¡Su­pe­rar la in­do­len­cia!

Diario Expreso - - Actualidad - ✑ FRAN­CIS­CO HUER­TA MON­TAL­VO huer­taf@gra­na­sa.com.ec

Re­cien­te­men­te, en un edi­to­rial de EX­PRE­SO se sos­te­nía que so­mos un país sin ver­güen­za. Pro­ba­ble­men­te la in­fe­ren­cia que una vi­sión rá­pi­da de ese tí­tu­lo per­mi­tía dio mo­ti­vos pa­ra la abun­dan­te lec­tu­ra que su tex­to me­re­ció.

Co­men­tán­do­lo, al­gu­nos ciu­da­da­nos han se­ña­la­do que par­te de la ra­zón de ese com­por­ta­mien­to que nos ha vuel­to im­pú­di­cos, de­ri­va de que so­mos to­tal­men­te irres­pon­sa­bles a par­tir de la ca­si ab­so­lu­ta au­sen­cia de ejem­pla­ri­dad pú­bli­ca po­si­ti­va y que, por el con­tra­rio, es­ta­mos sien­do víc­ti­mas de los ma­los ejem­plos co­ti­dia­nos que han ter­mi­na­do con­ta­gián­do­nos a to­dos.

La irres­pon­sa­bi­li­dad, en­ten­di­da co­mo la si­tua­ción que sur­ge cuan­do na­die se ha­ce car­go de los ma­les que nos afec­tan, ni de la muer­te del ge­ne­ral Ga­be­la has­ta las vi­si­tas a la cárcel pa­ra in­ten­tar di­sua­dir a una agente de la po­li­cía vin­cu­la­da a la gro­se­ra tra­ma de un se­cues­tro, pa­san­do por el hallazgo de un cuar­tel con­ver­ti­do en bo­de­ga de los nar­co­tra­fi­can­tes, es as­fi­xian­te.

Ca­da día te­ne­mos una nue­va mues­tra de com­por­ta­mien­tos ne­ga­ti­vos que de­be­rían me­re­cer al­gu­na reac­ción pe­ro, es­ta no ocu­rre ni en el ám­bi­to pú­bli­co, me­nos to­da­vía en el pri­va­do. So­lo se cu­chi­chea, se mas­cu­lla o se mal­di­ce el que na­die ha­ya re­sul­ta­do san­cio­na­do por sus irres­pon­sa­bi­li­da­des del día an­te­rior, de los me­ses an­te­rio­res, de los años pre­vios,

Así, nos he­mos vuel­to, a más de irres­pon­sa­bles, in­do­len­tes. Na­da nos con­mue­ve más allá del co­men­ta­rio ba­nal de tono más o me­nos in­con­for­me. Con más pa­sión se co­men­ta so­bre fútbol que so­bre la cri­sis que nos con­su­me. Nos es­ta­mos acos­tum­bran­do a mi­rar­lo

¿Qué nos fal­ta por to­le­rar sin re­pu­diar­lo? El ni­vel de in­do­len­cia ya pa­re­ce es­tu­pi­dez’.

to­do co­mo ca­si nor­mal. Na­da es inacep­ta­ble. Ni la sa­ña de la cri­mi­na­li­dad. Ni la cre­cien­te inseguridad. Ni la co­ti­dia­na ex­hi­bi­ción de la co­rrup­ción po­lí­ti­ca. Ni las ma­si­vas es­ta­fas de la pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa o el asal­to elec­tró­ni­co a nues­tros es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos. To­do co­mo pro­duc­to de un acu­mu­la­do de mo­do­rra cí­vi­ca que nos ha­ce mi­rar pa­ra otro la­do mien­tras el país se cae a pe­da­zos por la pér­di­da de sus pi­la­res éti­cos, des­trui­dos por la gran tra­ge­dia de la ba­na­li­dad co­mo nor­ma de vi­da, asu­mi­da du­ran­te la dé­ca­da in­fa­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.