El Ca­jas: es­pe­jo par­ti­do

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Da­vid Pa­rra

El Ca­jas ha si­do com­pa­ra­do con un mo­sai­co de cie­lo, que se re­fle­ja frag­men­ta­do en las in­con­ta­bles la­gu­nas de es­te par­que na­cio­nal. Da­vid Pa­rra re­fle­xio­na so­bre sus orí­ge­nes y su be­lle­za, pe­ro tam­bién so­bre la im­por­tan­cia que tie­ne es­ta área pro­te­gi­da pa­ra la bio­di­ver­si­dad y pa­ra Cuen­ca, la ciu­dad que ya­ce a sus pies.

San­ta Ana de los Cua­tro Ríos de Cuen­ca es una de las ciu­da­des más agra­da­bles del Ecua­dor, en gran me­di­da gra­cias a que de­ci­dió in­te­grar sus puen­tes y bal­co­nes co­lo­nia­les a los ríos que la atra­vie­san y le nom­bran. De al­gu­na ma­ne­ra se sal­va­ron de ser re­lle­na­dos, ca­na­li­za­dos o en­tu­ba­dos co­mo ha su­ce­di­do en otras ciu­da­des de la Sie­rra. Lo cier­to es que Cuen­ca es Cuen­ca (y tam­bién cuen­ca) gra­cias a sus ríos. Sin em­bar­go, cuan­do uno ca­mi­na su­mer­gi­do en el pai­sa­je flu­vial/ur­bano, ra­ra vez al­za la mi­ra­da ha­cia el dis­cre­to ma­ci­zo mon­ta­ño­so de don­de vie­ne to­da es­ta agua: el Ca­jas.

Un man­to perpetuo de nu­bes lo de­la­ta. Es un lu­gar azo­ta­do por agua­ce­ros y gra­ni­za­das que ali­men­tan una re­ser­va de más de dos­cien­tas la­gu­nas co­nec­ta­das por re­des de ria­chue­los cris­ta­li­nos. Al­gu­nos flu­yen ha­cia la Cos­ta y otros ha­cia el Ama­zo­nas, pa­san­do pri­me­ro por la cuen­ca del río Pau­te al que se vier­ten los cua­tro ríos de Cuen­ca. El Ca­jas es fuen­te de agua po­ta­ble pa­ra la ciu­dad, el prin­ci­pal con­tri­bu­yen­te de la re­pre­sa hi­droe­léc­tri­ca Pau­te, ins­pi­ra­ción pa­ra ar­tis­tas y le­yen­das po­pu­la­res y el ho­gar de cien­tos de es­pe­cies de plan­tas y ani­ma­les. Tam­bién es imán de aman­tes de la mon­ta­ña que pe­re­gri­nan a su en­cuen­tro pa­ra res­pi­rar la li­ber­tad co­mo so­lo se res­pi­ra en el ai­re frío y hú­me­do del pá­ra­mo.

LA MAR­CA DEL HIE­LO

El par­que na­cio­nal Ca­jas no cuen­ta con los vol­ca­nes co­ro­na­dos por hie­lo perpetuo que ador­nan otras re­ser­vas, pe­ro su pai­sa­je es obra del an­ti­guo man­to blan­co que lo cu­brió du­ran­te la úl­ti­ma era del hie­lo. Des­de el cie­lo o des­de al­gún ce­rro se pue­de ima­gi­nar cla­ra­men­te el tra­ba­jo de los gla­cia­res, es­cul­pien­do la ro­ca al avan­zar e inau­gu­ran­do la­gu­nas al re­tro­ce­der.

Es que aun­que el agua es­té en for­ma só­li­da, no de­ja de mo­ver­se. La pe­sa­da ma­sa de hie­lo se des­li­za, ca­mi­na len­ta pe­ro im­pla­ca­ble si­guien­do la pen­dien­te, ca­van­do va­lles y cor­tan­do mon­ta­ñas. Du­ran­te de­ce­nas de mi­les de años los gla­cia­res se de­di­ca­ron a roer la ro­ca, es­cul­pien­do un pai­sa­je irre­gu­lar, agres­te, for­mi­da­ble. Cuan­do el cli­ma em­pe­zó a ca­len­tar­se ha­ce unos 10 mil años, la cu­bier­ta de hie­lo fue re­tro­ce­dien­do y par­te del agua de­rre­ti­da que­dó em­po­za­da en las in­fi­ni­tas ca­vi­da­des que hoy for­man las la­gu­nas.

