De la sel­va sí so­mos

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

A tra­vés de la con­ver­sa­ción que sos­tu­vie­ron Bos­co San­tiak y Án­gel Uti­tiaj con Juan Frei­le, apren­de­mos so­bre la bús­que­da de au­to­no­mía del pue­blo shuar en sus tie­rras.

Es co­sa de to­dos los días. Unas per­so­nas nos cree­mos ca­pa­ces de in­di­car a otras có­mo de­ben vi­vir. A ve­ces su­ge­ri­mos, pe­ro lo ha­bi­tual es que de­mos ins­truc­cio­nes. La evan­ge­li­za­ción, los pro­gra­mas es­ta­ta­les y los pro­yec­tos par­ti­cu­la­res han col­ma­do las “agen­das” de los pue­blos ama­zó­ni­cos de re­ce­tas pa­ra sa­lir de la po­bre­za, la ig­no­ran­cia y la mar­gi­na­ción en la que, así han su­pues­to quie­nes lle­gan des­de afue­ra, vi­ven di­chos pue­blos. Exis­te la tá­ci­ta creen­cia de que los “afue­re­ños” sa­ben (sa­be­mos) có­mo con­vie­ne vi­vir. Mas, ¿son en ver­dad po­bres o mar­gi­na­les o ig­no­ran­tes esos pue­blos? ¿Nos han pe­di­do que les di­ga­mos qué ha­cer y qué no?

Es co­mún que los téc­ni­cos, co­mo los re­li­gio­sos o los “es­tu­dia­dos”, so­la­mos ha­blar más de lo que es­cu­cha­mos. A con­tra­mano, sen­té­mo­nos aho­ra a es­cu­char lo que Bos­co San­tiak y Án­gel Uti­tiaj, lí­de­res del pue­blo shuar de Mo­ro­na San­tia­go, tie­nen que con­tar.

Aun­que los shuar han ocu­pa­do los montes en­tre los ríos Kuan­kus, Ce­ne­pa y Za­mo­ra des­de tiem­pos re­mo­tos, fue ape­nas a me­dia­dos del si­glo XX cuan­do em­pe­za­ron a con­gre­gar­se en cen­tros co­mu­ni­ta­rios y a es­bo­zar mo­dos de or­ga­ni­za­ción co­lec­ti­va jun­tan­do cen­tros pró­xi­mos en aso­cia­cio­nes. Has­ta en­ton­ces, las fa­mi­lias se des­pla­za­ban por am­plios te­rri­to­rios que iden­ti­fi­ca­ban co­mo pro­pios pe­se a no ha­ber tra­za­do las lí­neas que los li­mi­ta­ban. Los su­ce- sos que mo­ti­va­ron la crea­ción de cen­tros tie­nen re­la­ción, a de­cir de Bos­co, con los pri­me­ros en­cuen­tros con la igle­sia y el es­ta­do na­cio­nal.

El ver­ti­gi­no­so cam­bio que su­frió su te­rri­to­rio y su mo­do de vi­da en el cur­so de las si­guien­tes dé­ca­das de­ri­vó en ne­ce­si­da­des nue­vas, en ca­ren­cias an­tes des­co­no­ci­das. Así, el año 2001 sor­pren­dió a los miem­bros de va­rias aso­cia­cio­nes dis­cu­tien­do so­bre es­tos ma­les­ta­res. Tres te­mas crí­ti­cos eran preo­cu­pa­ción co­mún: la sa­lud, la educación y la pér­di­da de tie­rras por la pro­gre­si­va ocu­pa­ción de co­lo­nos, las ven­tas ile­ga­les y la pre­sión de los ma­de­re­ros. En su­ce­si­vas asam­bleas tra­ta­ron es­tos te­mas pro­cu­ran­do que el es­ta­do ecua­to­riano atien­da sus ne­ce­si­da­des. Coin­ci­dió en aquel tiem­po la en­tra­da de la fun­da­ción Na­tu­ra a tra­vés del pro­yec­to Paz y Con­ser­va­ción, una ini­cia­ti­va que na­ció tras la re­so­lu­ción de los con­flic­tos li­mí­tro­fes con el Pe­rú. Con­tra­rio a lo co­mún, es­ta vez la ONG de­bió aco­mo­dar sus ac­cio­nes a las ne­ce­si­da­des reales iden­ti­fi­ca­das por los pro­pios re­gen­tes del te­rri­to­rio. “La fun­da­ción nos acom­pa­ñó”, su­bra­ya Bos­co. Co­mo tam­bién acom­pa­ñó, se­gún de­duz­co, la fe­de­ra­ción in­ter­pro­vin­cial de cen­tros shuar, que es la ma­yor or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca del pue­blo shuar, con más de qui­nien­tos cen­tros y 120 mil per­so­nas.

