Muer­to el pe­rro, se aca­bó la ra­bia

Diario Expreso - - Opinión - Co­la­bo­ra­do­res@granasa.com.ec

El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ha anun­cia­do su in­ten­ción de pro­po­ner un pro­yec­to de ley que ex­tin­ga la Su­pe­rin­ten­den­cia de Co­mu­ni­ca­ción (Su­per­com), ese de por sí ne­fas­to en­te cu­yos vi­cios de con­cep­ción se vie­ron gi­gan­tes­ca­men­te agra­va­dos por los abu­sos de su aún más ne­fas­to ti­tu­lar, se­ñor Ochoa.

Sea­mos cla­ros: la ex­tin­ción de la Su­per­com re­co­no­ce que sus co­no­ci­das des­via­cio­nes no fue­ron ex­clu­si­vo pro­duc­to de las ar­bi­tra­rie­da­des del ex­su­per­in­te­den­te, ya cas­ti­ga­do en lo po­lí­ti­co aun­que -to­da­víano en lo ju­di­cial. Esa ex­tin­ción re­co­no­ce que en ver­dad ja­más de­bió crear­se tal or­ga­nis­mo juz­ga­dor de un rosario de “in­frac­cio­nes”, san­cio­na­bles ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te, con las que se pre­ten­día man­te­ner ate­mo­ri­za­dos a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Que el se­ñor Ochoa ha­ya ade­más tor­ci­do aquel ca­tá­lo­go de “in­frac­cio­nes”, ex­ten­dién­do­lo a si­tua­cio­nes ni si­quie­ra pre­vis­tas, no so­lu­cio­na, pues, el te­ma de fon­do, cual es el en sí mis­mo per­ver­so sis­te­ma de amor­da­za­mien­to que se cons­tru­yó pa­ra in­ten­tar ca­llar a la pren­sa. Cor­tar la ma­la yer­ba co­mo el ex­su­per­in­ten­den­te no es su­fi­cien­te pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Hay que ata­car la raíz.

En esa lí­nea de­be que­dar bien cla­ri­to, en la ley que se dic­te, que la ex­tin­ción de la Su­per­com no pa­sa so­lo por eli­mi­nar al en­te bu­ro­crá­ti­co y li­qui­dar per­so­nal y unos ac­ti­vos. En reali­dad hay que ani­qui­lar el ma­fio­so me­ca­nis­mo que, con el pre­tex­to de de­fen­der de­re­chos ciu­da­da­nos -que siem­pre han si­do y son exi­gi­bles en vía ju­di­cial- iba di­ri­gi­do a ma­nia­tar a los me­dios. Pa­ra ello hay que de­ro­gar tam­bién el lis­ta­do de “in­frac­cio­nes” y san­cio­nes a es­te apa­re­ja­das, bien en­ten­di­do que, en esa for­ma, el Es­ta­do se aho­rra­rá los cos­tos de se­guir li­ti­gan­do en los pro­ce­sos ju­di­cia­les ya ini­cia­dos pa­ra im­pug­nar­las, y muy po­si­ble­men­te se aho­rra­rá tam­bién el va­lor de las in­dem­ni­za­cio­nes a pa­gar a los afec­ta­dos, exi­gi­bles por las des­ca­ra­das vio­la­cio­nes al de­bi­do pro­ce­so co­me­ti­das por la Su­per­com (Cons­ti­tu­ción, art. 11, 9º), co­mo ya ha em­pe­za­do a ser re­co­no­ci­do en va­rias sen­ten­cias ju­di­cia­les.

Muer­to el pe­rro, se aca­bó la ra­bia.

La ex­tin­ción de la Su­per­com im­pli­ca eli­mi­nar el ma­fio­so sis­te­ma de “in­frac­cio­nes” con que se qui­so amor­da­zar a la pren­sa’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.