En Ecua­dor, una he­rra­mien­ta de in­clu­sión

Diario Expreso - - Guayaquil -

eco­nó­mi­cas”. Las con­di­cio­nes, ex­pli­ca Boia­rov, die­ron pie a que el te­le­tra­ba­jo em­pe­za­ra apli­car­se de ma­ne­ra in­for­mal y que pos­te­rior­men­te lle­ga­ra a ex­pan­dir­se con el ma­yor ac­ce­so de las per­so­nas a cier­tas tec­no­lo­gías. Ac­tual­men­te, di­ce, es­te sis­te­ma no se en­ca­si­lla como un sim­ple tra­ba­jo que de­pen­de del uso de la In­ter­net, sino como to­do un mo­de­lo de con­tra­ta­ción que ya es nor­ma­do por al­gu­nos paí­ses como Co­lom­bia, Pe­rú, Bra­sil y Chi­le, y al que ca­da vez apun­tan más em­pre­sas.

Uno de los pri­me­ros in­ten­tos por apli­car el te­le­tra­ba­jo en el país se dio en el 2010, a tra­vés de un pro­gra­ma so­cial coor­di­na­do por la Agen­cia Me­tro­po­li­ta­na de Pro­mo­ción Eco­nó­mi­ca de Qui­to. La idea, cuen­ta Álvaro Ji­jón, na­ció con el fin de ha­llar una me­to­do­lo­gía que ayu­de a in­ser­tar la­bo­ral­men­te a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Cin­co años des­pués, es­te

En Ecua­dor, al­gu­nas com­pa­ñías bus­can su­mar­se a es­ta ten­den­cia, es­pe­cial­men­te aque­llas que tra­ba­jan en el sec­tor de con­su­mo ma­si­vo. Una de ellas es Kim­berly Clark que des­de mar­zo em­pe­za­rá a apli­car el te­le­tra­ba­jo pa­ra 45 co­la­bo­ra­do­res de Qui­to. “Ha­ce dos años ya ve­nía­mos im­ple­men­tan­do es­to una vez por mes, pe­ro aho­ra lo apli­ca­re­mos al cien por cien­to”, di­ce Ale­jan­dro Gu­tié­rrez, ge­ren­te de Re­cur­sos Hu­ma­nos de la fir­ma mul­ti­na­cio­nal.

La idea, acla­ra, es traer es­ta mo­da­li­dad tam­bién a Gua­ya­quil y lo­grar que al me­nos el 50 % de su plan­ti­lla (600 per­so­nas a ni­vel na­cio­nal) con­ti­núe tra­ba­jan­do pa­ra la em­pre­sa sin ne­ce­si­dad de acu­dir a ella.

El fin, ex­pli­ca, es fa­ci­li­tar y me­jo­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los co­la­bo­ra­do­res, pe­ro tam­bién me­jo­rar sus ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad, al­go que sin du­da ayu­da al desa­rro­llo de la em­pre­sa. “Es­tu­dios que he­mos re­ca­ba­do, con lo apli­ca­do en paí­ses como Co­lom­bia, de­mues­tran que las per­so­nas pue­den lle­gar a ser has­ta un 23 % más pro­duc­ti­vas”, ase­gu­ra Gu­tié­rrez.

Le­nín Du­que, ex­per­to la­bo­ral, ex­pli­ca que el Có­di­go de Tra­ba­jo de Ecua­dor aún no in­clu­ye un ar­tícu­lo es­pe­cí­fi­co so­bre el te­le­tra­ba­jo; no obs­tan­te, acla­ra, eso no ha si­do im­pe­di­men­to pa­ra em­pe­zar a apli­car­lo. “Mien­tras cum­plan con los re­qui­si­tos de un con­tra­to (la su­bor­di­na­ción, la pres­ta­ción del ser­vi­cio y la re­mu­ne­ra­ción), no hay problema”.

Sin em­bar­go, Du­que sos­tie­ne que la fal­ta de ley im­pi­de un fo­men­to de es­ta mo­da­li­dad que, como en otros paí­ses, pue­de lle­gar a ser una fuen­te ge­ne­ra­do­ra de em­pleo. Es­to, di­ce, tam­bién sir­ve de in­cen­ti­vo pa­ra las em­pre­sas, por la eli­mi­na­ción de cier­tos cos­tos como el al­qui­ler de es­pa­cios fí­si­cos, mo­bi­lia­rios, trans­por­te, ali­men­ta­ción y otros ser­vi­cios.

Boia­rov con­cuer­da con eso, pe­ro aña­de tam­bién la ne­ce­si­dad de una ma­yor di­fu­sión del te­ma. Es­te mo­de­lo no se­rá exi­to­so si de por me­dio no exis­te una cul­tu­ra de con­fian­za en­tre la em­pre­sa y el em­plea­do. El te­le­tra­ba­jo no se ri­ge por ho­ra­rios pe­ro sí por com­pro­mi­sos y cum­pli­mien­to de ob­je­ti­vos. pro­gra­ma con­ti­núa. Has­ta el mo­men­to, di­ce, se ha lo­gra­do que más de 350 per­so­nas fir­men un con­tra­to de te­le­tra­ba­jo con una vein­te­na de em­pre­sas que se han in­vo­lu­cra­do en el pro­ce­so.

“De esas em­pre­sas, 14 es­tán en el ex­te­rior: en In­dia, Es­ta­dos Uni­dos y Ar­gen­ti­na”. Lo­cal­men­te par­ti­ci­pan com­pa­ñías pri­va­das como Pro­na­ca, Ar­ca, Mo­vis­tar y Da­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.