La re­ti­ra­da del hie­lo tam­bién per­mi­tió que el pá­ra­mo in­va­die­ra los es­pa­cios dis­po­ni­bles en­tre la ro­ca y el agua con to­dos los ma­ti­ces en­tre el ver­de cla­ro y el do­ra­do. En que­bra­das

y hon­do­na­das pros­pe­ra­ron bos­que­tes de ár­bo­les de pa­pel, o Poly­le­pis, co­no­ci­dos lo­cal­men­te co­mo qui­nuas (aun­que na­da ten­gan que ver con la nutritiva se­mi­lla an­di­na), agre­gan­do man­cho­nes de ver­de in­ten­so a la cu­bier­ta pa­ra­me­ra. Co­mo es sa­bi­do, la ca­pa­ci­dad del pá­ra­mo pa­ra re­te­ner agua es ex­cep­cio­nal, de ma­ne­ra que amor­ti­gua su ca­rre­ra ca­da vez que es­ta, aho­ra lí­qui­da, cae del cie­lo.

Así, te­ne­mos una es­ce­na fa­bu­lo­sa de on­du­la­cio­nes bor­da­das en ver­de y oro, es­cul­tu­ras ro­co­sas en to­nos gri­ses y brillos pla­tea­dos de agua. Los cón­do­res, que aún fre­cuen­tan es­tos pa­ra­jes, es­ta­rán de acuer­do en que el Ca­jas es, en esen­cia, eso: un ta­pe­te ver­de y arru­ga­do so­bre el cual se ha ro­to un es­pe­jo en mil pe­da­zos.

LA­GU­NAS, ES­PÍ­RI­TUS Y TE­SO­ROS

Son 221 las la­gu­nas de más de me­dia hec­tá­rea de ex­ten­sión que se han in­ven­ta­ria­do en el Ca­jas, y se han con­ta­do 786 cuer­pos de agua de to­dos los ta­ma­ños. Son tan­tas, que no es sor­pren­den­te que al­gu­nas la­gu­nas no ten­gan nom­bre. Otras, en cam­bio, re­ci­ben nom­bres gru­pa­les, co­mo “Las Bu­ri­nes” o “La­gu­nas Uni­das”. Las más gran­des son las de Lus­pa, Su­nin­co­cha, Osohuay­co, La­gar­to­co­cha, Lla­viu­cu, To­rea­do­ra y Ma­má­mag o Tai­ta­chun­go. Es­ta úl­ti­ma es la úni­ca que cuen­ta con dos nom­bres, el se­gun­do de los cua­les tie­ne su ex­pli­ca­ción apro­pia­da. Se di­ce que al­gu­na vez se asen­tó en sus ori­llas un so­li­ta­rio an­ciano que lle­va­ba el apo­do de Tai­ta­chun­go, se­gu­ra­men­te de­ri­va­do del kich­wa tay­tas­hun­gu, “co­ra­zón de pa­dre” o “tay­ta co­ra­zón”. Y así, ca­si ca­da la­gu­na guar­da, ade­más de agua, al­gu­na his­to­ria. No sa­be­mos cuál se­rá la que es­tá tras otro cu­rio­so nom­bre –las “Cu­chi­chas­pa­nas”– que po­dría sig­ni­fi­car, elu­cu­bran­do so­bre su eti­mo­lo­gía, “mi­ra­dor de puer­cos”.

Hay le­yen­das de la­gu­nas en­can­ta­das que apa­re­cen y des­apa­re­cen, que se tra­gan a los cu­rio­sos o que es­con­den te­so­ros y ani­ma­les fan­tás­ti­cos. Se di­ce que al­gu­nas anun­cian sus ri­que­zas con in­só­li­tas lla­ma­ra­das en me­dio del agua. Co­mo es ló­gi­co, cuen­tan con guar­dia­nes so­bre­na­tu­ra­les, co­mo el in­dio del mon­te, la ma­ma Hua­ca, los sol­da­dos en­can­ta­dos y los usua­les chu­za­lon­gos y zhi­ros. Es­tas y otras his­to­rias se han te­ji­do a lo lar­go de los si­glos en el pai­sa­je, na­tu­ral­men­te má­gi­co, del Ca­jas. Son tam­bién el re­sul­ta­do de los en­re­dos en­tre re­la­tos de ca­mi­nan­tes de di­ver­sos tiem­pos y pro­ce­den­cias.

