UN AM OR EN MAR­CHA...

Dominguero - - Sexo Y Pareja - Por Án­gel Ama­dor an­ge­la­ma­dor77@ gmail. com

To­dos van al cen­tro de la ciu­dad. Lle­van ban­de­ras, pi­tos, glo­bos y pan­car­tas. Él tam­bién es uno de tan­tos que exi­ge res­pe­to al de­re­cho de las fa­mi­lias a edu­car a sus hi­jos. Ca­mi­na so­lo has­ta en­con­trar una es­qui­na don­de ob­ser­var el even­to y cu­brir­se del in­ten­so sol de aque­lla ma­ña­na de sá­ba­do. Es­tá aten­to a ca­da pa­la­bra de la per­so­na sobre la ta­ri­ma. A ca­da gri­to. A ca­da re­cla­mo. No des­vía la mi­ra­da pa­ra na­da. Ni se per­ca­ta de la per­so­na jun­to a él so­lo has­ta que sien­te un ro­ce en su bra­zo. Vol­tea y mi­ra. Des­de los pies sube len­ta­men­te has­ta que sus mi­ra­das se en­cuen­tran por unos bre­ves se­gun­dos. - “¡ ¿ Tú?!”, pre­gun­ta aque­lla per­so­na se­gui­do de un: “¿ Qué haces aquí?”. - “Ven­go a apo­yar”, res­pon­de. - “No creí que apo­ya­ras es­ta mar­cha”, con­tes­ta. - “¿ Por qué lo di­ces?”, re­pli­ca el jo­ven. - “Por na­da”, agre­ga. Des­de ahí nin­guno pu­do con­cen­trar­se de nue­vo. Bien pu­die­ron cam­biar­se de lu­gar, pe­ro no... pre­fi­rie­ron que­dar­se ahí pa­ra­dos como es­pe­ran­do que al­go pa­se. Lo úni­co que los dis­trae por mo­men­tos son los gri­tos de los otros mar­chan­tes que con­tras­tan con el si­len­cio de esa per­so­na que no de­ja de mo­ver le­ve­men­te la ca­be­za de un la­do a otro como des­apro­ban­do ca­da pa­la­bra. El jo­ven, que lle­gó muy en­tu­sias­ma­do, de­ja de gri­tar y ba­ja la ban­de­ra in­ten­tan­do sin­to­ni­zar con aque­lla per­so­na ob­via­men­te co­no­ci­da. Tra­ba­jan jun­tos. - “Pa­re­ces no es­tar de acuer­do con es­to”, pre­gun­ta el jo­ven. - “No”, res­pon­de. - “¿ Y qué haces aquí?”, re­pre­gun­ta. - “Por cu­rio­si­dad”, re­pli­ca. Un es­pa­cio de si­len­cio más es in­te­rrum­pi­do por el gri­to al uní­sono: “¡ Con mis hi­jos no te me­tas!”. Lo re­pi­ten una y otra vez. - “¿ Se­gu­ro que apo­yas es­to?”, vuel­ve a cues­tio­nar. - “Ya te di­je que sí... ¿ por qué in­sis­tes?”. - “Por­que creí que...”, ha­ce una pau­sa. - “¿ Qué co­sa?”, pre­gun­ta. - “Na­da, ol­ví­da­lo”. Es­ta fra­se in­com­ple­ta ha­ce que la con­ver­sa­ción suba de tono. No quie­re lla­mar la aten­ción, por lo que ca­mi­na fue­ra del lu­gar. So­lo se ale­ja. No mi­ra atrás. Sube el rit­mo de las pi­sa­das cuan­do sien­te un apre­tón en el hom­bro. Es él de nue­vo. To­ma su bra­zo y una cua­dra más ade­lan­te abre la puer­ta tra­se­ra de un ca­rro. - “En­tra”, le di­ce. Él in­gre­sa del otro la­do y cie­rra la puer­ta. Sus co­ra­zo­nes la­ten muy rá­pi­da­men­te. Es­tá por pre­gun­tar qué ha­ce ahí cuan­do un be­so lo de­tie­ne. Es uno lar­go y apa­sio­na­do. Por esos bre­ves se­gun­dos no tie­nen mie­do. La pro­tec­ción del ca­rro los blin­da pa­ra ser sim­ple­men­te quie­nes son. Otro si­len­cio. Am­bos des­cien­den del ca­rro sin de­cir una so­la pa­la­bra y to­man su ca­mino. El jo­ven mar­chan­te pien­sa que de­bió de­cir al­go. Cual­quier co­sa, pe­ro al­go. Mien­tras se re­cri­mi­na lle­ga un men­sa­je a su ce­lu­lar. Es él. - “Ya lo sa­bía :-)”. Es­bo­za una le­ve son­ri­sa. Em­pie­za a res­pon­der el men­sa­je mien­tras de­ja atrás los gri­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.