Opi­nión: ca­rre­te­ras en áreas pro­te­gi­das

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Jor­ge Juan An­hal­zer

Las áreas pro­te­gi­das son cier­tas por­cio­nes de te­rri­to­rio que fue­ron se­pa­ra­das con la in­ten­ción de con­ser­var sec­to­res ex­tra­or­di­na­rios de la na­tu­ra­le­za ecua­to­ria­na. Aun­que en el pa­pel su­pe­ran el 20% de la su­per­fi­cie del país, mi­ne­ros, ma­de­re­ros, pe­tro­le­ros y otro gé­ne­ro de in­va­so­res han he­cho ese por­cen­ta­je mu­cho me­nor en la reali­dad. Dan­tas y ve­na­dos, chu­qui­ra­guas y ce­dros, ríos y pan­ta­nos de­be­rían po­der so­bre­vi­vir tran­qui­los e im­po­lu­tos en es­tos pe­que­ños re­duc­tos, lo úni­co y úl­ti­mo que les que­da, ya que el res­to ya­ce ba­jo el ce­men­to de las ciu­da­des o el ara­do de los agri­cul­to­res.

Sal­va­guar­dar es­tos va­lio­sos es­pa­cios tie­ne in­nu­me­ra­bles ven­ta­jas: son de­pó­si­tos ge­né­ti­cos don­de las es­pe­cies se man­tie­nen in­to­ca­das, bi­blio­te­cas abier­tas pa­ra las cien­cias y re­cur­so enor­me pa­ra el de­sa­rro­llo de com­po­nen­tes me­di­ci­na­les e in­dus­tria­les. En­tre los be­ne­fi­cia­rios de las áreas pro­te­gi­das es­tán cam­pe­si­nos, ciu­da­des y pue­blos que be­ben agua co­lec­ta­da en las re­ser­vas y res­pi­ran to­dos, ri­cos y po­bres, de de­re­cha o iz­quier­da, ai­re pro­du­ci­do en ellas.

Son tam­bién po­los de atrac­ción pa­ra el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal, a don­de acu­den sig­ni­fi­ca­ti­vas can­ti­da­des de per­so­nas en bus­ca de la aven­tu­ra y lo na­tu­ral, ca­rac­te­rís­ti­cas di­fí­ci­les de en­con­trar so­bre to­do en los paí­ses europeos, de don­de pro­vie­ne gran par­te de es­te tu­ris­mo que ali­men­ta las ren­tas del país. Ade­más hay un tu­ris­mo lo­cal, com­pues­to por gen­te que ama el de­por­te de aven­tu­ra, el ai­re li­bre, la ob­ser­va­ción de aves o la re­co­lec­ción de mor­ti­ños. Gen­te que pue­de apren­der de la na­tu­ra­le­za al es­tar en con­tac­to con ella. Mu­chos de ellos allí han en­ten­di­do que lo sal­va­je no so­lo exis­te en las pá­gi­nas de re­vis­tas ex­tran­je­ras y que es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra que se lo pro­pon­ga, sin im­por­tar su ni­vel de in­gre­sos. Es in­tere­san­te sa­ber que la ma­yo­ría de mon­ta­ñe­ros ecua­to­ria­nos, hoy y ayer, pro­vie­nen de la cla­se so­cio­eco­nó­mi­ca de la mi­tad pa­ra aba­jo, gen­te que ac­ce­de a las mon­ta­ñas in­clu­so ca­mi­nan­do, con equi­po ru­di­men­ta­rio pe­ro con es­pí­ri­tu de ven­cer cual­quier obs­tácu­lo con el uso de lo que la na­tu­ra­le­za le dio: su cuer­po y no su vehícu­lo.