Los aná­li­sis y las dis­cu­sio­nes co­rrie­ron has­ta 2003, cuan­do na­ció la or­ga­ni­za­ción Pue­blo Shuar Aru­tam (PSHA), que in­te­gra más de 10 mil per­so­nas de 47 cen­tros co­mu­ni­ta­rios. No na­ció por­que sí. Su for­ma­ción se fun­da­men­tó en la cons­ti­tu­ción vi­gen­te en Ecua­dor

“…el que no tie­ne tie­rra no tie­ne na­da; la tie­rra da li­ber­tad y educación y tiem­po pa­ra uno”. Án­gel Uti­tiaj

en aque­llos años, que abría la po­si­bi­li­dad de crear cir­cuns­crip­cio­nes te­rri­to­ria­les in­dí­ge­nas (CTI). La ac­tual cons­ti­tu­ción va un po­co más allá y de­li­nea los pro­ce­di­mien­tos pa­ra es­ta­ble­cer ta­les cir­cuns­crip­cio­nes, pe­ro el país to­da­vía ca­re­ce del mar­co le­gal pa­ra su crea­ción. Se­gún Án­gel, una CTI per­mi­ti­rá al pue­blo shuar or­ga­ni­zar­se a su ma­ne­ra, en ape­go a su for­ma de vi­vir, a sus cos­tum­bres, a sus re­glas. “No es­ta­mos di­cien­do que no so­mos par­te del Ecua­dor; to­do lo con­tra­rio, lo que que­re­mos es vi­vir li­bres den­tro del Ecua­dor, pe­ro a nues­tra ma­ne­ra”. Les per­mi­ti­rá, en otras pa­la­bras, go­ber­nar con au­to­no­mía su te­rri­to­rio.

“En el pro­ce­so de in­te­grar el PSHA en­ten­di­mos la im­por­tan­cia de go­ber­nar so­bre nues­tro te­rri­to­rio. Son 220 mil hec­tá­reas las que ha­cen nues­tra tie­rra”. Por aquí em­pie­za Bos­co a con­tar­me so­bre la zo­ni­fi­ca­ción del te­rri­to­rio au­tó­no­mo y el plan de vi­da del PSHA. Es­cép­ti­co, le cues­tiono so­bre la in­fluen­cia que pu­do ejer­cer Na­tu­ra en el di­se­ño del men­cio­na­do plan y en la zo­ni­fi­ca­ción, pe­ro no con­si­go for­mu­lar la pre­gun­ta del to­do por­que el ges­to de Bos­co me in­di­ca que ya es­pe­ra­ba es­ta pre­gun­ta. “El plan de vi­da es guía de las ac­ti­vi­da­des pa­ra go­ber­nar nues­tro te­rri­to­rio”, di­ce. “No­so­tros he­mos ve­ni­do dis­cu­tien­do des­de siem­pre so­bre eso que aho­ra lla­man ‘el buen vi­vir’. Pa­ra el shuar, la na­tu­ra­le­za es el buen vi­vir; ahí es­tá la ali­men­ta­ción, la sa­lud, la vi­vien­da. Tú te vas y al pa­so en­cuen­tras fru­tas, dón­de ba­ñar, qué ca­zar, el po­der de las cas­ca­das”. Es­to le ex­pli­ca­ba a Bos­co su pa­pá, y a él, su pa­pá. Y, en esen­cia, a es­to apun­tan por­que, co­mo ex­pli­có Án­gel, “los pla­nes de vi­da tie­nen que ser pro­pios, no pue­den te­ner li­nea­mien­tos del es­ta­do o de otros. No­so­tros, los pue­blos ama­zó­ni­cos, o us­te­des mis­mos, tie­nen sus pla­nes pro­pios. Na­die de­be im­po­ner ni mar­car el rit­mo de vi­da de los de­más”.

Al­gu­nos te­mas cla­ve apun­ta­lan es­te plan de vi­da: la es­pi­ri­tua­li­dad del bos­que, el con­trol te­rri­to­rial y la cul­tu­ra shuar. “Es un plan de vi­da bien shuar” –se­ña­la Ni­co­lás King­man, téc­ni­co del Cen­tro de Pla­ni­fi­ca­ción y Es­tu­dios So­cia­les (CEPLAES) quien ha tra­ba­ja­do en tie­rras shuar des­de ha­ce años. “El len­gua­je de con­ser­va­ción, de sus­ten­ta­bi­li­dad, es adop­ta­do y adap­ta­do, los con­cep­tos ya los te­nían de an­tes. El plan de vi­da ac­tual tie­ne diez años de vi­gen­cia, y ac­tual­men­te es­tán ac­tua­li­zán­do­lo pa­ra los pró­xi­mos vein­te años, in­cor­po­ran­do nue­vas po­lí­ti­cas y te­mas nue­vos co­mo tec­no­lo­gía y cam­bio cli­má­ti­co”.