HIS­TO­RIAS DE VIA­JE­ROS

Has­ta ini­cios del si­glo pa­sa­do, atra­ve­sar el Ca­jas era una ver­da­de­ra aven­tu­ra. Nom­bres co­mo “la cueva del muer­to” ha­cen re­fe­ren­cia a los via­je­ros que, sor­pren­di­dos por la no­che en las al­tu­ras, no al­can­za­ron a ver el ama­ne­cer. Ca­ra­va­nas de

arrie­ros re­co­rrían des­de Gua­ya­quil lle­van­do a lo­mo de mu­la to­do ti­po de pro­duc­tos pa­ra los pu­dien­tes cuen­ca­nos por el ca­mino co­no­ci­do co­mo “de Gar­cía Mo­reno”. Va­rias tro­chas pa­ra­le­las ser­vían pa­ra el pa­so de li­co­res de con­tra­ban­do, cuan­do su co­mer­cio era ile­gal. Es­to es par­te de una lar­ga tra­di­ción de via­je­ros co­mer­cia­les que pa­ga­ban con acha­cha­yes el tiem­po ga­na­do o el aho­rro de im­pues­tos. Y es que re­sul­ta más rá­pi­do cru­zar el Ca­jas que ro­dear­lo por el ca­ñón del río Ca­ñar o del Gi­rón.

Mu­cho an­tes que los arrie­ros de la épo­ca re­pu­bli­ca­na, los mer­ca­de­res ca­ña­ris subían y ba­ja­ban por el Ca­jas in­ter­cam­bian­do pro­duc­tos en­tre el valle del Pau­te y el puer­to de Bo­la, en la ac­tual pro­vin­cia de El Oro, fren­te a la is­la Pu­ná. Con la lle­ga­da del In­ca­rio, la ru­ta co­mer­cial se man­tu­vo, el ca­mino se en­san­chó al es­ti­lo in­ca y el tam­bo de Mo­lle­tu­ro (al oes­te del Par­que) se con­vir­tió en un im­por­tan­te pa­ra­de­ro. No con­ta­mos con de­ta­lles de es­tas tra­ve­sías, pe­ro que­dan co­mo re­cuer­do vein­tio­cho si­tios ar­queo­ló­gi­cos, en­tre ca­mi­nos y ci­mien­tos, de los cua­les los más an­ti­guos da­tan de 1 800 a.c.

Los via­je­ros ac­tua­les, que re­co­rren el pá­ra­mo por de­por­te o sim­ple pla­cer, pue­den to­mar va­rias ru­tas bien de­fi­ni­das, al­gu­nas de las cua­les in­clu­yen tra­mos del ca­mino in­ca y del de Gar­cía Mo­reno. Las ca­mi­na­tas pue­den ser de un par de ho­ras o un par de días, con su res­pec­ti­va acampada (ver re­cua­dro pa­ra di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les).

En los úl­ti­mos años, el par­que na­cio­nal Ca­jas se ha con­ver­ti­do en des­tino obli­ga­do de los afi­cio­na­dos a las aves. “Pa­ja­re­ros” na­cio­na­les y ex­tran­je­ros acu­den al en­cuen­tro de aves tí­pi­cas de pá­ra­mos y hu­me­da­les, mi­gra­to­rias co­mo el pla­ye­ro de Baird ( Ca­li­dris bair­dii), es­pe­cies ra­ras co­mo la xe­no­dac­nis ( Xe­no­dac­nis pa­ri­na), ame­na­za­das co­mo el cón­dor ( Vul­tur gryp­hus) y el lo­ro ca­che­ti­do­ra­do ( Lep­to­sit­ta­ca bra­nic­kii) y del fa­mo­so co­li­brí me­ta­lu­ra de gar­gan­ta vio­le­ta ( Me­ta­lu­ra ba­ro­ni), ex­clu­si­vo del ma­ci­zo del Ca­jas.

EL CA­JAS TA­PE­TE VI­VO DEL

Los cien­tí­fi­cos han iden­ti­fi­ca­do al par­que na­cio­nal Ca­jas co­mo un im­por­tan­te re­fu­gio pa­ra la vi­da sil­ves­tre. Se han re­gis­tra­do 572 es­pe­cies de plan­tas, 157 de aves, 44 de ma­mí­fe­ros, cin­co de rep­ti­les y die­ci­sie­te de an­fi­bios. Al­gu­nos son co­mu­nes a to­dos los eco­sis­te­mas de al­tu­ra, co­mo el ve­na­do

de co­la blan­ca ( Odo­coi­leus vir­gi­nia­nus), el lobo de pá­ra­mo ( Ly­ca­lo­pex cul­paeus) y la chuquiragua ( Chu­qui­ra­ga jus­sieaui). Pe­ro lo más in­tere­san­te es que tam­bién cuen­ta con un buen nú­me­ro de es­pe­cies en­dé­mi­cas, es de­cir que se en­cuen­tran ex­clu­si­va­men­te en es­te ma­ci­zo mon­ta­ño­so. Apar­te del men­cio­na­do co­li­brí de gar­gan­ta vio­le­ta, te­ne­mos al ra­tón de agua del Ca­jas ( Chib­cha­nomys or­ce­si), la mu­sa­ra­ña mar­su­pial de Ta­te ( Cae­no­les­tes ta­tei), la cu­le­bra del Ya­nun­cay ( Phi­lodryas si­mon­si) y va­rias es­pe­cies de ra­nas de al­tu­ra (jam­ba­tos y cu­ti­nes), que en otras par­tes del país han su­fri­do dra­má­ti­cas de­cli­na­cio­nes.