En los úl­ti­mos tiem­pos, va­rias de nues­tras áreas pro­te­gi­das han su­fri­do in­ter­ven­cio­nes am­pa­ra­das en un fal­so ideal de pro­gre­so que ter­gi­ver­sa su más bá­si­ca esen­cia: ser zo­nas

El pai­sa­je del par­que na­cio­nal Co­to­pa­xi ha su­fri­do un cam­bio en su as­pec­to y tran­qui­li­dad. El go­bierno, en su afán de acer­car las áreas pro­te­gi­das a la ciu­da­da­nía y ma­si­fi­car las vi­si­tas, ha re­suel­to “me­jo­rar” las vías de in­gre­so.

de con­ser­va­ción y de es­par­ci­mien­to es­pe­cial. El par­que na­cio­nal Ya­su­ní, pe­se a la in­ten­sa cam­pa­ña pa­ra su su­pues­ta con­ser­va­ción, tie­ne ya den­tro de sus lin­de­ros com­pa­ñías pe­tro­le­ras que ca­da día ex­pan­den sus ten­tácu­los pa­ra per­fo­rar sus en­tra­ñas. Las ca­noas que trans­por­tan a tu­ris­tas y lu­ga­re­ños por el río Na­po se cru­zan con enor­mes bar­ca­zas con apa­ra­tos pa­ra más per­fo­ra­cio­nes, to­rres y cam­pa­men­tos. Si bien es­ta ma­qui­na­ria no aso­ma en los bro­chu­res del país que “ama la vi­da”, nues­tros me­jo­res y más ba­ra­tos pu­bli­cis­tas, los tu­ris­tas que re­gre­sa­rán a sus tie­rras, la ob­ser­van to­dos los días en la vi­da real.

El Co­to­pa­xi es un em­ble­ma de la ecuatorianidad, vi­gía de la ca­pi­tal e imán de mon­ta­ñe­ros ex­tran­je­ros que du­ran­te la tem­po­ra­da suben a su cum­bre en nú­me­ro tal que, en las no­ches, sus lin­ter­nas ase­me­jan lar­gas fi­las de pe­ni­ten­tes en pro­ce­sión. De mon­ta­ñe­ros y pa­sean­tes na­cio­na­les tam­bién, gen­te que gra­cias a los pá­ra­mos vas­tos de es­te vol­cán pu­do co­no­cer la na­tu­ra­le­za en los pro­pios tér­mi­nos de se­me­jan­te an­fi­trión, com­pa­trio­tas que en­con­tra­ron en el Co­to­pa­xi la puer­ta pa­ra re­gre­sar, si­quie­ra por mo­men­tos, al mun­do del cual na­ci­mos y al que de mu­chas ma­ne­ras to­da­vía per­te­ne­ce­mos, del cual aho­ra, en la ciu­da­des caó­ti­cas y des­or­de­na­das, de­fi­ci­ta­rias en áreas ver­des, es­ta­mos tan ale­ja­dos.

Por su­pues­to, ac­ce­der a los pá­ra­mos y sel­vas de nues­tra geo­gra­fía im­pli­ca cier­to es­fuer­zo e in­co­mo­di­dad. De eso mis­mo se tra­ta. Es una par­te in­trín­se­ca de la na­tu­ra­le­za. De no, ha­ga­mos no­más tu­ris­mo a Dis­ney. Las en­se­ñan­zas que la na­tu­ra­le­za nos pue­de dar, so­bre to­do a la gen­te ur­ba­na, im­pli­ca un mí­ni­mo de ho­nes­ti­dad al ac­ce­der a ella. El ejer­ci­cio, el frío, la llu­via, la al­tu­ra y la fal­ta de oxí­geno son le­yes na­tu­ra­les; mu­cho per­de­mos es­qui­ván­do­las. Ya las evi­ta­mos en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. No lo ha­ga­mos en es­tos po­cos re­duc­tos don­de de­be­mos man­te­ner­las y apre­ciar­las.