El te­rri­to­rio del PSHA es­tá di­vi­di­do en zo­nas de pro­tec­ción (la ma­yor par­te) y zo­nas de uso. La zo­ni­fi­ca­ción se hi­zo por cen­tros y aso­cia­cio­nes. Se dis­cu­tió en mu­chas asam­bleas –ex­pli­ca Bos­co–, y co­mo fru­to de ello se des­ti­na­ron más de 89 mil hec­tá­reas pa­ra pro­tec­ción

es­tric­ta que aho­ra es­tán ba­jo con­ve­nio con el pro­gra­ma So­cio Bos­que (ver pá­gi­na 30). Los re­cur­sos que re­ci­ben por su pro­tec­ción se dis­tri­bu­yen en­tre cua­tro uni­da­des eje­cu­to­ras, mis­mas que de­ben pre­sen­tar un plan de in­ver­sio­nes a la asam­blea ge­ne­ral pa­ra su apro­ba­ción. Es­tas uni­da­des desa­rro­llan ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y pro­yec­tos o sa­tis­fa­cen las ne­ce­si­da­des de sa­lud, co­mu­ni­ca­ción, et­cé­te­ra.

“A ve­ces nos per­de­mos de nues­tra guía, que es el plan de vi­da –di­ce Án­gel–, pe­ro has­ta aho­ra los lí­de­res del PSHA han pro­pues­to ideas que co­rres­pon­den a nues­tras ne­ce­si­da­des; tal vez no han he­cho puen­tes ni ca­rre­te­ras, y eso a ve­ces la gen­te ve co­mo de­bi­li­da­des, pe­ro no nos da­mos cuen­ta de que han cons­trui­do otras co­sas más im­por­tan­tes: han cons­trui­do los ci­mien­tos pa­ra que nues­tro pue­blo si­ga cre­cien­do y trans­for­mán­do­se. Si us­ted ve has­ta en el bos­que hay cam­bios, pe­ro esos cam­bios son len­tos, son des­pa­cio. Así mis­mo cree­mos que de­be ser pa­ra los shuar”.

Pe­ro no ha si­do así. La tran­si­ción de pue­blos au­tó­no­mos mo­vién­do­se por un te­rri­to­rio vas­to, a la vi­da en cen­tros co­mu­ni­ta­rios, en asen­ta­mien­tos se­den­ta­rios, en ciu­da­des, la es­co­la­ri­za­ción obli­ga­to­ria, la religión im­pues­ta, nue­vos mo­dos de pro­duc­ción y co­mer­cio, ha si­do de­ma­sia­do rá­pi­da. “En co­sa de dos ge­ne­ra­cio­nes –re­cal­ca Ni­co­lás–, de­bie­ron apren­der lo que a la lla­ma­da ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal le to­mó mi­les de años”. Con un pro­fun­do ape­go por su te­rri­to­rio, pa­re­ce ser que los shuar han sa­bi­do sa­lir­le al pa­so al des­bo­ca­do cam­bio.

Dán­do­me de sus­pi­caz, y se­gu­ro al­gu­nos lec­to­res es­ta­rán aho­ra pen­san­do lo mis­mo, pre­gun­to a Bos­co si to­do es­te plan de vi­da, es­ta zo­ni­fi­ca­ción, y la mis­ma PSHA no es­tán co­mo

es­tán gra­cias a los in­gen­tes re­cur­sos eco­nó­mi­cos que re­ci­ben del pro­gra­ma So­cio Bos­que. Tam­bién se lo pre­gun­to a Ni­co­lás. De sus res­pues­tas apren­do que, si bien di­chos fon­dos fa­ci­li­tan la eje­cu­ción de pro­yec­tos con­cre­tos, es­tos acon­te­ce­rían de to­dos mo­dos, aun­que mu­cho más len­to, si esa pla­ta no exis­tie­se. Que las ac­ti­vi­da­des de con­trol y go­bierno te­rri­to­rial se han agi­li­ta­do, sí, pe­ro que el te­rri­to­rio se­gui­ría es­tan­do igual por­que la im­por­tan­cia del bos­que pa­ra los shuar va más allá de su uti­li­dad.

