El valle del Nan­ga­rit­za: mon­te y sel­va

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Juan F. Frei­le fo­tos: Mar­ti­na Avi­lés

Al sur de Za­mo­ra Chin­chi­pe dis­cu­rre el río Nan­ga­rit­za. Es un río de mon­ta­ña que, tras cru­zar la cor­di­lle­ra del Cón­dor, se en­tre­ga al ama­zó­ni­co Za­mo­ra. Juan Frei­le nos lle­va a re­co­rrer las co­mu­ni­da­des shuar que ha­bi­tan sus ori­llas y sus es­plén­di­dos pai­sa­jes.

Do­min­go 16 de sep­tiem­bre, no­che. Ha­ce po­co más de un día es­tá­ba­mos en el al­to Nan­ga­rit­za; aho­ra es­toy en mi ca­sa, so­lo y pen­san­do, ima­gi­nan­do có­mo se­ría tiem­po atrás to­do aque­llo que vi. Ima­gi­nan­do a do­ña Jo­se­fi­na Wa­cha­pá ca­mino a la aja, la huer­ta shuar, a ro­zar montes, co­se­char, plan­tar y en­se­ñar a sus hi­jas a tra­ba­jar su pro­pia aja. Y así, pen­san­do ca­si en voz al­ta pa­ra aco­mo­dar en la ca­be­za las mu­chas imá­ge­nes y vi­ven­cias que tra­je del Nan­ga­rit­za, me de­jo lle­var por el sue­ño. Mar­tes 11, no­che. Apar­te de un cie­lo es­tre­lla­dí­si­mo, el res­to del entorno no se ve. Los so­ni­dos de la sel­va, co­mo te­lón de fon­do de nues­tras con­ver­sa­cio­nes, me di­bu­jan el pai­sa­je que me de­ja­ra bo­quia­bier­to tiem­po atrás, cuan­do an­du­ve por es­tas tie­rras. A nues­tra iz­quier­da co­rre el río Nan­ga­rit­za, de­trás su­yo se le­van­tan los ce­rros. A la de­re­cha cru­za el ca­rre­te­ro que nos tra­jo. Los si­guien­tes cua­tro días re­co­rre­re­mos la re­gión de la­do a la­do pro­cu­ran­do lle­nar­nos los sen­ti­dos con to­do lo que brin­da el al­to Nan­ga­rit­za: una ex­cep­cio­nal bio­di­ver­si­dad y la mi­le­na­ria cul­tu­ra shuar.

Es­ta­mos aquí por in­vi­ta­ción de Na­tu­ra­le­za y Cul­tu­ra In­ter­na­cio­nal (NCI), or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal que tra­ba­ja en la zo­na des­de ha­ce cua­tro años apo­yan­do la le­ga­li­za­ción de tie­rras co­mu­ni­ta­rias y la pro­tec­ción de bos­ques. NCI no es la pri­me­ra ni se­rá la úl­ti­ma or­ga­ni­za­ción que pro­cu­re ser par­te de es­te pai­sa­je fan­tás­ti­co. En­ti­da­des es­ta­ta­les y ONG han in­ter­ve­ni­do en la zo­na de­jan­do co­mo he­ren­cia cen­tros de cui­da­do in­fan­til, es­cue­las, dis­pen­sa­rios mé­di­cos, cur­sos y ca­pa­ci­ta­cio­nes, pro­yec­tos de re­fo­res­ta­ción y pla­nes de ma­ne­jo –que no siem­pre atien­den las ne­ce­si­da­des iden­ti­fi­ca­das por los shuar. La be­lle­za es­cé­ni­ca, la abun­dan­cia (otro­ra) de ma­de­ras fi­nas, la ri­que­za mi­ne­ral del sub­sue­lo, su bio­di­ver­si­dad, la cer­ca­nía con el Pe­rú, la cul­tu­ra shuar, el evan­ge­lio y los ava­ta­res del des­tino han atraí­do a los más va­ria­dos vi­si­tan­tes. Mu­chos se han que­da­do.

