Car­ta del edi­tor

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Los ecua­to­ria­nos tie­nen una ma­ca­bra cos­tum­bre: bau­ti­zar sus em­pren­di­mien­tos con el nom­bre de aque­llo que des­tru­yen o colonizan. Así, cuan­do un cen­tro co­mer­cial re­em­pla­za el cin­tu­rón ver­de ur­bano, se lo lla­ma sin pro­ble­mas “El Bos­que”, y si una ur­ba­ni­za­ción ocu­pa una ar­bo­le­da se­rá bau­ti­za­da co­mo “Los Sau­ces”, “Los Ála­mos” o sim­ple­men­te “Laar­bo­le­da”.

Los ca­sos nom­bra­dos po­drían ver­se co­mo una for­ma de ci­nis­mo, una os­ten­ta­ción de la fal­ta que pro­cla­ma an­te los de­más el po­der e in­mu­ni­dad del os­ten­ta­dor, co­mo una ce­le­bra­ción pom­po­sa del pri­mer mal­ha­bi­do mi­llón o un ho­me­na­je pú­bli­co al pri­mo sin­ver­güen­za.

Hay, sin em­bar­go, iro­nías más si­nies­tras que exi­gen ex­pli­ca­cio­nes an­tro­po­ló­gi­cas o en el cam­po de la psi­quia­tría cul­tu­ral. Tal es el ca­so de las lo­ca­li­da­des que adop­tan el nom­bre de aque­llo que han des­pla­za­do, diez­ma­do o ex­ter­mi­na­do. La va­rie­dad más dra­má­ti­ca es la del cam­po pe­tro­le­ro Te­te­te, es­ta­ble­ci­do en 1980 por Te­xa­co en las ca­be­ce­ras del río Cu­ya­beno. Los te­te­tes fue­ron un pue­blo diez­ma­do por los cau­che­ros a prin­ci­pios de si­glo XX a quie­nes la co­lo­ni­za­ción pe­tro­le­ra re­ma­tó; la úl­ti­ma vez que al­guien los vio fue en 1973.

Las va­ria­cio­nes abun­dan. San­to Do­min­go de los Co­lo­ra­dos se lla­mó la ciu­dad que des­pla­zó a ese gru­po; se la re­bau­ti­zó de los Tsá­chi­las, con cor­te­sía ejem­plar. El pro­yec­to que aca­ba­rá con los pá­ra­mos de Quim­sa­co­cha, alar­dea ese mis­mo nom­bre.

En el ca­so de la vía Au­ca que pe­ne­tra el te­rri­to­rio wao, el nom­bre lo adop­ta el dis­po­si­ti­vo ex­ter­mi­na­dor. Cons­trui­da en los se­ten­ta por Te­xa­co, es em­ble­má­ti­ca de las pre­sio­nes que arrin­co­nan a los wao­ra­ni que han re­cha­za­do asi­mi­lar­se a la so­cie­dad na­cio­nal. Mi­la­gros Agui­rre, en su no­ta, ana­li­za la dra­má­ti­ca si­tua­ción que esas pre­sio­nes im­po­nen hoy a los ta­gae­ri-ta­ro­me­na­ni. “Ta­ro­me­na­ni” o “Ta­gae­ri” po­drían ser los nom­bres apro­pia­dos, ba­jo nues­tra tru­cu­len­ta tra­di­ción, pa­ra la ca­rre­te­ra que Pe­troa­ma­zo­nas cons­tru­ye blo­que 31 aden­tro, jun­to al mi­to­ló­gi­co ITT.

Las vías en el Ya­su­ní amen­zan ade­más a la fau­na úni­ca del par­que. San­tia­go Es­pi­no­sa nos des­cu­bre la his­to­ria na­tu­ral del más es­plén­di­do de sus re­pre­sen­tan­tes –el ja­guar– y ba­sa­do en sus in­ves­ti­ga­cio­nes, nos ad­vier­te de los ries­gos que la pro­fun­di­za­ción del ex­trac­ti­vis­mo plan­tea pa­ra la per­sis­ten­cia de sus po­bla­cio­nes en el país.

Se­rá otra bur­la san­grien­ta: sa­cri­fi­car al ja­guar pa­ra que los ale­ma­nes nos lla­men así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.