RAÚL VE­LAS­CO

EL VER­DU­GO DE SIEM­PRE EN DO­MIN­GO

Dominguero - - Íconos -

Fran­co y di­rec­to, nun­ca se guar­dó sus pa­la­bras a la ho­ra de emi­tir un co­men­ta­rio acer­ca de los ar­tis­tas que pre­sen­ta­ba en su pro­gra­ma Siem­pre en do­min­go. Su for­ma de ser le va­lió a Raúl Ve­las­co el res­pe­to de ar­tis­tas y se­gui­do­res. No cual­quie­ra po­dría ser par­te de su pres­ti­gio­so es­pa­cio mu­si­cal que se emi­tió des­de 1969, en Te­le­vi­sa, el ca­nal de las es­tre­llas me­xi­ca­nas. Nó­ve­les ar­tis­tas co­mo Ale­jan­dra Guz­mán, Tal­hía, Luis Miguel y mu­chos más re­ci­bie­ron la ‘ pa­ta­di­ta de la bue­na suer­te’ de Ve­las­co. Aque­llo era au­gu­rio de que una ca­rre­ra se­ría exi­to­sa. De he­cho, to­dos tres aún se man­tie­nen vi­gen­tes. Ve­las­co ini­ció su ca­rre­ra en el me­dio ar­tís­ti­co du­ran­te la dé­ca­da del 60 den­tro de Te­le­vi­sión In­de­pen­dien­te de Mé­xi­co ( Te­le­vi­sa). En 1969 se con­vir­tió en el con­duc­tor del pro­gra­ma Siem­pre en do­min­go, en el que lan­zó y des­pun­tó la ca­rre­ra del quien se con­vir­tió en un ícono den­tro de la te­le­vi­sión me­xi­ca­na, aun­que su per­so­na­li­dad y su for­ma pe­cu­liar al di­ri­gir­se a los ar­tis­tas no fue del agra­do de to­dos sus in­vi­ta­dos. Cier­to día pa­ró la pre­sen­ta­ción en vi­vo du­ran­te el lan­za­mien­to de un ar­tis­ta lla­ma­do ‘ El zo­rro’, que le ha­bía re­co­men­da­do su ami­ga, la pia­nis­ta Am­pa­ro Ru­bín. Du­ran­te la ex­pli­ca­ción el pre­sen­ta­dor ase­gu­ró que ‘ le ha­bían me­ti­do ga­to por li­bre’, ya que el chi­co no can­ta­ba. Se aguan­tó las crí­ti­cas de sus se­gui­do­res e in­clu­so de sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. En su pro­gra­ma lla­mó ‘ Co­rrien­to­ta’ a una jo­ven Tal­hía que se abría pa­so co­mo so­lis­ta. Cuan­do Jorge ‘ Co­que’ Muñiz, hi­jo de la le­yen­da mu­si­cal Marcos Antonio Muñiz, ini­cia­ba su sen­ta­ción lo acu­só de ha­ce ‘ play­back’. Pe­ro no so­lo les can­tó las cla­ras a los ar­tis­tas, sino tam­bién al pú­bli­co, al con­fron­tar a una de las asis­ten­tes por ha­ber he­cho una ma­la se­ña con­tra un gru­po mu­si­cal, lo que a él le pa­re­ció mal. Ve­las­co la ‘ in­vi­tó’ a sa­lir de las ins­ta­la­cio­nes de Te­le­vi­sa. Lue­go de su muer­te oca­sio­na­da por el mal fun­cio­na­mien­to de su hí­ga­do, mu­chas per­so­na­li­da­des ex­pre­sa­ron su mo­les­tia por la for­ma en la que ac­tua­ba el pre­sen­ta­dor, acu­sán­do­lo de gro­se­ro, pre­po­ten­te y eli­tis­ta, uno de ellos fue el pa­ya­so ‘ Ce­pi­llín’.

To­do ar­tis­ta que re­ci­bía su ‘ pa­ta­di­ta de la bue­na suer­te’ te­nía una exi­to­sa ca­rre­ra. Ja­más se ca­lló una crí­ti­ca, in­clu­so, en vi­vo, pa­ró pre­sen­ta­cio­nes de can­tan­tes que no le gus­ta­ban.

Con su ami­ga la In­dia Ma­ría Jun­to a Ta­tia­na

Raúl Ve­las­co con Lo­la Beltrán

Su in­vi­ta­do fue Vi­cen­te Fernández

Con Luis Miguel en sus ini­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.