El in­con­tro­la­ble As­san­ge

Diario Expreso - - Economía -

EDI­TO­RIAL

Por el de­ber irre­nun­cia­ble de ga­ran­ti­zar el res­pe­to que me­re­ce la re­pre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal del país, cual­quie­ra que es­ta sea, el pre­sen­te edi­to­rial quie­re lla­mar la aten­ción de quien por man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de­fi­ne la po­lí­ti­ca ex­te­rior y es je­fe del Es­ta­do.

Y Ex­pre­so se de­ci­de a pu­bli­car­lo cuan­do re­sul­ta in­to­le­ra­ble con­ti­nuar so­me­ti­dos, sin la reac­ción co­rres­pon­dien­te, al com­por­ta­mien­to del se­ñor Ju­lian As­san­ge, quien des­de la Em­ba­ja­da del Ecua­dor en Lon­dres es un per­ma­nen­te vio­la­dor de las nor­mas a las que de­ben so­me­ter­se las per­so­nas ba­jo con­di­ción de asi­lo.

En efec­to, y ca­be re­cor­dar­lo, esa es la si­tua­ción que man­tie­ne ya por al­go más de cin­co años el se­ñor As­san­ge en nues­tra mi­sión di­plo­má­ti­ca en el Reino Uni­do y des­de la mis­ma, no pue­de ha­cer nin­gún ti­po de de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas y aun­que ya ha re­ci­bi­do ad­ver­ten­cias res­pec­to a vio­la­cio­nes si­mi­la­res e in­clu­so otras pe­yo­ra­ti­vas en re­la­ción con nues­tro país, pa­re­cie­ra no te­ner la me­nor in­ten­ción de aca­tar­las.

Por ello, en opor­tu­ni­dad de sus re­cien­tes pro­nun­cia­mien­tos a fa­vor de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, coin­ci­den­tes con la vi­si­ta que le hi­cie­ra el se­ñor Oriol So­ler, uno de los ideó­lo­gos de di­cho pro­pó­si­to se­ce­sio­nis­ta, es im­pe­ra­ti­vo ha­cer­le al se­ñor As­san­ge una ad­ver­ten­cia fi­nal: o se atie­ne rí­gi­da­men­te a las con­di­cio­nes que el de­re­cho in­ter­na­cio­nal es­ta­ble­ce pa­ra los asi­la­dos o ten­drá que de­jar la em­ba­ja­da.

No pue­de ser que una inex­pli­ca­ble to­le­ran­cia le es­ta­blez­ca pri­vi­le­gios que pue­den al­te­rar las mag­ní­fi­cas re­la­cio­nes de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor con el Reino de Es­pa­ña, que aco­ge a mi­les de con­ciu­da­da­nos nues­tros en su te­rri­to­rio. No pue­de ser que des­de los bal­co­nes -aho­ra fa­mo­sos- de nues­tra se­de di­plo­má­ti­ca, ofen­da al go­bierno bri­tá­ni­co y al sue­co.

Si su afán de pro­ta­go­nis­mo es in­con­tro­la­ble de­be bus­car­se otro es­ce­na­rio pa­ra sa­tis­fa­cer­lo. Con­ti­nuar uti­li­zan­do el que aho­ra tie­ne a su ar­bi­tra­ria dis­po­si­ción no de­be ser po­si­ble. Ya fue ro­cam­bo­les­co su ac­ce­so a la po­si­bi­li­dad del asi­lo y ge­ne­ró ten­sio­nes con paí­ses ami­gos. Oja­lá que no lo sea su sa­li­da.

El Ecua­dor “re­co­no­ce los de­re­chos de los dis­tin­tos pue­blos que co­exis­ten den­tro de los Es­ta­dos, en es­pe­cial el de pro­mo­ver me­ca­nis­mos que ex­pre­sen el ca­rác­ter di­ver­so de sus so­cie­da­des” pe­ro no el que ar­bi­tra­ria­men­te se quie­ra rom­per su uni­dad.

Re­sul­ta fran­ca­men­te in­to­le­ra­ble que un asi­la­do vio­le per­sis­ten­te­men­te las con­di­cio­nes que el mis­mo le im­po­ne’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.