El otro Pen­tá­gono

Diario Expreso - - Opinión - WILLINGTON PAREDES RA­MÍ­REZ co­la­bo­ra­do­res@gra­na­sa.com.ec

El pen­tá­gono es par­te de la in­te­li­gen­cia y de­fen­sa de EE. UU. Na­ció en 1943 para vi­gi­lar su se­gu­ri­dad y po­der eco­nó­mi­co y mi­li­tar en Oc­ci­den­te.

La iz­quier­da fe­liz (que go­za de los be­ne­fi­cios de coimas, so­bre­pre­cios, co­rrup­ción, etc.) y la in­fe­liz (que es­tá fue­ra del po­der y vi­ve de con­sig­nas y re­zos re­vo­lu­cio­na­rios) crea­ron el su­yo.

Al de EE. UU. lo ven en todo: la so­pa, som­bra, in­som­nios, cuan­do tie­nen ga­ses, so­bre­pe­so, im­po­ten­cia y abe­rra­cio­nes se­xua­les, y has­ta cuan­do en el Rin­cón del va­go no es­tán las res­pues­tas para ser me­jo­res co­rrup­tos. Es un sín­to­ma es­qui­zo­fré­ni­co de la iz­quier­da so­cia­lis­ta. Por eso crea­ron un pen­tá­gono a la ecua­to­ria­na. Lo hi­cie­ron los AP, que ha­blan con­tra el ca­pi­ta­lis­mo pe­ro vi­ven, co­men y se di­vier­ten como vo­ra­ces bur­gue­ses. Pro­du­je­ron la épo­ca in­ten­sa y fe­bril de la dé­ca­da ro­ba­da y el mo­de­lo del buen vi­vir de la co­rrup­ción. Es­to se los fa­ci­li­tó Ode­brecht y una di­ver­si­dad de obras y ac­cio­nes que in­ven­ta­ron.

Es­te es otro pen­tá­gono, más si­nies­tro que el yan­qui. Es­tá cons­ti­tui­do por los cin­co ejes que es­truc­tu­ró, di­fun­dió, es­ce­ni­fi­có y ac­cio­nó la re­vo­lu­ción de la co­rrup­ción (RC). Son los as­pec­tos bá­si­cos en torno a los cua­les gi­ró todo: 1) un Pa­drino, má­xi­mo je­fe, due­ño de todos los po­de­res, que ha­cía con el país lo que le da­ba la re­ga­la­da ga­na; 2) una ga­lla­da de PhD y ge­nios ma­lig­nos del de­re­cho tor­ci­do, la co­mu­ni­ca­ción del la­va­do de ce­re­bros y de las sa­ba­ti­nas; 3) un equi­po eco­nó­mi­co que in­ven­ta­ba ci­fras para crear la ilu­sa idea de ha­ber pa­ri­do en el Ecua­dor al ja­guar de la eco­no­mía mun­dial; 4) au­to­ri­da­des de con­trol cap­ta­das y coop­ta­das para res­pon­der a sus de­sig­nios y crear im­pu­ni­dad; 5) un cuer­po de le­yes y una ma­yo­ría de asam­bleís­tas que sin pu­dor, dig­ni­dad, ni ver­güen­za, solo obe­de­cían al Pa­drino de la RC.

Hoy el país de­be de te­ner in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, éti­ca -in­di­vi­dual y so­cial-, y com­pren­der que es­te pen­tá­gono iz­quier­dis­ta de pe­que­ños bur­gue­ses am­bi­cio­sos es res­pon­sa­ble de ha­ber des­apa­re­ci­do en­tre sus ma­nos, uñas y pe­su­ñas mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de fon­dos pú­bli­cos. Por eso, sin pa­ra­noia, hay que hur­gar en las ac­cio­nes de tan si­nies­tro pen­tá­gono, que le ha ro­ba­do días fe­li­ces a la de­mo­cra­cia, al país, a la hon­ra­dez, a la éti­ca y a la de­cen­cia.

EL GAVIERO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.