So­cie­da­des vio­len­tas

Diario Expreso - - Economía -

EDI­TO­RIAL

Preo­cu­pa el cre­ci­mien­to per­ma­nen­te de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de vio­len­cia. La so­cie­dad, co­mo un con­jun­to, de­be­ría reac­cio­nar ex­pre­san­do su re­pu­dio. Es co­ti­dia­na la in­for­ma­ción so­bre he­chos vio­len­tos en los no­ti­cie­ros in­ter­na­cio­na­les. Nun­ca fal­ta, ocu­rri­do en zo­nas que no es­tán en gue­rra, un aten­ta­do cau­sa­do por al­guien que sin ra­zo­nes co­no­ci­das o por mo­ti­vos po­lí­ti­co-re­li­gio­sos agre­de a sus com­pa­ñe­ros de uni­ver­si­dad o a los pa­cí­fi­cos tran­seún­tes de gran­des o pe­que­ñas ur­bes. El nú­me­ro de víc­ti­mas y lo im­pre­vis­to del ac­to de­ter­mi­nan que su pu­bli­ca­ción se vuel­va obli­ga­to­ria y así la no­ti­cia co­bra ám­bi­to pla­ne­ta­rio.

Por su­pues­to, el ba­ño de vio­len­cia y muer­te que pro­por­cio­nan las áreas del mun­do que es­tán en pro­lon­ga­dos con­flic­tos, co­mo Si­ria, lla­ma me­nos la aten­ción, sal- vo que la bar­ba­rie im­plí­ci­ta en las agre­sio­nes a ci­vi­les, ge­ne­re una fu­gaz in­dig­na­ción. Igual su­ce­de con las ma­ni­fes­ta­cio­nes don­de los des­con­ten­tos con un de­ter­mi­na­do ré­gi­men ex­pre­san su pro­tes­ta y de pron­to, son re­pri­mi­dos a ba­la­zos por las de­no­mi­na­das fuer­zas del or­den. Si su­ma­mos los fa­lle­ci­mien­tos oca­sio­na­dos por desas­tres na­tu­ra­les, la muer­te cu­bre un am­plio por­cen­ta­je de la in­for­ma­ción que día a día se re­ci­be. Sien­do he­chos en sí mis­mos la­men­ta­bles, la ver­ti­gi­no­si­dad de su co­mu­ni­ca­ción ha he­cho de la vio­len­cia un con­tex­to co­ti­diano, con mar­ca­da ten­den­cia a se­guir cre­cien­do. To­ca­rá a los es­pe­cia­lis­tas, a ni­vel in­ter­na­cio­nal, bus­car las cau­sas de que así ocu­rra, ade­más de las ac­cio­nes po­si­bles pa­ra dis­mi­nuir su in­ci­den­cia que, al pa­re­cer, re­sul­ta inevi­ta­ble.

En­tre no­so­tros son tam­bién

Preo­cu­pa el cre­ci­mien­to per­ma­nen­te de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de vio­len­cia. La so­cie­dad, co­mo un con­jun­to, de­be­ría reac­cio­nar ex­pre­san­do su re­pu­dio’.

cre­cien­tes los ase­si­na­tos con mo­da­li­dad de si­ca­ria­to. Ecua­dor es­tá al­ta­men­te in­fil­tra­do por el nar­co­trá­fi­co y eso ha­ce fre­cuen­tes los “ajus­tes de cuen­tas”. Asi­mis­mo, los ac­ci­den­tes de trán­si­to tie­nen una al­ta cuo­ta en el preo­cu­pan­te cre­ci­mien­to de los ín­di­ces de mor­ta­li­dad y otras ma­ni­fes­ta­cio­nes de irres­pe­to a la vi­da.

Es la­men­ta­ble que el fe­nó­meno ha­ya lle­ga­do has­ta las au­las de cla­ses, don­de los niños es­tán ex­pues­tos a las per­ver­sio­nes se­xua­les de al­gu­nos de sus maes­tros y al aco­so, que lle­ga a lí­mi­tes bru­ta­les, de sus pro­pios com­pa­ñe­ros, lo cual ya ha pro­vo­ca­do va­rios sui­ci­dios de es­tu­dian­tes o in­clu­so ha si­do cau­sa in­di­rec­ta del fa­lle­ci­mien­to de otros. ¿Qué es­tá pa­san­do con nues­tros niños que su com­por­ta­mien­to se ha vuel­to abu­si­vo? ¿Es­tán bien orien­ta­das las cam­pa­ñas con­tra el “bull­ying”?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.