La no­che trans­cu­rre en Yan­kuam (ver ma­pa, pág. 43). Char­la­mos so­bre los orí­ge­nes geo­ló­gi­cos del Nan­ga­rit­za y acer­ca de la va­ria­da pro­ble­má­ti­ca so­cial, eco­nó­mi­ca, am­bien­tal y cul­tu­ral de la re­gión. Des­de el nor­te apre­mia la mi­ne­ría de gran es­ca­la y la ca­rre­te­ra ex­tien­de la fron­te­ra de co­lo­ni­za­ción; des­de aden­tro se de­rra­ma la sa­via de ce­dros, juan­co­lo­ra­dos, co­pa­les, lau­re­les, al­men­dros, llo­ra­san­gres y otras ma­de­ras pre­cia­das (un 3% de de­fo­res­ta­ción anual, se­gún Fe­li­pe Se­rrano, de NCI).

Miér­co­les 12, tar­de. Nos ba­ña­mos en el Num­pa­ta­kai­me. El día fue mo­vi­do y, co­mo se di­ce co­mún­men­te, lar­go. Es­ta­mos a ori­llas de la co­mu­ni­dad de Ya­yu, no muy le­jos de don­de se cons­trui­rá un puen­te de con­cre­to que per­mi­ti­rá con­ti­nuar con la ca­rre­te­ra que den­tro de unos me­ses atra­ve­sa­rá to­do el valle del Nan­ga­rit­za.

Em­pe­za­da la no­che nos sen­ta­mos en la an­te­sa­la abier­ta de la ca­sa de Me­la­nia An­kuash. Me­la­nia es ma­má y di­ri­gen­te po­lí­ti­ca con igual pa­sión. Apren­dió a re­zon­gar des­de los do­ce años acom­pa­ñan­do a su pa­pá a se­sio­nes co­mu­ni­ta­rias; a los ca­tor­ce se ins­cri­bió co­mo co­mu­ne­ra y a los die­cio­cho la eli­gie­ron sín­di­ca de Ya­yu, lo que equi­va­le a de­cir pre­si­den­ta. Aho­ra es vo­cal de la jun­ta pa­rro­quial de Nue­vo Pa­raí­so. Des­de ahí tra­ba­ja por la va­lo­ri­za­ción de su cul­tu­ra, pro­cu­ran­do a la vez aten­der las ne­ce­si­da­des de las diez co­mu­ni­da­des que in­te­gran la aso­cia­ción shuar Ta­yunts. Lo jo­di­do,

ex­pli­ca Me­la­nia, es que las co­mu­ni­da­des pi­den pri­me­ro las can­chas, la in­fra­es­truc­tu­ra co­mu­ni­ta­ria y la via­li­dad, en­ton­ces no es fá­cil ha­blar­les de for­ta­le­cer iden­ti­dad y va­lo­rar su cul­tu­ra. Tam­po­co es sen­ci­llo dis­cu­tir –y con­sen­suar– en asam­blea te­mas co­mo la so­brex­plo­ta­ción de ma­de­ra, por­que mu­chos vi­ven de ello. Hay acuer­dos bá­si­cos, eso sí.

Pa­ra Me­la­nia, uno de los acuer­dos más im­por­tan­tes fue dar­le la es­pal­da a la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra que em­pe­zó a aso­mar sus na­ri­ces en la zo­na, pe­se a que al­gu­nos com­pa­ñe­ros vi­ven de mi­nar oro en el río. La trá­gi­ca his­to­ria de Con­güi­me, unos ki­ló­me­tros más al nor­te, fue de­ter­mi­nan­te en su decisión: de­te­rio­ro am­bien­tal, pis­ci­nas tó­xi­cas a cie­lo abier­to, es­pe­cu­la­ción en el pre­cio de la tie­rra, ri­que­za efí­me­ra, vio­len­cia, gen­te des­pla­za­da. To­do es­to le ocu­rrió a Con­güi­me en dos años o me­nos; la aso­cia­ción Ta­yunts no quie­re ni ima­gi­nár­se­lo en sus tie­rras. Me­nos mal.

