LOS GUAN­TES, TU ME­JOR AR­MA

Ya sea por­que pa­de­ces de al­gún ti­po de aler­gia o tie­nes piel sen­si­ble, es po­si­ble que el con­tac­to con cier­tos pro­duc­tos te cau­sen pi­ca­zón o la apa­ri­ción de gra­ni­tos. ¿ Có­mo evi­tar­lo?

Dominguero - - Todo Fácil -

El diag­nós­ti­co de­be dár­te­lo un pro­fe­sio­nal, pe­ro DOMINGUERO te brin­da al­gu­nos con­se­jos pa­ra evi­tar esas des­agra­da­bles mo­les­tias cau­sa­das por el con­tac­to con pro­duc­tos quí­mi­cos. En el pro­ce­so, los guan­tes se con­vier­ten en pro­ta­go­nis­tas, so­bre to­do por­que son las ma­nos las que más su­fren. Ele­gir los co­rrec­tos de­pen­de de va­rios fac­to­res, co­mo el ta­ma­ño ( ni muy gran­des ni muy pe­que­ños), la co­mo­di­dad que brin­den y el ma­te­rial con el que es­tán ela­bo­ra­dos. Pe­ro no bas­ta con te­ner un par guar­da­do en la ga­ve­ta. Ade­más de usar­lo, es im­por­tan­te te­ner al­gu­nos sen­ci­llos cui­da­dos que ase­gu­ren su du­ra­ción. En cuan­to al ta­ma­ño, lo más ade­cua­do es que te que­den un po­co ajus­ta­dos. Cuan­do es­tán flo­jos se re­du­ce el aga­rre y re­sul­ta muy di­fí­cil ha­cer al­gu­nas ac­ti­vi­da­des, co­mo la­var los pla­tos. Re­cuer­da que con­tra­rio a lo que se pen­sa­ría, lo más recomendado en cuan­to a la ta­lla de los guan­tes es que que­de un po­co ajus­ta­do; un guan­te flo­jo le re­du­ci­rá el aga­rre y re­sul­ta­rá desas­tro­so por ejem­plo pa­ra la­var los pla­tos. Si tie­nes uñas lar­gas, an­tes de po­nér­te­los, pon bo­li­tas de al­go­dón en la pun­ta de los guan­tes pa­ra que no se rom­pan. Uti­li­za tal­co pa­ra evi­tar la hu­me­dad ex­ter­na y la su­do­ra­ción de tus ma­nos. Así no so­lo los cui­das, sino que evi­tas que apa­rez­can hon­gos que po­drían con­ta­giar­se a tus ma­nos. Cuan­do los pon­gas a se­car, haz­lo a la som­bra, de­ján­do­los ex­ten­di­dos. Al mo­men­to de guar­dar­los, haz un so­lo do­blez en la mi­tad pa­ra evi­tar que se for­men grie­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.