar el país y ra­di­car­se en Es­pa­ña?

− Te­nía cla­ro que que­ría com­ple­men­tar mi for­ma­ción rea­li­zan­do una es­pe­cia­li­dad mé­di­ca en Es­pa­ña, pe­ro la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del Ecua­dor en 1999 pre­ci­pi­tó mi sa­li­da. −

¿Có­mo ha ido evo­lu­cio­nan­do su obra en cuán­to a téc­ni­cas des­de su lle­ga­da has­ta hoy?

Ten­go épo­cas pa­ra las téc­ni­cas, pe­río­dos pa­ra los co­lo­res que le dan vida a las obras, ten­den­cias de es­truc­tu­ras, y de­más. En los úl­ti­mos años uso una com­bi­na­ción de la abs­trac­ción con la fi­gu­ra­ción en una mis­ma pie­za, si­tua­ción que pro­ba­ble­men­te va a la par con la evo­lu­ción del co­no­ci­mien­to hu­mano y la per­cep­ción de la vida. −

Cuén­te­me so­bre ‘El enamo­ra­do y el des­pis­ta­do– con­ver­sa­ción de be­su­gos’, obra que par­ti­ci­pó en la ex­po­si­ción Rei­na So­fía de Pin­tu­ra y Es­cul­tu­ra.

− Una con­ver­sa­ción de be­su­gos es una ex­pre­sión cas­te­lla­na pa­ra re­fe­rir­se al po­co en­ten­di­mien­to en una in­ter­lo­cu­ción. En es­ta con­ver­sa­ción el enamo­ra­do es­tá re­pre­sen­ta­do con sus pu­pi­las de co­ra­zón do­ra­do, “flo­ta” y no se asien­ta en el sue­lo con su es­truc­tu­ra anató- Mis obras ha­blan so­bre la ale­gría y el amor; lo po­si­ti­vo. Esee­sel­men­sa­je que quie­ro trans­mi­tir al mun­do. mi­ca. El des­pis­ta­do, en cam­bio, tie­ne un pei­na­do y mi­ra­da que ha­cen ho­nor a su nom­bre. −

Re­ci­bió un pre­mio por la obra ‘Ga­lan­teo’ a ma­nos de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pin­to­res y Es­cul­to­res. ¿Cuál fue su reac­ción?

− La ver­dad es que no me es­pe­ra­ba tal re­co­no­ci­mien­to. Un ju­ra­do de ar­te te­nía que es­tu­diar cen­te­na­res de obras de to­da Es­pa­ña y no se me pa­só por la ca­be­za que po­día ga­nar. Fue emo­cio­nan­te. −

Su mues­tra más re­cien­te se lla­ma ‘Lo­ve and Joy’. ¿A qué se de­be es­to?

− “Joy and Lo­ve” es un men­sa­je que quie­ro trans­mi­tir al mun­do. La ale­gría y el amor son las fuer­zas po­de­ro­sas que cam­bian las co­sas pa­ra bien. La ex­po­si­ción cons­ta de la in­ter­ac­ción de hu­ma­nos y ani­ma­les, es­cul­tu­ras de per­so­nas rien­do, ma­nos en­tre­la­za­das, co­ra­zo­nes do­ra­dos que lle­gan al co­ra­zón que la­te. −

En ju­lio par­ti­ci­pa­rá en la Fe­ria de Ar­te de Seúl. ¿Có­mo ha vis­to es­ta in­vi­ta­ción?

− Mis obras has­ta aho­ra no han sa­li­do de Eu­ro­pa. Es­ta se­rá la pri­me­ra vez que lle­gue a otro con­ti­nen­te. Ir a Seúl es un mo­men­to im­por­tan­te. −

¿Tie­ne pla­nes pa­ra al­gu­na ex­po­si­ción en el país?

− Sue­ño con ex­po­ner mis obras en Ecua­dor, pe­ro pa­ra mo­vi­li­zar es­cul­tu­ras de gran ta­ma­ño de un país a otro es ne­ce­sa­ria la in­ter­ac­ción de en­ti­da­des pú­bli­cas o pri­va­das del país re­cep­tor y una gran can­ti­dad de re­cur­sos. Sin em­bar­go, qui­sie­ra ex­po­ner allá y rea­li­zar pro­yec­tos es­cul­tó­ri­cos en di­ver­sos pun­tos del país.

COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.