An­tes de lle­gar a Ya­yu pa­sa­mos por Nue­vo Pa­raí­so, ca­be­ce­ra pa­rro­quial de dos años de edad que lle­va, em­pe­ro, mu­chos años aquí asen­ta­da co­mo cen­tro po­bla­do. A me­dio­día Nue­vo Pa­raí­so ar­de ba­jo el zinc. A la dis­tan­cia so­bre­sa­len los ce­rros bos­co­sos, mien­tras un gorrión ama­zó­ni­co dispu­ta el es­pa­cio so­no­ro con las ba­cha­tas de mo­da y las voces de una de­ce­na de aves ca­ri­ca­tu­ri­za­das en la pe­lí­cu­la Río, pro­yec­ta­da pa­ra dis­trac­ción de ni­ños y gran­des a la ho­ra del al­muer­zo. Nue­vo Pa­raí­so es­tá aún más cer­ca del fu­tu­ro puen­te, y el ca­rre­te­ro la cru­za­rá. Jue­ves 13, me­dio­día. Aque­llo de ba­jar y su­bir por el río car­gan­do los pro­duc­tos de la tie­rra y lle­van­do ví­ve­res y com­bus­ti­ble ha­cia las co­mu­ni­da­des no siem­pre es fac­ti­ble. A ve­ces, los ríos no de­jan.

Des­de Ya­yu re­mon­ta­mos el Nan­ga­rit­za pa­ra pa­sar la no­che en la re­mo­ta co­mu­ni­dad de Saa­ren­t­sa (que quie­re di­cer “río cris­ta­lino”). Mas el Num­pa­ta­kai­me no qui­so que pa­sá­ra­mos de Ya­wi. Allí en­con­tra­mos po­cas mu­je­res y al­gu­nos ni­ños. Los hom­bres ha­bían subido, bo­gan­do y a pie, ha­cia Saa­ren­t­sa a tra­ba­jar en la min­ga pa­ra me­jo­rar el ca­mino pú­bli­co pa­ra­le­lo al río. La min­ga –en shuar se di­ce ta­kat, que sig­ni­fi­ca tra­ba­jo– ya no es prác­ti­ca co­mún en la zo­na, se­gún con­tó ano­che Me­la­nia, por­que la gen­te pre­fie­re tra­ba­jar por un jor­nal dia­rio.

No obs­tan­te, es­te día fue de min­ga en Ya­wi. La co­mu­ni­dad nos re­ci­bió mien­tras es­cam­pa­ba la llu­via de me­dio­día y el cie­lo nos re­ga­ló una tar­de de sol, con nin­gu­na nu­be in­te­rrum­pién­do­nos la vis­ta del sor­pren­den­te per­fil de los montes de es­ta re­gión. En na­da se pa­re­cen a los An­des nues­tros de ca­da día. Sus cum­bres ro­mas, sus fi­los ca­si pla­nos y sus ta­lu­des verticales se yer­guen de­ce­nas

de me­tros per­pen­di­cu­la­res so­bre la sel­va, des­en­ca­jan­do al ojo acos­tum­bra­do a tra­zar lí­neas obli­cuas pa­ra di­bu­jar mon­ta­ñas.

Jo­sé y So­le­dad Tan­do pi­lo­tea­ron la ca­noa de re­gre­so a Ya­yu, don­de pa­sa­ría­mos una se­gun­da no­che. Jo­sé iba al mo­tor y So­le­dad a la pa­lan­ca pa­ra es­qui­var ro­cas y evi­tar va­ra­mien­tos. A mi­tad de ca­mino vi­si­ta­mos la ca­sa de Vi­cen­te Wam­pach, una de las quin­ce úl­ti­mas mo­ra­das shuar to­da­vía ha­bi­ta­das. Aso­ma­dos a la ca­sa de don Vi­cen­te –que es co­mo aso­mar­se a su al­ma, se­gún di­je­ra el es­cri­tor por­tu­gués Raul Bran­dão– apren­di­mos de Jo­sé que cons­truir una de es­tas ca­sas to­ma­ba dos me­ses, que la co­se­cha de las ho­jas de pal­mas (lla­ma­das am­pa­kay y te­re­na) pa­ra el te­cho de­be ha­cer­se en lu­na lle­na, que du­ran­te los pri­me­ros dos me­ses de vi­da de la ca­sa se prac­ti­ca­ban ayu­nos de se­xo y de cier­tas co­mi­das, y que hom­bres y mu­je­res ocu­pa­ban ro­les y es­pa­cios muy di­fe­ren­cia­dos en la ca­sa y en la vi­da tra­di­cio­nal shuar.

Pá­gi­nas an­te­rio­res: Río Num­pa­ta­kai­me. Arri­ba: Co­mu­ni­dad de Ya­yu.

Co­mu­ni­dad de Wam­pias­huk.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.