Pe­se a te­ner unas ciu­da­des con su­per­fi­cies de áreas ver­des muy por de­ba­jo de lo acon­se­ja­do, he­mos em­pe­za­do a ur­ba­ni­zar in­clu­so nues­tras re­ser­vas na­tu­ra­les. La ca­rre­te­ra que se cons­tru­yó en el Co­to­pa­xi es un tre­men­do des­pro­pó­si­to. Los trac­to­res y obre­ros que la abrie­ron lo­gra­ron con gran éxi­to es­pan­tar la es­ca­sa fau­na to­da­vía exis­ten­te. Los ani­ma­les que en esos pa­ra­jes ha­bi­tan en­con­tra­rán en el trá­fi­co au­men­ta­do en can­ti­dad y velocidad mo­ti­vo pa­ra aban­do­nar la zo­na y en la vía am­plia­da un obs­tácu­lo pa­ra cru­zar de un la­do al otro, a ries­go de que al ha­cer­lo sean atro­pe­lla­dos. Es­tos pro­ble­mas no se sub­sa­na­rán con pa­sos pea­to­na­les, ni se­má­fo­ros, ni lí­mi­tes de velocidad que, aun­que exis­tan, se­rán de di­fí­cil apli­ca­ción. Quie­nes allá acu­di­mos en bus­ca de paz, so­sie­go, aven­tu­ra y na­tu­ra­le­za, ten­dre­mos que con­for­mar­nos con per­der esos atri­bu­tos de nues­tras vi­si­tas pa­ra ha­cer lu­gar al avan­ce del su­pues­to pro­gre­so. Co­sa cu­rio­sa, pues en otras la­ti­tu­des se cui­da mu­cho, sal­vo si­tua­cio­nes ex­cep­cio­na­les, que la mo­der­ni­dad no in­va­da a los par­ques y re­ser­vas.

Los ci­clis­tas que ba­ja­ban las la­de­ras del vol­cán por ca­mi­nos len­tos de­be­rán, si es que lo si­guen ha­cien­do, cru­zar so­bre una ca­rre­te­ra más pe­li­gro­sa e im­per­so­nal. Los ac­ci­den­tes de trán­si­to, nor­ma­les en la red vial del país, in­va­di­rán los has­ta aho­ra re­la­ti­va­men­te pa­cí­fi­cos ca­mi­nos del par­que. ¿Y por qué pa­sa­rá así? pre­gun­ta­rá el lec­tor. ¿Por qué no va a pa­sar? –con­tes­to yo, si la in­di­fe­ren­cia a las le­yes y ac­ti­tu­des irres­pon­sa­bles no ce­sa­rán sim­ple­men­te por tra­tar­se de una re­ser­va. Gra­cias a la velocidad que per­mi­ten es­tas ex­ce­si­vas e inn­ce­sa­rias con­so­li­da­ción y am­plia­ción –me­nos mal la opo­si­ción ciu­da­da­na im­pi­dió la pa­vi­men­ta­ción que es­ta­ba planeada– las cir­cuns­tan­cias de quie­nes no es­tén en vehícu­lo mo­to­ri­za­do in­du­da­ble­men­te se com­pli­ca­rán.

Pe­ro la con­se­cuen­cia más gra­ve de es­ta “obra” es que nues­tra ni­ñez, la ge­ne­ra­ción con la res­pon­sa­bi­li­dad de en­men­dar nues­tros erro­res, irá a vi­si­tar el par­que y lo ve­rá co­mo una ex­ten­sión de la ciu­dad. Su­birá y ba­ja­rá vien­do el pai­sa­je por la ven­ta­na de un vehícu­lo, co­mo se ven otras imá­ge­nes su­per­fi­cia­les en la pan­ta­lla lu­mi­no­sa e irreal de la te­le­vi­sión, con po­ca in­ter­ac­ción y mí­ni­mo apren­di­za­je. En­ten­de­rá es­ta ju­ven­tud el men­sa­je sub­ya­cen­te: el del hom­bre so­bre la na­tu­ra­le­za, in­clu­so en los san­tua­rios su­pues­ta­men­te de­di­ca­dos a la tan men­ta­da Pa­cha­ma­ma.

Tan­ta pla­ta y ener­gía gas­ta­das pa­ra “bo­tar jo­dien­do” al­go que es­ta­ba muy bien

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.