Pe­que­ñas fin­cas y de­fo­res­ta­ción

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Fi­lip­po Del Gat­to

La idea de la de­fo­res­ta­ción evo­ca la ima­gen del cam­pe­sino co­lono. Con ba­se en re­cien­tes es­tu­dios, Fi­lip­po Del Gat­to ex­pli­ca que los fin­que­ros sue­len ser bue­nos ad­mi­nis­tra­do­res de los re­ma­nen­tes bos­co­sos de sus fin­cas.

Aprin­ci­pios de la dé­ca­da de 1970, la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras que se aden­tra­ban ha­cia la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na fo­men­tó la lle­ga­da pro­gre­si­va de co­lo­nos pro­ve­nien­tes des­de la Sie­rra y la Cos­ta del país. En el cur­so de po­cos años, las áreas has­ta en­ton­ces reivin­di­ca­das por los in­dí­ge­nas ama­zó­ni­cos em­pe­za­ron a col­mar­se de in­ci­pien­tes re­cin­tos, pue­blos y pe­que­ñas ciu­da­des, mien­tras a la ve­ra de los ca­rre­te­ros se es­ta­ble­cían fin­cas agrí­co­las de di­ver­sas ex­ten­sio­nes. Es­te flu­jo de co­lo­nos cam­pe­si­nos y al­gu­nos gran­des ha­cen­da­dos es­ti­mu­ló, a su vez, un fren­te de “co­lo­ni­za­ción in­dí­ge­na”: fa­mi­lias de las pro­pias na­cio­na­li­da­des ama­zó­ni­cas que se des­pla­za­ban ha­cia áreas con ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de tie­rra o que bus­ca­ban ex­pan­dir su pre­sen­cia en sus te­rri­to­rios an­ces­tra­les pa­ra im­pe­dir la apro­pia­ción de tie­rras por par­te de los fo­rá­neos. Ba­jo la in­fluen­cia de la co­lo­ni­za­ción, mu­chas co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas tam­bién adop­ta­ron la sub­di­vi­sión de ex­ten­sos te­rri­to­rios en pe­que­ñas fin­cas fa­mi­lia­res, al es­ti­lo de los co­lo­nos. Tras es­tos pro­ce­sos, par­te de la re­gión ama­zó­ni­ca que­dó frag­men­ta­da en pe­que­ñas par­ce­las, pro­pie­dad de mi­les de cam­pe­si­nos, tan­to co­lo­nos co­mo in­dí­ge­nas. Se­gún da­tos del cen­so na­cio­nal agro­pe­cua­rio, ha­cia el año 2000 exis­tían más de 45 mil fin­cas en las seis pro­vin­cias de la re­gión.

De es­ta rá­pi­da co­lo­ni­za­ción, au­pa­da por una re­for­ma agraria que pro­mo­vía la con­ver­sión de bos­ques na­tu­ra­les en “tie­rras tra­ba­ja­das”, se de­ri­vó la creen­cia de que los co­lo­nos eran au­tén­ti­cos “tra­ga­bos­ques”. No obs­tan­te, y aun­que a mu­chos les cues­te creer­lo, la reali­dad es dis­tin­ta: la ma­yo­ría de pe­que­ños agri­cul­to­res to­da­vía cuen­ta con un ele­va­do por­cen­ta­je de bos­ques en sus tie­rras, in­clu­so trein­ta años des­pués de ha­ber lle­ga­do. El mis­mo cen­so agro­pe­cua­rio ci­ta­do mues­tra que ca­si el 80% de las fin­cas re­gis­tra­das aún te­nían una co­ber­tu­ra par­cial de bos­ques. Ade­más de pro­por­cio­nar ac­ce­so a bie­nes de sub­sis­ten­cia (le­ña, me­di­ci­nas, ali­men­tos), los bos­ques con­tri­bu­yen de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a los in­gre­sos eco­nó­mi­cos de las fa­mi­lias cam­pe­si­nas por la ven­ta de pro­duc­tos fo­res­ta­les, en par­ti­cu­lar ma­de­ra, y por el em­pleo ge­ne­ra­do du­ran­te su ex­trac­ción y trans­por­te. La ven­ta de ma­de­ra, in­clu­so en con­di­cio­nes de ne­go­cia­ción des­fa­vo­ra­bles, pue­de ge­ne­rar in­gre­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos cuan­do otras opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo son es­ca­sas y mal pa­ga­das. En con­se­cuen­cia, si bien exis­te li­mi­ta­da ex­trac­ción de ma­de­ra a es­ca­la in­dus­trial en la re­gión ama­zó­ni­ca del Ecua­dor, el ase­rra­do con mo­to­sie­rra es co­mún y se pro­du­ce tan­to en las fin­cas de los co­lo­nos co­mo en tie­rras in­dí­ge­nas. A pe­sar de su im­por­tan­cia, se co­no­ce po­co de las cau­sas y

