Alli­mi­cu­na: cor­vi­che

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Ju­lio Pa­zos Ba­rre­ra

El con­jun­to del sen­ti­mien­to de in­se­gu­ri­dad, del trau­ma de la de­rro­ta, de la ma­mi­tis que ori­gi­na el ma­chis­mo y sus ex­pre­sio­nes llo­ro­nas, que sir­vie­ron pa­ra des­cri­bir el mo­do del ser del mes­ti­zo ecua­to­riano, ya no cuen­ta en la ac­tua­li­dad. Mu­cho ha cam­bia­do en los úl­ti­mos cin­cuen­ta años: se li­mi­tó el te­rri­to­rio, los pue­blos y las na­cio­nes in­dias han im­pues­to sus con­di­cio­nes al de­no­mi­na­do es­ta­do na­cio­nal, se crea­ron las co­mi­sa­rías de la mu­jer, se pro­du­je­ron mi­gra­cio­nes a otros con­ti­nen­tes, hu­bo un fe­ria­do ban­ca­rio, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra. El fin del en­cu­bri­mien­to his­pá­ni­co de las cul­tu­ras an­di­nas an­ces­tra­les se ma­ni­fes­tó en la edi­ción del Dic­cio­na­rio de ame­ri­ca­nis­mos, alu­sión que vie­ne al ca­so cuan­do se tra­ta ya no del mes­ti­za­je, sino del au­to­rre­co­no­ci­mien­to del nue­vo pue­blo y de su cons­tan­te cre­ci­mien­to a ex­pen­sas de las cul­tu­ras que son sus ve­ci­nas. Se di­rá que la reali­dad es más com­ple­ja, co­sa ver­da­de­ra. Pre­ci­sa­men­te esa com­ple­ji­dad se­rá mo­ti­vo de cons­tan­tes aná­li­sis y des­cu­bri­mien­tos, cla­ro, si to­da­vía las cien­cias hu­ma­nas des­pier­tan al­gún in­te­rés.

Cam­po de la antropología cul­tu­ral es la cu­li­na­ria, pa­tri­mo­nio in­tan­gi­ble se­gún la UNES­CO. Por ejem­plo, el cor­vi­che es una ma­ni­fes­ta­ción de la co­ci­na del nue­vo pue­blo que se mul­ti­pli­ca en Ma­na­bí. Es­ta pro­ce­den­cia no quie­re de­cir que el cor­vi­che no apa­rez­ca, de pron­to, en cual­quier co­ci­na del Ecua­dor. Pe­ro se co­men­za­rá con el nom­bre: es un nom­bre com­pues­to por­que vi­che no es una ter­mi­na­ción, es un sus­tan­ti­vo que de­sig­na un po­ta­je, el vi­che. Con es­te vo­ca­blo, que pro­ce­de de al­gu­na len­gua des­co­no­ci­da de la cos­ta del océano Pa­cí­fi­co, se han com­pues­to otras pa­la­bras, ta­les co­mo ce­vi­che y vi­cha­da. En el ca­so de cor­vi­che, el pre­fi­jo cor trae su mis­te­rio, ¿ cor se des­pren­dió de cor­vi­na? ¿Los pri­me­ros

cor­vi­ches se hi­cie­ron con con­du­mio de cor­vi­na? Por lo pron­to triun­fa la am­bi­güe­dad.

Pé­le­se unos plá­ta­nos ver­des de los que lla­man do­mi­ni­cos. La mi­tad se ra­lla fino, la que so­bra se co­ci­na en agua y ya blan­da se ma­ja con un ma­zo de ma­de­ra; se mez­cla lo cru­do y lo ma­ja­do has­ta for­mar una ma­sa ho­mo­gé­nea. En una sar­tén se fríen en acei­te ce­bo­lla pi­ca­da, sal, cu­lan­tro pi­ca­do, ma­ní tos­ta­do y mo­li­do y achio­te. Es­te re­fri­to se mez­cla con la ma­sa. El con­du­mio pue­de ser de al­ba­co­ra co­ci­na­da o de atún o de car­ne des­hi­la­cha­da. Es­tos gé­ne­ros se sa­zo­nan con sal y pi­mien­ta.

Con las pal­mas de mano se for­ma un pe­que­ño bo­llo alar­ga­do de ma­sa y en su cen­tro se co­lo­ca una pe­que­ña can­ti­dad de con­du­mio. Se cie­rra y se fríe en acei­te ca­lien­te. Los cor­vi­ches se sir­ven ca­lien­tes y me­jo­ran cuan­do se acom­pa­ñan con sal­sa de ají.

Es fre­cuen­te oír las voces al­tas de los ven­de­do­res am­bu­lan­tes que ofre­cen cor­vi­ches en cha­ro­les de ma­de­ra que por­tan so­bre sus ca­be­zas. Sue­len apa­re­cer en las ca­lles de esas ciu­da­des de Ma­na­bí lin­da­men­te ador­na­das con ro­jos lau­re­les y ama­ri­llas cu­car­das. Es po­si­ble que se con­su­man cor­vi­ches acom­pa­ña­dos con ca­fé ru­bio y sua­ve. El nue­vo pue­blo tie­ne sus gus­tos cu­li­na­rios y en el ac­to na­die se pre­gun­ta por los orí­ge­nes; pe­ro en el ca­so del cor­vi­che, el ma­ní y los pes­ca­dos, ex­cep­to, cla­ro es­tá, cuan­do se lo ha­ce con car­ne de res o de cer­do, son au­tóc­to­nos; los otros in­gre­dien­tes fue­ron in­tro­du­ci­dos por vie­jos es­pa­ño­les. La téc­ni­ca es una com­bi­na­ción de lo eu­ro­peo y lo an­dino. Por cier­to, el nom­bre, cor­vi­che, es un vo­ca­blo pro­pio del len­gua­je del nue­vo pue­blo y na­da tie­ne que ver con sen­ti­mien­tos de in­se­gu­ri­dad, in­fe­rio­ri­dad, ma­chis­mo di­si­mu­la­do o ma­mi­tis, na­da tie­ne que ver con la du­pli­ci­dad del ser. El cor­vi­che es un man­jar de “ma­te­ria real” y es es­pe­cial­men­te de­li­cio­so cuan­do se lo co­me a la vis­ta del atar­de­cer anaran­ja­do del cie­lo de Ma­na­bí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.