Pa­gar pa­ra con­ser­var

¿có­mo fun­cio­na So­cio Bos­que?

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Me­lis­sa Mo­reano

Los pa­gos por con­ser­va­ción de bos­que son pro­mo­vi­dos des­de el es­ta­do. Un aná­li­sis de Me­lis­sa Mo­reano acla­ra có­mo fun­cio­nan So­cio Bos­que y los me­ca­nis­mos REDD+.

Ce­rre­mos los ojos por un mo­men­to e ima­gi­ne­mos los exu­be­ran­tes bos­ques tro­pi­ca­les ama­zó­ni­cos o del Cho­có, de gran­des ár­bo­les de ho­jas an­chas. Aho­ra, los bos­ques an­di­nos de tron­cos re­tor­ci­dos ba­jo el pe­so de mus­gos, he­le­chos, or­quí­deas y bro­me­lias. Por úl­ti­mo, los vas­tos pá­ra­mos que se pier­den en la dis­tan­cia. ¿Cuán­to di­ne­ro re­pre­sen­tan? ¿El va­lor de los ár­bo­les es ma­yor así, de pie co­mo al­ber­gue pa­ra ani­ma­les, o co­mo ma­de­ra pa­ra com­bus­ti­ble o mue­bles? ¿La pa­ja y las al­moha­di­llas del pá­ra­mo va­len más que las re­pre­sas o mi­nas que se pue­dan ins­ta­lar en ellos?

La economía am­bien­tal se ha pro­pues­to res­pon­der esas pre­gun­tas. Es­ta dis­ci­pli­na, muy en bo­ga en el mun­do de la con­ser­va­ción, asu­me que el úni­co mo­do de pro­te­ger la na­tu­ra­le­za es que es­ta com­pi­ta eco­nó­mi­ca­men­te con las ac­ti­vi­da­des que la des­tru­yen; es de­cir, que se ob­ten­ga del bos­que en pie más ga­nan­cias que de la ma­de­ra que con­tie­ne. Me­dian­te el len­gua­je de los nú­me­ros, per­si­gue que la gen­te se ani­me a cui­dar los bos­ques y pá­ra­mos que son de su pro­pie­dad. Pues, so­lo el 44% de la ve­ge­ta­ción na­tu­ral de nues­tro país per­te­ne­ce al es­ta­do y es­tá, en teo­ría, pro­te­gi­do. Otras tie­rras con ve­ge­ta­ción na­tu­ral per­te­ne­cen a al­gu­nas en­ti­da­des es­ta­ta­les, co­mo por ejem­plo el Se­gu­ro So­cial. Tam­bién son pro­pie­ta­rios mu­ni­ci­pios y otros go­bier­nos lo­ca­les.

Pe­ro mu­cha, mu­chí­si­ma de la tie­rra que aún al­ber­ga bos­ques y pá­ra­mos tie­ne due­ños y due­ñas, con pa­pe­les en mano. Vi­ven ahí con su fa­mi­lia cul­ti­van­do una por­ción de su pro­pie­dad, o en la ciu­dad más cer­ca­na, y la man­tie­nen con la ayu­da de tra­ba­ja­do­res. Las co­mu­ni­da­des –in­dí­ge­nas, afro­ecua­to­ria­nas, mon­tu­bias, mes­ti­zas– tam­bién po­seen bos­ques o pá­ra­mos de for­ma co­lec­ti­va. En esas zo­nas, y por di­ver­sas ra­zo­nes, es­tos eco­sis­te­mas se han man­te­ni­do por ge­ne­ra­cio­nes y ge­ne­ra­cio­nes; sus due­ños los han usa­do más o me­nos sus­ten­ta­ble­men­te, sa­can­do cier­tos ár­bo­les o un po­co de pa­jo­nal pa­ra cons­truir sus ca­sas, sus ca­noas o pa­ra pro­du­cir ener­gía, cazando ani­ma­les pa­ra co­mer, lim­pian­do pe­que­ñas par­ce­las pa­ra la siem­bra, pas­tan­do po­cas ca­be­zas de ga­na­do. Al­gu­nos han que­ri­do bo­tar to­do el bos­que, pe­ro al­go lo ha im­pe­di­do: fal­ta de tiem­po, de di­ne­ro, de mano de obra o de com­pra­do­res pa­ra la ma­de­ra. Otros no han que­ri­do sus­ti­tuir el pa­jo­nal o el bos­que, pues aman lo que es­tos al­ber­gan o se re­co­no­cen co­mo par­te de ellos. Sin em­bar­go, esos eco­sis­te­mas es­tán ba­jo cons­tan­te ame­na­za. Las más gra­ves son la ex­trac­ción ma­si­va de ár­bo­les pa­ra co­mer­cio le­gal e ile­gal de ma­de­ra y la de­fo­res­ta­ción pa­ra la agroin­dus­tria y las in­dus­trias ex­trac­ti­vas. Los úl­ti­mos da­tos del mi­nis­te­rio del Am­bien­te di­cen que en­tre 1990 y 2008 se per­die­ron, en pro­me­dio, 80 mil hec­tá­reas de bos­ques por año. Los da­tos de co­mer­cio de ma­de­ra son di­fí­ci­les de con­se­guir por­que hay mu­chí­si­ma ile­ga­li­dad, pe­ro en 2005 la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra re­por­tó que el 70% de la ma­de­ra que se com­pra y ven­de en nues­tro país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.