“Si pu­die­ra vol­ve­ría a vi­vir en Gua­ya­quil”

La vicealcaldesa de G Gua­ya­quil dis­fru­ta del v ver­de y del sán­du­che d de chan­cho. No an­da con guar­daes­pal­das y su má­xi­mo pe­ca­do es la gu­la.

Dominguero - - El Personaje - Por Ivon­ne La­go M. la­goi@ granasa. com. ec

Aun­que na­ció y desa­rro­lló su vi­da en Gua­ya­quil, ciu­dad de la que es su vicealcaldesa, Doménica Tabacchi ad­mi­te que vi­ve en Sam­bo­ron­dón por un te­ma cir­cuns­tan­cial. No obs­tan­te, con­fe­só que si es de re­gre­sar a la ur­be por­te­ña lo ha­ría gus­to­sa, pues se con­si­de­ra una gua­ya­qui­le­ña de ce­pa, de las que dis­fru­ta de un buen sán­du­che de chan­cho, de ir al es­ta­dio a ver ju­gar a Bar­ce­lo­na o re­co­rrer la Is­la Tri­ni­ta­ria don­de ca­si a dia­rio man­tie­ne reunio­nes con los ha­bi­tan­tes de ese po­pu­lo­so sec­tor. DOMINGUERO ce­rró el mes de la ciu­dad con Tabacchi, quien hi­zo un es­pa­cio en su apre­ta­da agen­da pa­ra ir con el equi­po de es­te me­dio a va­rios pun­tos de la ciu­dad don­de se lle­vó a ca­bo la se­sión de fo­tos pa­ra es­ta no­ta. Se mos­tró abier­ta a res­pon­der pre­gun­tas muy per­so­na­les; sin em­bar­go, su úni­ca que­ja fue el te­ner que lle­var las ‘ mo­les­to­sas pestañas pos­ti­zas’.

¿ CÓMO ASÍ LA VICEALCALDESA DE GUA­YA­QUIL VI­VE EN SAM­BO­RON­DÓN Y NO EN LA CIU­DAD A LA QUE SIR­VE?

Bueno... na­cí en Gua­ya­quil y pa­sé gran par­te de mi vi­da en es­ta ciu­dad, es cir­cuns­tan­cial que vi­va en Sam­bo­ron­dón, pe­ro tra­ba­jo to­dos los días en Gua­ya­quil.

¿ SU ES­PO­SO SE LA LLE­VÓ PA­RA ALLÁ?

¡ Cla­ro!, pe­ro fue­ron te­mas cir­cuns­tan­cia­les.

SI PU­DIE­RA, ¿ VOL­VE­RÍA A VI­VIR EN SU CIU­DAD?

Sí, ¿ por qué no? Siem­pre es­toy abier­ta a los cam­bios, to­do es po­si­ble en la vi­da y so­bre to­do pa­so tan­to tiem­po en Gua­ya­quil que es­toy más acá que en mi pro­pia ca­sa.

¿ CUÁL ES LA PAR­TE MÁS BO­NI­TA DE GUA­YA­QUIL?

Creo que to­do lo que tie­ne es bo­ni­to. La par­te geo­grá­fi­ca, una ciu­dad que es­tá ro­dea­da de ríos, el es­te­ro Sa­la­do, el cli­ma ca­lien­te que ha­ce que nues­tra gen­te sea muy cá­li­da. Es una ciu­dad que tie­ne mu­cho que ofre­cer.

