Re­cha­zo a la mi­ne­ría en el no­roc­ci­den­te

Ecuador Terra Incognita - - CORREO -

Les fe­li­ci­to por la gran la­bor que ha­cen al di­fun­dir te­mas so­cio­am­bien­ta­les y cul­tu­ra­les que, la­men­ta­ble­men­te, es­ca­pan del in­te­rés de la ma­yo­ría de me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Me gus­ta­ría que la re­vis­ta in­ves­ti­ga­ra so­bre la po­ten­cial ac­ti­vi­dad de mi­ne­ría me­tá­li­ca en el no­roc­ci­den­te del país, co­mo ejem­plo de lo que es­tá su­ce­dien­do. Co­mo ha­bi­tan­te del sec­tor ru­ral del dis­tri­to me­tro­po­li­tano de Qui­to (DMQ) me en­cuen­tro pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­do ya que ac­tual­men­te en­fren­ta­mos una épo­ca de mu­cha ma­lin­for­ma­ción res­pec­to a es­ta ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va. Re­cien­te­men­te se ha apro­ba­do una re­for­ma a la ley de Mi­ne­ría que, se­gún per­ci­bi­mos en nues­tra re­gión, ig­no­ra nues­tros de­re­chos hu­ma­nos y ablan­da las con­di­cio­nes pa­ra las em­pre­sas ex­trac­ti­vas. Es preo­cu­pan­te que la Em­pre­sa Na­cio­nal Mi­ne­ra es­té pro­cu­ran­do po­ner en mar­cha pro­yec­tos de mi­ne­ría a gran es­ca­la en las zo­nas ru­ra­les del no­roc­ci­den­te del DMQ, zo­nas que re­cien­te­men­te fue­ron de­cla­ra­das áreas pro­te­gi­das por el mu­ni­ci­pio de Qui­to ba­jo la ca­te­go­ría de con­ser­va­ción y uso sus­ten­ta­ble. Es­ta de­cla­ra­to­ria ha su­ce­di­do por pe­di­do de las co­mu­ni­da­des que va­lo­ran e in­ten­tan pro­te­ger to­dos los atri­bu­tos de un ver­da­de­ro “buen vi­vir”. Es im­por­tan­te in­for­mar so­bre las con­se­cuen­cias y da­ños irre­ver­si­bles que pue­den cau­sar di­chos pro­yec­tos mi­ne­ros a las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y la bio­di­ver­si­dad del área.

El no­roc­ci­den­te es una re­gión prin­ci­pal­men­te agro­pe­cua­ria y tu­rís­ti­ca, con bos­ques que ge­ne­ran agua y per­mi­ten la pro­duc­ción de pa­ne­la or­gá­ni­ca, crian­za de ga­na­do de car­ne y le­che, ca­fé y ca­cao or­gá­ni­cos, y gran di­ver­si­dad de fru­tas tro­pi­ca­les que abas­te­cen a mer­ca­dos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. En la re­gión exis­ten más de seis mil es­pe­cies de ani­ma­les y plan­tas, in­clu­yen­do el oso de an­te­ojos, el pá­ja­ro pa­ra­guas, el ca­si ex­tin­to mono ara­ña, tu­ca­nes, ra­ni­tas de cris­tal y has­ta una la­gar­ti­ja ri­no­ce­ron­te. Por to­das es­tas ra­zo­nes, y so­bre to­do por­que la vo­lun­tad de los cam­pe­si­nos es man­te­ner su te­rri­to­rio li­bre de mi­ne­ría, es fun­da­men­tal

abrir los ojos an­te es­ta gra­ve pro­ble­má­ti­ca. Lo mis­mo sa­be­mos que su­ce­de en el sur del país, en co­mu­ni­da­des shuar que in­clu­so son ata­ca­das con la pre­ten­sión de que sal­gan de sus te­rri­to­rios an­ces­tra­les. ¿Qué pa­só con los de­re­chos de los pue­blos in­dí­ge­nas?

El Ecua­dor tie­ne un gran re­to: tras­cen­der más allá de las ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas. Qui­to pue­de em­pe­zar de­mos­tran­do que la mi­ne­ría me­tá­li­ca no trae­rá co­sas po­si­ti­vas, co­mo se nos quie­re ha­cer creer. ¿Có­mo es po­si­ble que se ha­ya prio­ri­za­do la apro­ba­ción de re­for­mas in­cons­ti­tu­cio­na­les a la ley de Mi­ne­ría, mien­tras la nue­va ley de Aguas si­gue es­tan­ca­da?

Ale­jan­dro So­lano, Pac­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.