Fin a la pro­duc­ción gas­pe­tro­le­ra

Diario Expreso - - Opinión - Pro­ject Syn­di­ca­te

El fin de la era de los com­bus­ti­bles fó­si­les es­tá cer­ca. Las se­ña­les abun­dan: las fuen­tes re­no­va­bles (co­mo la so­lar y la eó­li­ca) ex­ce­den sis­te­má­ti­ca­men­te las ex­pec­ta­ti­vas; la di­fu­sión del vehícu­lo eléc­tri­co su­pera con cre­ces los pro­nós­ti­cos; y go­bier­nos de to­do el mun­do re­co­no­cen la ur­gen­cia de ha­cer fren­te al cam­bio cli­má­ti­co. Pe­ro, la cues­tión cen­tral es ¿cuál es el plan pa­ra li­be­rar­nos de la de­pen­den­cia del pe­tró­leo, el car­bón y el gas? Es una pre­gun­ta ca­da vez más ur­gen­te, ya que go­bier­nos de to­do el mun­do, de Ar­gen­ti­na a la In­dia y No­rue­ga, pro­mue­ven pla­nes pa­ra se­guir pro­du­cien­do com­bus­ti­bles fó­si­les y ex­plo­rar en bus­ca de más. Afir­man que los nue­vos pro­yec­tos son com­pa­ti­bles con sus com­pro­mi­sos se­gún el acuer­do de Pa­rís so­bre el cli­ma, pe­ro lo cier­to es que in­clu­so con so­lo que­mar los com­bus­ti­bles fó­si­les que hay en las re­ser­vas ya co­no­ci­das, las tem­pe­ra­tu­ras glo­ba­les su­bi­rán más de 2 °C por en­ci­ma de los ni­ve­les prein­dus­tria­les, mu­cho más que el lí­mi­te es­ta­ble­ci­do en ese acuer­do.

La reali­dad es que li­mi­tar la pro­duc­ción de com­bus­ti­bles fó­si­les ya mis­mo es esen­cial pa­ra no se­guir re­for­zan­do el arrai­gue de in­fra­es­truc­tu­ras ener­gé­ti­cas y di­ná­mi­cas po­lí­ti­cas que di­fi­cul­ta­rán y en­ca­re­ce­rán to­da­vía más el aban­dono de esos com­bus­ti­bles. En ma­te­ria de equi­dad: ¿quién po­drá ven­der el úl­ti­mo ba­rril de pe­tró­leo? ¿Quién pa­ga­rá la tran­si­ción a las fuen­tes re­no­va­bles? ¿Quién com­pen­sa­rá a tra­ba­ja­do­res y co­mu­ni­da­des afec­ta­dos? Se ha di­cho que el cam­bio cli­má­ti­co es el desafío mo­ral de nues­tra era. So­lo es­te año, el mun­do se en- fren­tó a una se­rie iné­di­ta de inun­da­cio­nes, hu­ra­ca­nes, in­cen­dios fo­res­ta­les y se­quías en ca­si to­dos los con­ti­nen­tes. Pa­ra evi­tar los efec­tos más de­vas­ta­do­res, el aban­dono gra­dual del car­bón (el ase­sino cli­má­ti­co nú­me­ro uno) no se­rá su­fi­cien­te.

La se­gu­ri­dad cli­má­ti­ca futura de­man­da po­ner fin a la era de las gran­des pe­tro­le­ras. Fe­liz­men­te, el cam­bio so­cial no es un pro­ce­so gra­dual y li­neal, sino que sue­le dar­se en olea­das, ca­rac­te­ri­za­das por “mo­men­tos de in­fle­xión” don­de con­flu­yen el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, los in­cen­ti­vos fi­nan­cie­ros, el li­de­raz­go po­lí­ti­co, el cam­bio de po­lí­ti­cas y, lo más im­por­tan­te, la mo­vi­li­za­ción so­cial. La tec­no­lo­gía avan­za a un rit­mo más ve­loz que el que se creía po­si­ble. Ha­ce 20 años, en­viá­ba­mos fa­xes, ha­cía­mos lla­ma­das des­de te­lé­fo- nos fi­jos y re­ve­lá­ba­mos en cuar­tos os­cu­ros fo­tos to­ma­das en pe­lí­cu­la de 35 mm. Den­tro de vein­te años vi­vi­re­mos en un mun­do im­pul­sa­do por el sol, las olas y el vien­to. Ade­más, el desa­rro­llo de pro­yec­tos de com­bus­ti­bles fó­si­les ge­ne­ra ca­da vez más opo­si­ción po­pu­lar, con la pre­sión po­lí­ti­ca y los ries­gos fi­nan­cie­ros y le­ga­les que eso su­po­ne. Per­so­nas co­mu­nes y co­rrien­tes en to­das par­tes lu­chan pa­ra de­te­ner pro­yec­tos in­com­pa­ti­bles con un fu­tu­ro cli­má­ti­co se­gu­ro; por ejem­plo, pro­tes­tan­do con­tra la cons­truc­ción de nue­vos oleo­ga­so­duc­tos co­mo el Da­ko­ta Ac­cess Pi­pe­li­ne en EE.UU. o el Kin­der Mor­gan Trans Moun­tain Pi­pe­li­ne Sys­tem en Ca­na­dá; unién­do­se al blo­queo rea­li­za­do por “ka­yac­ti­vis­tas” a pla­ta­for­mas pe­tro­le­ras en el Ár­ti­co; o usan­do re­fe­ren­dos lo­ca­les pa­ra de­te­ner pro­yec­tos pe­tro­le­ros y mi­ne­ros en Co­lom­bia. Ha­ce po­co, más de 70 paí­ses fir­ma­ron la De­cla­ra­ción de Lo­fo­ten, que pi­de ex­plí­ci­ta­men­te un aban­dono con­tro­la­do de los com­bus­ti­bles fó­si­les, li­de­ra­do por los que es­tán en me­jor si­tua­ción pa­ra ha­cer­lo. Co­mo No­rue­ga, que es tam­bién el sép­ti­mo ex­por­ta­dor de emi­sio­nes de CO2 y si­gue per­mi­tien­do la ex­plo­ra­ción y el desa­rro­llo de nue­vos cam­pos gas­pe­tro­le­ros. Mas de­be tra­ba­jar ac­ti­va­men­te pa­ra re­du­cir la pro­duc­ción, y al mis­mo tiem­po dar apo­yo du­ran­te la tran­si­ción a tra­ba­ja­do­res y co­mu­ni­da­des afec­ta­dos.

Ha­cer reali­dad esa vi­sión es res­pon­sa­bi­li­dad de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, que de­ben tra­ba­jar ac­ti­va­men­te pa­ra di­se­ñar una tran­si­ción jus­ta e in­te­li­gen­te a un fu­tu­ro li­bre de com­bus­ti­bles fó­si­les.

...lo cier­to es que in­clu­so con­so­lo­que­mar los com­bus­ti­bles fó­si­les que hay en las re­ser­vas ya co­no­ci­das, las tem­pe­ra­tu­ras glo­ba­les su­bi­rán más de2°Cpo­ren­ci­ma de los ni­ve­les prein­dus­tria­les...’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.