¿ A QUÉ LU­GAR DE SU NI­ÑEZ QUI­SIE­RA El VOL­VER? ma­le­cón Si­món Bo­lí­var o Ma­le­cón 2000 es un ícono, lo re­cuer­do co­mo era an­tes, re­cuer­do ha­ber ju­ga­do ahí cuan­do es­ta­ba de­te­rio­ra­do, cuan­do era lo que no es aho­ra, en­ton­ces trai­go esos re­cuer­dos y la vi­ven­cia ac­tual de lo que se ha con­ver­ti­do en un lu­gar de di­ver­sión, en­tre­te­ni­mien­to e in­clu­si­vo. HE VIS­TO A SU ES­PO­SO Y A SU HI­JA EN MI­SA, PE­RO SIN US­TED... Tam­bién voy, tal vez cuan­do fuis­te no pu­de, pe­ro voy a la mi­sa de AEA ( Asociación Es­cue­la de Au­to Rea­li­za­ción) y voy a la de Par­que de la Paz, a la del Ae­ro­puer­to, asis­to a va­rias. Soy ca­tó­li­ca y creo en el res­pe­to a las de­más re­li­gio­nes y tra­to en lo po­si­ble de ir a mi­sa to­dos los do­min­gos. ¿ CUÁ­LES SON ESOS PE­CA­DOS QUE QUIE­RE LIM­PIAR? El de la gu­la. NO ME ENGAÑE. ¿ DÓN­DE LE EN­TRA TAN­TO VER­DE EN ESE CUER­PO? Es que ha­go ejer­ci­cio. Ca­mino mu­chí­si­mo en los re­co­rri­dos. An­tes de las 6 de la ma­ña­na es­toy bo­xean­do, he si­do ma­ra­to­nis­ta. Co­rrí la Ca­rre­ra EX­PRE­SO, pe­ro es­te año no pu­de por­que me le­sio­né la ro­di­lla y ya no pue­do co­rrer dis­tan­cias lar­gas. CUAN­DO VA DE COM­PRAS BUS­CA LO MÁS BA­RA­TO, REGATEA... Co­mo to­das las mu­je­res que bus­ca­mos aho­rrar, es par­te de la for­ma­ción que te­ne­mos. ¿ ES AUS­TE­RA O TACAÑA? Soy aho­rra­ti­va, no soy tacaña. Los gua­ya­qui­le­ños so­mos ge­ne­ro­sos, so­mos abier­tos, siem­pre bus­ca­mos ayu­dar, es par­te de nues­tro ADN ser so­li­da­rios y eso siem­pre lo veo en los ba­rrios de es­ca­sos re­cur­sos en los que tra­ba­jo. Cuan­do se les que­ma la ca­sa, los ve­ci­nos muy po­bres les pres­tan su ca­sa pa­ra que pue­dan vi­vir o cons­truir, les dan co­mi­da. Es­to ca­si siem­pre lo veo en la Is­la Tri­ni­ta­ria. Gua­ya­quil es una ciu­dad que une. Es gen­te de buen co­ra­zón. ¿ CUAN­DO VA POR LA CA­LLE NO SE SIEN­TE ACO­SA­DA? No, al con­tra­rio me sien­to agra­de­ci­da del ca­ri­ño de la gen­te, soy de las que es­cu­cha pa­ra me­jo­rar, re­ci­bo crí­ti­cas y las to­mo en cuen­ta. En mi tra­ba­jo tra­to de ir me­jo­ran­do en lo que pue­do y tam­bién co­mo ser hu­mano. LES AL Bueno, PI­DEN POLÍTICOe­se FOTOSes LO el VEN Y AU­TÓ­GRA­FOS...ca­ri­ño CO­MO de AR­TIS­TA,la gen­te y más que po­lí­ti­ca soy cí­vi­ca. US­TED PUE­DE DE­CIR QUE ES CÍ­VI­CA, PE­RO LA GEN­TE LA PER­CI­BE Y VE CO­MO UNA Una PO­LÍ­TI­CA...po­lí­ti­ca que ha­ce ci­vis­mo. Mi tra­ba­jo es re­sol­ver los pro­ble­mas de la gen­te. Voy tran­qui­la a cual­quier lu­gar. ¿ CON CUÁN­TOS GUAR­DAES­PAL­DAS?, ¿ CON 21? Con nin­guno. No ten­go. Yo mis­ma me cui­do las es­pal­das. ¿ NUN­CA SE HA VIS­TO EN PE­LI­GRO?

Afor­tu­na­da­men­te nun­ca. Ja­más me han asaltado, ro­ba­do o he es­ta­do en una si­tua­ción que di­ga pe­li­gro. GUAYACO QUE SE RES­PE­TA AL­GU­NA VEZ HA SI­DO ASALTADO... Pues yo no. He cho­ca­do, pe­ro es­tar en una si­tua­ción de de­lin­cuen­cia, ja­más. ¿ PO­DRÍA DE­CIR QUE GUA­YA­QUIL ES LA CIU­DAD MÁS SE­GU­RA? Creo que ha­blar de se­gu­ri­dad es ha­blar de una po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad, no se pue­de ha­blar de al­go ais­la­do. La se­gu­ri­dad vie­ne des­de las nor­mas, le­yes, ins­ti­tu­cio­nes, ciu­da­da­nos, es un con­jun­to de co­sas que ha­ce que la ciu­dad sea se­gu­ra. LA GEN­TE EN LAS CA­LLES RUMOREA QUE VA A SER LA FU­TU­RA AL­CAL­DE­SA DE GUA­YA­QUIL, ¿ US­TED SE VE ASÍ? Me veo co­mo vicealcaldesa 2017 y si Dios me da vi­da y sa­lud has­ta el 2019. Agra­dez­co a aque­llas per­so­nas que me lo di­cen por­que es un re­co­no­ci­mien­to a mi tra­ba­jo. ¿ CUÁ­LES SON SUS AS­PI­RA­CIO­NES PO­LÍ­TI­CAS DE AQUÍ A 10 AÑOS? Se­guir tra­ba­jan­do, re­sol­vien­do pro­ble­mas, crean­do lu­ga­res de opor­tu­ni­dad pa­ra la gen­te de em­pren­di­mien­to, con­ver­tir a Gua­ya­quil en más gran­de. NO SE VE EN LA ASAM­BLEA...

No me veo. Por aho­ra es­toy en­fo­ca­da en la Al­cal­día. ¿ Y SI EN AL­GÚN MO­MEN­TO TIE­NE QUE DAR UN ‘ CAMISETAZO’? No doy ca­mi­se­ta­zos ( ri­sas). Ten­go mi ca­mi­se­ta bien cla­ra de ce­les­te y blan­co, es la me­jor. Y la tri­co­lor.

Ja­más se des­pe­ga de su agen­da. La lle­va a to­dos la­dos y des­de don­de es­tá em­pie­za a des­pa­char.

En la Pla­za San Fran­cis­co, jó­ve­nes y adul­tos la re­co­no­cie­ron. Sa­lu­dó y se to­mó fo­tos con ellos.

En el par­que de Puer­to Li­sa, jun­to a los ni­ños del po­pu­lo­so sec­tor de La Cha­la. En ese si­tio ella inau­gu­ró va­rios jue­gos pa­ra pe­que­ños con dis­ca­pa­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.