Ciu­dad Celeste, atas­ca­da

La am­plia­ción de la vía de in­gre­so in­cre­men­ta el pro­ble­ma ❚ Los ve­ci­nos creen inopor­tu­na la obra ❚ Has­ta 40 mi­nu­tos pue­de de­mo­rar re­co­rrer dos ki­ló­me­tros

Diario Expreso - - Guayaquil metropolitano - DIA­NA SO­TO­MA­YOR ZEVALLOS so­to­ma­yord@granasa.com.ec ■ GUA­YA­QUIL

No hay bien que por mal no ven­ga, di­ce un re­frán. Sin em­bar­go, cuan­do las afec­ta­cio­nes son ex­tre­mas o no se ana­li­za­ron a fon­do las ‘sa­li­das’, a ve­ces se pro­du­ce una re­sis­ten­cia al cam­bio. Al me­nos así lo creen de­ce­nas de mo­ra­do­res de Ciu­dad Celeste (km 9,5 de la vía Sam­bo­ron­dón) quie­nes di­cen vi­vir un caos vehi­cu­lar des­de que el Mu­ni­ci­pio, ha­ce po­co más de un mes, em­pe­zó los tra­ba­jos de am­plia­ción en un tra­mo de la vía de in­gre­so, la León Fe­bres Cor­de­ro.

Y es que si bien hay quie­nes apo­yan la idea de que la ave­ni­da sea am­plia­da de cua­tro a seis ca­rri­les (uno más por ca­da sen­ti­do) y pa­vi­men­ta­da; pre­va­le­ce el cri­te­rio de que es­ta fue so­me­ti­da a una re­ge­ne­ra­ción in­ne­ce­sa­ria o más aún, inopor­tu­na.

EL DETALLE El Mu­ni­ci­pio. Ase­gu­ra que no ini­ció las la­bo­res cuan­do los alum­nos es­ta­ban de va­ca­cio­nes, por ejem­plo, por el in­vierno y sus se­cue­las. Era im­po­si­ble trabajar así, ar­gu­men­ta.

“No en­tien­do por qué tu­vie­ron que ini­ciar la obra jus­to en épo­ca de cla­ses”, pre­ci­sa Mary García, re­si­den­te de la eta­pa La Pe­nín­su­la. Son al­re­de­dor de 15.000 ha­bi­tan­tes los que vi­ven en Ciu­dad Celeste. Y la ma­yo­ría, cues­tio­na García, a dia­rio de­be li­diar no so­lo con los ve­ci­nos que in­ten­tan sa­lir de ca­sa pa­ra ir a trabajar, sino con los ex­pre­sos es­co­la­res que re­co­gen a sus hi­jos o in­ten­tan in­gre­sar al co­le­gio So­ler, uno de los pun­tos más crí­ti­cos por los tra­ba­jos aho­ra.

So­lo allí en­tre las 06:00 y las 08:00 por ejem­plo, se­gún lo cons­ta­tó ayer es­te Dia­rio, los au­to­mo­vi­lis­tas de­ben ha­cer lar­gas e in­ter­mi­na­bles fi­las de­bi­do a que los ca­rri­les del sen­ti­do sur, que va de la vía Sam­bo­ron­dón a Ciu­dad Celeste, es­tán ce­rra­dos y el res­to ha si­do ha­bi­li­ta­do en do­ble sen­ti­do pa­ra in­gre­so y sa­li­da de los au­tos.

Por las co­lum­nas es po­si­ble ver tam­bién a las uni­da­des del Sam­bo Tro­lley y a uno que otro co­lec­ti­vo que an­te la si­tua­ción, pre­ci­san sus cho­fe­res, se ven “obli­ga­dos a de­jar al pa­sa­je­ro al pa­so, don­de pue­dan”.

