EE.UU. rum­bo a co­li­sión con Chi­na

Diario Expreso - - Opinión - Pro­ject Syn­di­ca­te

La re­la­ción bi­la­te­ral más im­por­tan­te del mun­do (Es­ta­dos Uni­dos-chi­na) es una de las más ines­cru­ta­bles. Pla­ga­da de pa­ra­do­jas, ma­len­ten­di­dos y des­con­fian­za, se ha vuel­to fuente de gran in­cer­ti­dum­bre y, po­ten­cial­men­te, ines­ta­bi­li­dad gra­ve. El ejem­plo más vi­si­ble es la gue­rra co­mer­cial que se ges­ta en­tre am­bos paí­ses. La cla­ve de la dispu­ta, que ini­ció el go­bierno del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump, es el su­pues­to de que el dé­fi­cit co­mer­cial de EE. UU. es de­ma­sia­do grande, y que la cul­pa es de Chi­na. El se­cre­ta­rio del Te­so­ro de EE. UU., Ste­ve Mnu­chin, lle­gó a exi­gir a Chi­na una re­duc­ción uni­la­te­ral de US$ 200.000 mi­llo­nes de su su­pe­rá­vit co­mer­cial con EE. UU. an­tes de 2020. Pe­ro los eco­no­mis­tas más sen­sa­tos coin­ci­den en que los dé­fi­cits co­mer­cia­les de EE. UU. son re­sul­ta­do de fac­to­res eco­nó­mi­cos es­truc­tu­ra­les in­ter­nos, en par­ti­cu­lar un ba­jo ni­vel de ahorro de los ho­ga­res, la per­sis­ten­cia del dé­fi­cit fis­cal y la fun­ción del dó­lar es­ta­dou­ni­den­se co­mo prin­ci­pal mo­ne­da de reserva del mun­do. Se­gún Jo­seph Gag­non, in­ves­ti­ga­dor su­pe­rior en el Ins­ti­tu­to Pe­ter­son de Eco­no­mía In­ter­na­cio­nal, si EE. UU. quie­re re­du­cir el dé­fi­cit co­mer­cial, tie­ne que re­du­cir su in­men­so dé­fi­cit fis­cal, lo cual tal vez no sea una ne­ce­si­dad ur­gen­te, ya que el país tie­ne có­mo vi­vir por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des por la con­di­ción de mo­ne­da de reserva del dó­lar, que le per­mi­te ab­sor­ber la ma­yor par­te de los aho­rros del res­to del mun­do y así fi­nan­ciar la fal­ta de ahorro propio. Ade­más, tie­ne su­pe­rá­vit co­mer­cial con el mun­do (in­clui­da Chi­na) en ser­vi­cios. Pe­ro la es­tra­te­gia co­mer­cial de Trump pa­ra Chi­na tie­ne más apo­yo de la opi­nión pú­bli­ca es­ta­dou­ni­den­se que el res­to de sus po­lí­ti­cas. La ma­yo­ría de su po­bla­ción es­tá con­ven­ci­da de que Chi­na no jue­ga lim­pio. Se ol­vi­da en cam­bio que las im­por­ta­cio­nes de bie­nes ba­ra­tos chi­nos me­jo­ra­ron drás­ti­ca­men­te la ca­li­dad de vi­da de los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, cu­yo in­gre­so me­dio lle­va cua­ren­ta años es­tan­ca­do (se­gún Ox­ford Eco­no­mics, las fa­mi­lias es­ta­dou­ni­den­ses aho­rran con ello US$ 850 al año). Mas eso no im­pli­ca que Chi­na se es­té que­dan­do con la ma­yor par­te de los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos (la fa­bri­can­te chi­na Fox­conn so­lo ga­na US$ 7,40 por ca­da ip­ho­ne que se ven­de a US$ 800); la ma­yor par­te del va­lor va a los es­ta­dou­ni­den­ses. Las au­to­ri­da­des chi­nas si­guen su­je­tas a de­ci­sio­nes no­ci­vas que to­ma un EE. UU. La cues­tión es ¿ce­de­rá Chi­na a la pre­sión es­ta­dou­ni­den­se? La di­ri­gen­cia chi­na es bá­si­ca­men­te prag­má­ti­ca. Si pa­ra evi­tar una co­li­sión ha­cen fal­ta unas po­cas con­ce­sio­nes sim­bó­li­cas (co­mo la res­tric­ción vo­lun­ta­ria de ex­por­ta­cio­nes que acep­tó Ja­pón en los 80), Chi­na pue­de ha­cer­las. Pe­ro si se le plan­tean de­man­das ma­yo­res (sin jus­ti­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca) es pro­ba­ble que se man­ten­ga fir­me. Por muy ra­cio­nal que in­ten­te ser Chi­na, la po­si­bi­li­dad de una gue­rra co­mer­cial es real, y la cre­cien­te agi­ta­ción en la re­la­ción bi­la­te­ral la ha­ce ca­da vez más pro­ba­ble. Per­so­nas muy re­fle­xi­vas me han di­cho en EE. UU. que no ten­drían pro­ble­mas con una Chi­na más grande, si fue­ra de­mo­crá­ti­ca, pe­ro eso la ha­ría mu­cho más vul­ne­ra­ble a pre­sio­nes po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas, y la con­ver­ti­ría en un so­cio bi­la­te­ral más di­fí­cil. A fu­tu­ro es pro­ba­ble que los his­to­ria­do­res apun­ten a la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca y al sim­plis­mo ideo­ló­gi­co co­mo los fac­to­res que con­du­je­ron a EE. UU. a un con­flic­to muy per­ju­di­cial y to­tal­men­te in­ne­ce­sa­rio.

Si pa­ra evi­tar una co­li­sión ha­cen fal­ta unas po­cas con­ce­sio­nes sim­bó­li­cas (co­mo la res­tric­ción vo­lun­ta­ria de ex­por­ta­cio­nes que acep­tó Ja­pón en los 80), Chi­na pue­de ha­cer­las’.

ADRIÁN PEÑAHERRERA / EX­PRE­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.