Mu­ra nun­ka

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Un ar­chi­pié­la­go de ce­rros per­pen­di­cu­la­res se le­van­ta so­bre la sel­va de la cor­di­lle­ra del Cón­dor, emu­lan­do los enig­má­ti­cos te­pu­yes de Ve­ne­zue­la, Gu­ya­na y Brasil. Co­mo aque­llos, nos ex­pli­ca Fe­li­pe Se­rrano, es­tos al­ber­gan eco­sis­te­mas di­ver­sos y es­pe­cies que no se pue­den en­con­trar en nin­gún otro lu­gar.

Ha­ce más de 150 mi­llo­nes de años, to­da Amé­ri­ca for­ma­ba par­te de un úni­co y gran con­ti­nen­te lla­ma­do Pan­gea. En ese en­ton­ces, la ma­yor par­te del ac­tual Ecua­dor es­tu­vo ba­jo el mar. Tras mi­llo­nes de años de evo­lu­ción geo­ló­gi­ca del pla­ne­ta, la es­truc­tu­ra con­ti­nen­tal del Ecua­dor fue sur­gien­do, pe­ro la Ama­zo­nía per­ma­ne­ció mu­chos años más ba­jo el océano. Ha­ce unos 10 mi­llo­nes de años, las aguas se re­ti­ra­ron de la cuen­ca ama­zó­ni­ca, de­jan­do acu­mu­la­dos y ex­pues­tos de­pó­si­tos de dis­tin­tos se­di­men­tos ma­ri­nos; en­tre ellos, los ero­sio­na­dos de ro­cas are­nis­cas del es­cu­do gu­ya­nés, en el no­res­te de Su­da­mé­ri­ca. Es­tos se­di­men­tos fue­ron le­van­tán­do­se con el sur­gi­mien­to de la cor­di­lle­ra de los An­des ha­ce 5 mi­llo­nes de años, mol­dean­do así la mag­ní­fi­ca cor­di­lle­ra del Cón­dor.

La cuen­ca del río Nan­ga­rit­za, en­cla­ve aus­tral de la cor­di­lle­ra del Cón­dor, cons­ti­tu­ye un ex­tra­or­di­na­rio mu­seo na­tu­ral de la his­to­ria geo­ló­gi­ca su­da­me­ri­ca­na. Va­rias evi­den­cias prehis­tó­ri­cas son co­mu­nes en es­te valle si uno de­ci­de “bu­cear” a lo lar­go de los an­ti­guos le­chos ma­ri­nos aho­ra cu­bier­tos por exu­be­ran­tes bos­ques ama­zó­ni­cos. Por do­quier, fó­si­les de Am

mo­ni­tes (ex­tra­ños pa­rien­tes ex­tin­tos de los pul­pos, que es­tán cu­bier­tos de con­chas en es­pi­ral); in­men­sas pla­ta­for­mas de ca­li­zas frac­tu­ra­das for­man­do la­be­rin­tos y ca­ver­nas cu­bier­tas de sel­va; gi­gan­tes­cos em­bu­dos kárs­ti­cos (de ca­li­za) de cien­tos de hec­tá­reas, pa­re­ci­dos a crá­te­res vol­cá­ni­cos por don­de des­fo­ga­ron se­gu­ra­men­te las aguas ma­ri­nas; y, por si fue­ra po­co, las in­com­pa­ra­bles me­se­tas de are­nis­ca. Los pai­sa­jes del Nan­ga­rit­za pa­re­cen sa­li­dos de la ima­gi­na­ción de Ju­lio Ver­ne.

Mu­ra nun­ka: las me­se­tas de are­nis­ca de Nan­ga­rit­za Co­mo is­las emer­gen de la pla­ni­cie sel­vá­ti­ca las fan­tás­ti­cas me­se­tas de are­nis­ca en el valle del Nan­ga­rit­za. Pa­ra los shuar de la

re­gión, es­tas me­se­tas tie­nen nom­bre pro­pio, las lla­man mu­ra nun­ka. Tie­nen pa­re­des ca­si verticales y cum­bres pla­nas, que han si­do el mar­co per­fec­to pa­ra la evo­lu­ción de un ra­ro y úni­co eco­sis­te­ma. So­bre los sue­los áci­dos y muy po­bres de las cum­bres pla­nas de las me­se­tas, de­ri­va­dos de are­nas de sí­li­ce, cre­cen bos­ques de ár­bo­les enanos o ex­tra­ños pá­ra­mos dis­tin­tos a los pá­ra­mos an­di­nos co­no­ci­dos has­ta aho­ra por los ecó­lo­gos,

Las ca­rac­te­rís­ti­cas cum­bres ro­mas de las me­se­tas de are­nis­ca en la cor­di­lle­ra del Cón­dor, co­no­ci­das allí co­mo mu­ra nun­ka, cons­ti­tu­yen “is­las” que fa­vo­re­cen el de­sa­rro­llo de eco­sis­te­mas con al­to en­de­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.