El co­llar

Dominguero - - Variedades - Por Blan­ca Mon­ca­da @ Blan­ki­mon­ki

Cuan­do su ma­mi le dio el co­llar aún no po­día ha­blar. Des­de en­ton­ces lo car­ga­ba en to­das par­tes. Lo lle­vó al jar­dín, a la es­cue­la y el co­le­gio. No es­ta­ba se­gu­ro de dón­de lo ha­bía sa­ca­do pa­ra en­ton­ces, so­lo sa­bía que era su co­llar y que es­ta­ba tan li­ga­do a él co­mo un bra­zo o cual­quier otra par­te del cuer­po. Ha­bía es­cu­cha­do que cuan­do uno quie­re los de­ta­lles son im­por­tan­tes, por eso no fue di­fí­cil pen­sar en un ob­se­quio pa­ra aque­lla pri­me­ra no­vie­ci­ta de la ado­les­cen­cia que lo hi­zo mi­rar es­tre­llas y sen­tir ma­ri­po­sas. Una tar­de, se sa­có el co­llar y, des­pués de un ro­mán­ti­co be­si­to, se lo pu­so… el co­llar; pe­ro co­mo ca­si to­das las re­la­cio­nes co­le­gia­les, la eu­fo­ria pasó con los días y, otra tar­de, sin ma­yo­res sor­pre­sas ni dolores, la chi­ca lo de­jó, co­mo se de­jan las me­dias en la mi­tad del pa­si­llo al lle­gar a ca­sa. Lue­go ella se cam­bió de ca­sa y nun­ca más la vol­vió a ver. Nun­ca has­ta aque­lla tar­de en que vino de nue­vo a su me­mo­ria cuan­do su ma­dre en­tró al dor­mi­to­rio. - Por cier­to, Da­niel, hi­ji­to, ¿ dón­de an­da tu co­llar de re­cién na­ci­do? Tra­gó sa­li­va y min­tió. Di­jo que en un des­cui­do lo ha­bía per­di­do, en una cla­se de Edu­ca­ción Fí­si­ca. Sin­tió un nu­do en la gar­gan­ta cuan­do no­tó que su vie­ji­ta em­pe­zó a llo­rar, por la pe­na. Y so­lo has­ta ese mo­men­to su­po que an­tes de mo­rir, su bi­sa­bue­la se le de­jó el co­llar de oro co­mo re­ga­lo, con aquel cu­rio­so di­je que ha­bía traí­do un tío de la gue­rra de Viet­nam. Hoy so­lo es­pe­ra que su co­llar aún exis­ta. Si tie­nes al­gu­na his­to­ria es­cri­be a mon­ca­dab@ gra­na­sa. com. ec o lla­ma al 042201100, ext. 2099.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.