Ca­da una de es­tas es­pe­cies tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des y su pro­pio va­lor co­mo obra úni­ca de la evo­lu­ción, mul­ti­pli­ca­do cuan­do con­si­de­ra­mos la sin­fo­nía de in­te­rac­cio­nes que in­ter­pre­tan a dia­rio en los sis­te­mas que co­no­ce­mos co­mo pá­ra­mo, bos­que de qui­nuas y bos­que al­toan­dino. Son la par­te vi­va del pai­sa­je que, ade­más de ofre­cer­nos vi­sio­nes inol­vi­da­bles, man­tie­nen la ca­li­dad y can­ti­dad de agua des­de el co­mien­zo de es­ta his­to­ria, cuan­do el hie­lo ter­mi­nó su in­ter­ven­ción.

AGUA CA­SA... PA­SA POR MI

Más del 60% del agua po­ta­ble con­su­mi­da en la ciu­dad de Cuen­ca vie­ne del par­que na­cio­nal Ca­jas. Por tal ra­zón, el par­que, jun­to con el ve­cino bos­que pro­tec­tor de Ma­zán, es ad­mi­nis­tra­do por la Em­pre­sa Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, Agua Po­ta­ble, Al­can­ta­ri­lla­do y Sa­nea­mien­to ETA­PA. Es­ta en­ti­dad bus­ca ase­gu­rar un su­mi­nis­tro in­de­fi­ni­do de agua de ca­li­dad pa­ra la ciu­dad. Por otro la­do, lue­go de ser usa­da por sus ha­bi­tan­tes, el agua pa­sa por una plan­ta de tra­ta­mien­to an­tes de ser de­vuel­ta al río. De es­ta ma­ne­ra, Cuen­ca ha he­cho ho­nor a su nom­bre con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra ciu­dad del Ecua­dor que rea­li­za un ma­ne­jo in­te­gral de la cuen­ca hi­dro­grá­fi­ca de la que for­ma par­te. Aun­que pue­de no ser un pro­ce­so per­fec­to, es un pre­ce­den­te va­lio­so pa­ra te­ner en cuen­ta. Po­dría ser coin­ci­den­cia, pe­ro es inevi­ta­ble pen­sar que, tal vez, el dis­fru­tar co­ti­diano del can­to del agua en la ciu­dad ha­ya in­flui­do en es­ta ac­ti­tud res­pon­sa­ble

Arri­ba. El quin­de ar­coí­ris ( Coe­li­ge­na iris) es en­dé­mi­co del sur de Ecua­dor y el nor­te de Pe­rú. De­re­cha. Ca­rac­te­rís­ti­cas co­lum­nas de pie­dra en el sec­tor co­no­ci­do co­mo la Vir­gen, en las in­me­dia­cio­nes del par­que.

Có­mo lle­gar: La ma­yo­ría de ru­tas tu­rís­ti­cas em­pie­zan en la par­te nor­te del par­que, al­re­de­dor de la vía Cuen­caMo­lle­tu­ro-na­ran­jal. A lo lar­go de es­ta vía hay pun­tos de información, ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas, un cen­tro de vi­si­tan­tes y un res­tau­ran­te. Bue­na par­te de es­tas fa­ci­li­da­des es­tán con­cen­tra­das en­tre la la­gu­na de To­rea­do­ra y la de Illin­co­cha. Exis­te otro in­gre­so por el valle de Lla­viu­cu, que alo­ja un im­por­tan­te re­ma­nen­te de bos­que al­toan­dino y cuen­ta tam­bién con ins­ta­la­cio­nes tu­rís­ti­cas.

Qué lle­var: can­tim­plo­ra con lí­qui­dos, lar­ga­vis­tas, pro­tec­ción con­tra el sol, cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, bo­tas de cau­cho o cal­za­do im­permea­ble pa­ra ca­mi­nar, ro­pa de abri­go, en­cau­cha­do, som­bre­ro o go­rro de la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.