In­dig­na­ción

Diario Expreso - - Opinión - Co­la­bo­ra­do­res@granasa.com.ec

Con es­tu­por he­mos es­cu­cha­do a tra­vés de los no­ti­cie­ros el ca­so de una ni­ña de on­ce años que cur­sa­ba el oc­ta­vo gra­do de edu­ca­ción bá­si­ca en un plan­tel del sur de Gua­ya­quil, y que fa­lle­ció el do­min­go pa­sa­do por de­rra­me ce­re­bral, el cual ha­bría si­do cau­sa­do por una gol­pi­za pro­pi­na­da por unos com­pa­ñe­ros de su cla­se. Se­gún sus pa­dres, el viernes an­te­rior a su fa­lle­ci­mien­to la ni­ña ha­bría si­do víc­ti­ma de gol­pes en su ca­be­za, lue­go de ser ama­rra­da y ta­pa­da su bo­ca por par­te de cin­co de sus com­pa­ñe­ros.

Lue­go de su la­men­ta­ble de­ce­so se ha co­no­ci­do que es­tos he­chos de agre­sión se ha­brían pre­sen­ta­do el año an­te­rior con­tra otros es­tu­dian­tes y que ade­más se ha­brían pre­sen­ta­do va­rios ca­sos de “bull­ying” en el mis­mo plan­tel en el que ocu­rrió el abo­mi­na­ble he­cho. Al­gu­nos pa­dres de fa­mi­lia hoy han de­nun­cia­do an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que no ha­bía nin­gu­na cla­se de con­trol en el es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo.

La Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción ma­ni­fes­tó en sus úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes que no se tra­ta de un ca­so de “bull­ying”, sino de vio­len­cia en­tre pa­res y que se im­pon­drán las san­cio­nes más drás­ti­cas. Mien­tras tan­to, las in­ves­ti­ga­cio­nes en la Fis­ca­lía con­tra cin­co es­tu­dian­tes, di­rec­ti­vos y do­cen­tes del plan­tel avan­zan.

Es ne­ce­sa­rio te­ner pre­sen­te que la res­pon­sa­bi­li­dad por las ac­cio­nes de quie­nes no han cum­pli­do die­ci­ocho años, y que hu­bie­ren co­me­ti­do una in­frac­ción pe­nal es de ca­rác­ter per­so­nal y que adi­cio­nal­men­te a ello, sus re­pre­sen­tan­tes res­pon­den le­gal­men­te por los da­ños que pu­die­ren oca­sio­nar. De igual ma­ne­ra, la res­pon­sa­bi­li­dad por las ac­cio­nes co­me­ti­das en los co­le­gios, que pu­die­sen cau­sar per­jui­cios a quie­nes es­tán ba­jo su cui­da­do, es de los re­pre­sen­tan­tes de la ins­ti­tu­ción.

Es de­cir que an­te el aco­so es­co­lar, la vio­len­cia fí­si­ca o emo­cio­nal, los pa­dres de fa­mi­lia, los maes­tros y los re­pre­sen­tan­tes de es­cue­las y co­le­gios de­be­rán res­pon­der le­gal­men­te por las in­frac­cio­nes de sus re­pre­sen­ta­dos o de quie­nes es­tán a su cui­da­do. Las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les, pa­dres y maes­tros de­ben to­mar en se­rio su la­bor, ca­so con­tra­rio se­rán res­pon­sa­bles de sus omi­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.