con­se­cuen­cias de la ex­trac­ción de ma­de­ra a pe­que­ña es­ca­la –desa­rro­lla­da por cam­pe­si­nos co­lo­nos e in­dí­ge­nas– en la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na. En un es­tu­dio del Cen­tro pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Fo­res­tal In­ter­na­cio­nal (CIFOR, en in­glés) rea­li­za­do en Ore­lla­na en 2012, se en­con­tró que 81 fa­mi­lias de 120 en­tre­vis­ta­das, per­te­ne­cien­tes a cin­co co­mu­ni­da­des de co­lo­nos, dos kich­was y dos shuar, ob­te­nían in­gre­sos eco­nó­mi­cos im­por­tan­tes de la ma­de­ra. Los ré­di­tos ge­ne­ra­dos por es­ta ac­ti­vi­dad al­can­za­ban ca­si la mi­tad de sus in­gre­sos to­ta­les anua­les, prin­ci­pal­men­te por la ex­trac­ción y ven­ta de ma­de­ra, pe­ro tam­bién a tra­vés del tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do co­mo arrie­ros o mo­toa­se­rra­do­res. A fi­na­les del si­glo XX, mu­chas fa­mi­lias cam­pe­si­nas de Ore­lla­na se vol­ca­ron al cul­ti­vo del ca­fé. Su de­pen­den­cia de es­te pro­duc­to les vol­vió vul­ne­ra­bles a la caí­da de su pre­cio in­ter­na­cio­nal, ha­ce po­co más de una dé­ca­da; el cul­ti­vo de ca­fé en la re­gión se re­du­jo y, en con­se­cuen­cia, los in­gre­sos eco­nó­mi­cos pa­ra quie­nes lo cul­ti­va­ban. En es­tas cir­cuns­tan­cias,

la ex­trac­ción de ma­de­ra ad­qui­rió ma­yor re­le­van­cia pa­ra su sub­sis­ten­cia. Al mis­mo tiem­po, a me­di­da que se ago­ta­ban ár­bo­les de al­to va­lor co­mer­cial, co­mo el ce­dro amar­go ( Ce­dre­la odo­ra­ta), el mercado fo­res­tal se ex­pan­dió ha­cia otras es­pe­cies, in­cre­men­tan­do así la ofer­ta de “nue­vas” ma­de­ras co­mer­cia­les pro­ve­nien­tes de las fin­cas. El ci­ta­do es­tu­dio en­con­tró que exis­ten no­ta­bles di­fe­ren­cias en la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos fo­res­ta­les. Aun­que es co­mún la creen­cia de que las fa­mi­lias po­bres ex­traen más re­cur­sos na­tu­ra­les de­bi­do a una su­pues­ta ma­yor ne­ce­si­dad de in­gre­sos eco­nó­mi­cos, los da­tos arro­ja­dos en es­ta in­ves­ti­ga­ción con­tra­di­cen tal su­po­si­ción. De he­cho, el nú­me­ro de fa­mi­lias más “ri­cas” (en tér­mi­nos mo­ne­ta­rios y bie­nes

La de­fo­res­ta­ción avan­za a pa­sos de gi­gan­te en la Ama­zo­nía bra­si­le­ña; las au­to­ri­da­des de aquel país es­ti­man un cre­ci­mien­to de 28% en la ta­sa de pér­di­da de bos­que en ape­nas un año (2012-2013).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.