La in­ti­mi­dad, en ries­go con la cá­ma­ra ocul­ta

Diario Expreso - - Actualidad - CARLA MAL­DO­NA­DO mal­do­na­doc@gra­na­sa.com.ec

Ex­per­tos coin­ci­den en que es­te de­re­cho del pre­si­den­te Mo­reno fue vul­ne­ra­do Ha­blan de un pre­sun­to de­li­to de es­pio­na­je

Es­pio­na­je en el Pa­la­cio de Ca­ron­de­let. Eso pa­re­ce­ría el tí­tu­lo de una pe­lí­cu­la, pe­ro no es­tá ale­ja­do de la reali­dad, una que vuel­ve a en­fren­tar al pre­si­den­te Le­nín Mo­reno con su an­te­ce­sor, Ra­fael Co­rrea.

El pa­sa­do viernes, el pri­mer man­da­ta­rio in­for­mó que el Ser­vi­cio de Pro­tec­ción Pre­si­den­cial en­con­tró una cá­ma­ra ocul­ta en su des­pa­cho, ubi­ca­do en el ala sur de la Pre­si­den­cia. La si­tua­ción pu­so en evi­den­cia la fra­gi­li­dad del sis­te­ma de se­gu­ri­dad y el ex­ce­so de con­fian­za del je­fe de Es­ta­do.

Am­bas po­si­cio­nes son ana­li­za­das por al­gu­nos ex­per­tos, así como sus con­se­cuen­cias le­ga­les. Ri­car­do Ca­ma­cho, ex­per­to en se­gu­ri­dad, con­si­de­ra que se vul­ne­ró la in­ti­mi­dad del pre­si­den­te Mo­reno y el sis­te­ma de vi­gi­lan­cia en el lu­gar más se­gu­ro del país: el des­pa­cho pre­si­den­cial. El Ser­vi­cio de Pro­tec­ción Pre­si­den­cial no se dio cuen­ta de la exis­ten­cia de la cá­ma­ra, di­jo. “Eso es im­po­si­ble en un país con avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Fa­lló el ba­rri­do elec­tró­ni­co y fí­si­co del cuer­po de se­gu­ri­dad de la Pre­si­den­cia”, co­men­ta.

Desde el pun­to de vis­ta le­gal, ¿cuál es el de­li­to en es­te ca­so? Todo de­pen­de de los re­sul­ta­dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes que em­pe­zó la Fis­ca­lía desde el día de la acu­sa­ción de Mo­reno.

Los pre­sun­tos de­li­tos pue­den ser el es­pio­na­je y aten­tar con­tra la se­gu­ri­dad del Es­ta­do, di­cen los ana­lis­tas con­sul­ta­dos por es­te Dia­rio. Coin­ci­den en que hay vio­la­ción a la pri­va­ci­dad del pri­mer man­da­ta­rio y un aten­ta­do con­tra la se­gu­ri­dad na­cio­nal por­que en su ofi­ci­na se dis­cu­ten te­mas de pe­so para el país.

En el Có­di­go In­te­gral Pe­nal (COIP) no exis­te el de­li­to es­pe­cí­fi­co de es­pio­na­je. Sin em­bar­go, Mil­ton Cas­ti­llo, doctor en Le­yes y ex­can­di­da­to a la al­cal­día de Qui­to por Pa­cha­ku­tik, acla­ra que hay con­duc­tas de vio­la­ción a la in­ti­mi­dad. In­clu­so, agre­ga, en es­te ca­so se con­fir­ma que hu­bo afec­ta­cio­nes a las po­lí­ti­cas del Es­ta­do por­que es un te­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal. “Mo­reno de­be­ría en­jui­ciar a Co­rrea por al­te­rar la se­gu­ri­dad del Es­ta­do. Si no lo ha­ce, ra­ti­fi­ca que es­tá dis­pues­to a tu­te­lar cual­quier cosa del ex­pre­si­den­te”, ar­gu­men­ta.

El de­cano de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad San Fran­cis­co y ju­ris­con­sul­to San­tia­go Guar­de­ras sub­ra­ya a es­te me­dio que el de­li­to pue­de en­cua­drar­se en la fi­gu­ra del es­pio­na­je para el ser­vi­cio mi­li­tar y po­li­cial. Re­cuer­da que Mo­reno es el co­man­dan­te en je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das. En am­bos ca­sos las san­cio­nes pre­vén la re­clu­sión, ex­pli­ca Guar­de­ras.

La Fis­ca­lía General ini­ció una in­ves­ti­ga­ción que tie­ne pre­vis­to du­rar 10 días. El mis­mo viernes, lue­go de la de­nun­cia del pri­mer man­da­ta­rio, un equi­po del en­te ju­di­cial acu­dió al pa­la­cio de Ca­ron­de­let para le­van­tar in­for­ma­ción y evi­den­cias del ca­so. Sin em­bar­go, el mis­mo Mo­reno ade­lan­tó al­gu­na in­for­ma­ción, como que la cá­ma­ra es­tá ocul­ta desde ha­ce sie­te u ocho años, sien­do ins­ta­la­da, a su cri­te­rio, por or­den del ex­pre­si­den­te Co­rrea. Ade­más pre­ci­só que era mo­ni­to­rea­da desde el te­lé­fono ce­lu­lar del ex­man­da­ta­rio, aun­que no pun­tua­li­zó si to­da­vía pue­de ma­ni­pu­lar­la desde su nue­va re­si­den­cia en Bélgica.

An­te es­te nue­vo epi­so­dio que en­fren­ta a Mo­reno con Co­rrea, otro ana­lis­ta tie­ne una lec­tu­ra que se in­mis­cu­ye en el ám­bi­to de lo po­lí­ti­co. El di­rec­tor de la Es­cue­la de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Cen­tral Có­di­go Pe­nal. Vio­la­ción a la in­ti­mi­dad, in­ter­cep­tar, de­te­ner, gra­bar, re­pro­du­cir, di­fun­dir in­for­ma­ción tie­ne san­ción de uno a tres años de re­clu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.