Aco­so a los ta­gae­ri-ta­ro­me­na­ni

el gru­po que desafía al mo­de­lo

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Mi­la­gros Agui­rre

A la luz de los re­cien­tes acon­te­ci­mien­tos en­tre in­dí­ge­nas wao­ra­ni y sus ve­ci­nos en ais­la­mien­to, Mi­la­gros Agui­rre re­fle­xio­na acer­ca de las pre­sio­nes que se cier­nen so­bre es­tos pue­blos y las con­se­cuen­cias en su sub­sis­ten­cia y de­re­cho a de­ci­dir su des­tino.

¿To­da­vía se creen el cuen­to de que hay gru­pos no con­tac­ta­dos en la sel­va ecua­to­ria­na? Es­tán sien­do con­tac­ta­dos de la peor ma­ne­ra: con ba­la U –de ca­ra­bi­nas ca­li­bre 22 o, quién sa­be, con fu­sil. Es­tán sien­do con­tac­ta­dos con avio­ne­tas y he­li­cóp­te­ros que lan­zan ob­je­tos, que les re­sul­tan mor­tí­fe­ros, so­bre sus ca­sas des­de quién sa­be cuán­do. Es de­cir, no so­lo que es­tán sien­do con­tac­ta­dos sino que es­tán sien­do per­se­gui­dos, aco­sa­dos y, fi­nal­men­te, muer­tos.

Eso es lo que nos in­di­can es­tos dos me­ses de zo­zo­bra des­de la muer­te de Om­pu­re y Bu­ga­ney, ocu­rri­da el 5 de mar­zo, has­ta la ma­tan­za ocu­rri­da vein­ti­cin­co días des­pués.

Los ta­gae­ri-ta­ro­me­na­ni re­sis­ten, a pe­sar del ase­dio. Es­tán atrin­che­ra­dos en­tre las vías pe­tro­le­ras y per­se­gui­dos por sus ve­ci­nos, en­tre ellos los wao­ra­ni, a quie­nes la so­cie­dad oc­ci­den­tal les ha da­do la ca­te­go­ría de pro­tec­to­res, ig­no­ran­do que se tra­ta de dos gru­pos dis­tin­tos que se te­men mu­tua­men­te.

De vez en cuan­do los ta­gae­ri-ta­ro­me­na­ni nos sor­pren­den. Apa­re­cen. Se re­be­lan. Y po­nen en ja­que a las au­to­ri­da­des, quie­nes se han em­pe­ña­do en ocul­tar su exis­ten­cia. Po­nen en ja­que a to­do un mo­de­lo eco­nó­mi­co y al de­sa­rro­llo. Desafían las le­yes. Rom­pen con los ta­bús. Con sus lan­zas mar­can te­rri­to­rio, no sa­ben otra for­ma. La so­cie­dad oc­ci­den­tal no sa­be qué ha­cer con ellos. No en­cuen­tra for­mas efi­ca­ces de pro­tec­ción.

La Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) dic­tó en 2006 unas me­di­das cau­te­la­res pa­ra la pro­tec­ción de pue­blos ais­la­dos. Es de­cir, le pi­dió al es­ta­do que pro­te­ja a es­tos pue­blos por­que era su res­pon­sa­bi­li­dad. El enun­cia­do es un mar­co ge­ne­ral de pro­tec­ción. Tam­bién es­tán las di­rec­tri­ces de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la pro­tec­ción de pue­blos en ais­la­mien­to. Y la cons­ti­tu­ción de la re­pú­bli­ca de 2008 en la que, por pri­me­ra vez, se ha­bla de es­tos pue­blos y se re­co­no­ce su exis­ten­cia.

El es­ta­do ha to­ma­do al­gu­nas me­di­das, so­bre to­do en el pa­pel. Por ejem­plo, lan­zó con bom­bos y pla­ti­llos su po­lí­ti­ca na­cio­nal de pue­blos ais­la­dos. Eso fue un gran avan­ce.

Co­mo la cons­ti­tu­ción, que fue otro avan­ce. Se creó una es­ta­ción de mo­ni­to­reo pa­ra la zo­na in­tan­gi­ble y se han con­tra­ta­do mo­ni­to­res. Evi­den­te­men­te, no ha si­do su­fi­cien­te si lo que te­ne­mos es un mon­tón de muer­tos an­tes y des­pués de que se otor­ga­ron di­chas me­di­das. Al­go no se ha he­cho bien.

El plan de me­di­das cau­te­la­res no tie­ne au­to­no­mía ni po­der ni in­de­pen­den­cia. No tie­ne cier­tas “com­pe­ten­cias”; ni si­quie­ra re­cur­sos su­fi­cien­tes. Cuan­do ma­ta­ron, en 2009, a tres per­so­nas jun­to a un po­zo pe­tro­le­ro en un ca­mino ve­ci­nal, y se de­cía y aler­ta­ba des­de el mi­nis­te­rio del Am­bien­te que ha­bía pre­sen­cia de es­tos pue­blos en un cam­po lla­ma­do Ar­ma­di­llo, el mi­nis­te­rio de Re­cur­sos No Re­no­va­bles de­cía que no era cier­to, que es­tos pue­blos eran un in­ven­to eco­lo­gis­ta. Cuan­do se aler­ta­ba la pre­sen­cia de es­tos pue­blos en el blo­que 31, des­de el mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia se res­pon­día que eso le com­pe­te al mi­nis­te­rio de Re­cur­sos No Re­no­va­bles. Cuan­do se de­nun­cia­ba el pro­ble­ma de en­tre­ga de tí­tu­los de tie­rras a co­lo­nos, kich­wa o sh­war, den­tro del te­rri­to­rio wao y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.