La cor­ta his­to­ria del PSHA no ha es­ta­do exen­ta de con­flic­tos. Unas po­cas fa­mi­lias asen­ta­das en zo­nas ri­cas en oro han ge­ne­ra­do más de un do­lor de ca­be­za por su in­tran­si­gen­cia an­te el go­bierno de sus tie­rras. Peo­res ma­les­ta­res ge­ne­ró la en­tra­da de com­pa­ñías mi­ne­ras a te­rri­to­rio de la aso­cia­ción Ta­ri­miat (cen­tro Nan­kints) ha­cia 2006. Al me­nos cua­tro com­pa­ñías se pa­sa­ron la pos­ta de la con-

ce­sión del blo­que mi­ne­ro San Car­los de Pa­nan­t­sa otor­ga­da por el go­bierno ecua­to­riano en los mis­mos años en que el PSHA dis­cu­tía su plan de vi­da pro­pio. Aun­que la re­sis­ten­cia shuar ha re­tar­da­do el pi­ta­zo ini­cial de es­ta ex­plo­ta­ción a cie­lo abier­to (y, al pa­re­cer, ha pre­ve­ni­do la con­ce­sión de nue­vos blo­ques en la zo­na), to­do pa­re­ce in­di­car que el ca­so de Nan­kints es so­lo cues­tión de tiem­po.

Án­gel no con­si­gue en­ten­der las con­tra­dic­cio­nes: por un la­do –di­ce–, el go­bierno en­tre­ga re­cur­sos del So­cio Bos­que, y por el otro trae pu­ros pla­nes de mi­ne­ría y pe­tró­leo. Eso no es res­pe­to a la sel­va –re­fle­xio­na–. “¿Has­ta dón­de lle­gan las in­ten­cio­nes, has­ta dón­de va­mos a ir con­tra la sel­va que exis­te? Por­que la fuer­za que te­ne­mos no­so­tros vie­ne de la sel­va, te­ne­mos res­pe­to a nues­tro bos­que, a nues­tras cas­ca­das, to­dos nues­tros sa­be­res vie­nen de ahí, ahí es­tán nues­tros co­no­ci­mien­tos que con mu­cho res­pe­to y de­di­ca­ción he­mos he­re­da­do de nues­tros an­ces­tros que aquí vi­vie­ron”.

El bos­que –re­pi­ten Án­gel y Bos­co– ha­ce ri­cos a los shuar y les po­dría ha­cer tan au­tó­no­mos co­mo an­tes fue­ron. “Ri­cos en re­cur­sos, en co­no­ci­mien­tos, en tie­rra, no ri­cos de oro, de ma­te­ria, de di­ne­ro” –di­ce Bos­co–. “Los bos­ques tie­nen sus es­pí­ri­tus, sus se­res que cui­dan al bos­que. Por eso es que no es así no­más de tum­bar los ár­bo­les, por­que hay due­ños de es­tos ár­bo­les, de es­ta na­tu­ra­le­za. No­so­tros sa­be­mos que al­guien es el due­ño de es­ta sel­va, de la ‘bio­di­ver­si­dad’, co­mo di­cen us­te­des. Y ese due­ño no so­mos no­so­tros, ni us­te­des, ni el es­ta­do, ahí en el bos­que hay un due­ño, va­rios due­ños”. “El bos­que y el te­rri­to­rio le dan al shuar su au­to­no­mía” –ex­pli­ca Án­gel–. Y pro­si­gue: “si al­guien tra­ba­ja, la tie­rra mis­ma da los re­cur­sos, da el sus­ten­to. Al que sa­be vi­vir en su te­rri­to­rio, en ar­mo­nía, en en­ten­di­mien­to (to­do mi pen­sa­mien­to, mi co­ra­zón, mi men­te sin­tién­do­se me­jor), a ese no le fal­ta na­da. Eso es ta­ri­miat pu­jus­tin pa­ra el shuar: sa­ber vi­vir en su te­rri­to­rio y sa­ber coor­di­nar con los de­más. So­lo en­ton­ces vie­ne el buen vi­vir, pe­ro eso más tie­ne que ver con otros te­mas”

Iz­quier­da. La llu­via de­tie­ne a los via­je­ros que se di­ri­gen por el río Yau­pi ha­cia el río San­tia­go. Arri­ba. La fa­mi­lia Ti­wi via­ja ha­cia el cen­tro Wa­rints, uno de los lu­ga­res más le­ja­nos y po­bla­dos del te­rri­to­rio del Pue­blo Shuar Aru­tam.

Iz­quier­da. El abue­lo Na­jam­tai bus­ca pe­ces en una bi­fur­ca­ción del río Ma­yaik. Arri­ba. Fút­bol en el lo­do ama­zó­ni­co, lue­go de la lar­ga llu­via so­bre el cen­tro Ka­put­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.