En el sec­tor, el úni­co si­tio per­mi­ti­do pa­ra ha­cer­lo es a la al­tu­ra del cen­tro edu­ca­ti­vo, don­de hay al me­nos tres agen­tes (hay otros sie­te en el tra­mo) que in­ten­tan con­tro­lar el trán­si­to en me­dio del so­ni­do de las bo­ci­nas, trac­to­res y apla­na­do­ras, tie­rra, ce­men­to y los re­cla­mos de pea­to­nes y ve­ci­nos.

Al­gu­nos, en­tre ellos So­nia Mo­rei­ra, quien vi­ve en La Do­ra­da, han lle­ga­do in­clu­so a pen­sar que las la­bo­res, eje­cu­ta­das a lo lar­go de 850 me­tros, des­de el km 1,2, a la al­tu­ra de El Cor­ti­jo, has­ta el km 2, por la ur­ba­ni­za­ción La Del­fi­na, no de­bie­ron eje­cu­tar­se.

“El Mu­ni­ci­pio de­bió pre­ver lo que es­tá ocu­rrien­do”, la­men­ta Mo­rei­ra. “Una bre­ve llu­via, un ca­rro da­ña­do, los fre­na­zos de los bu­ses, me han obli­ga­do a tar­dar has­ta 45 mi­nu­tos pa­ra sa­lir a la vía prin­ci­pal (don­de se en­cuen­tra Plaza Ba­tán)”, a no más de dos ki­ló­me­tros de su vi­vien­da.

Otros re­si­den­tes tam­bién de La Do­ra­da con­si­de­ran que la obra no so­lu­cio­na­rá el pro­ble­ma. “De qué sir­ve que am­plíen 800 me­tros, si lue­go el ca­mino se re­du­ce. Aquí no era ne­ce­sa­rio el en­san­che”. Lo con­ve­nien­te, su­gie­ren, es que a fu­tu­ro uno no tan le­jano- se ade­cue una vía de ac­ce­so al­ter­na, si­mi­lar a la que co­nec­ta a Vi­lla Club con La Jo­ya.

Si bien los ca­rri­les aho­ra in­ter­ve­ni­dos, a de­cir de Gon­za­lo González, ge­ren­te de la fir­ma Ga­ga Cons­truc­cio­nes, a car­go de las la­bo­res, se­rán abier­tos a fi­na­les de ju­nio, los tra­ba­jos con­ti­nua­rán en el sen­ti­do nor­te has­ta sep­tiem­bre. “Eso quie­re de­cir que el cal­va­rio se­rá eterno. Fal­tó pla­ni­fi­ca­ción”, la­men­ta Estefanía Pa­lo­mino, mo­ra­do­ra. “Si que­rían cons­truir la se­gun­da fa­se de la ci­clo­vía, que se in­clu­ye en el pro­yec­to, era de que so­lo se ha­ga es­to y pun­to”.

So­bre la po­si­bi­li­dad de que los tra­ba­jos se ex­tien­dan al res­to de eta­pas, Eli­za­beth De­sin­to­nio, je­fe de fis­ca­li­za­ción del Ca­bil­do, ase­gu­ró que no es­tán pre­vis­tos por aho­ra. Pa­ra ha­cer­lo, di­jo que ha­bría que rea­li­zar pro­ce­sos de con­tra­ta­ción, “lo que to­ma­ría su tiem­po”.

En 2016 hu­bo una am­plia­ción si­mi­lar (de 2 a 6 ca­rri­les) des­de la vía Sam­bo­ron­dón has­ta la en­tra­da a El Cor­ti­jo. “Fue una obra grande, con las mis­mas mo­les­tias. Pe­ro el tra­ba­jo de pa­vi­men­ta­ción to­ma su tiem­po. Los be­ne­fi­cios ven­drán lue­go”, de­fien­de González. Es de­cir, que no hay bien que por mal no ven­ga.

CHRISTIAN VÁSCONEZ / EX­PRE­SO

El con­ges­tio­na­mien­to. Se lo per­ci­be a dia­rio y en ho­ras pi­co, de 06:00 a 08:00, y de 18:00 a 20:00.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.