Los ca­mi­nos de la ma­de­ra

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

¿Es po­si­ble en­con­trar ma­de­ras sus­ten­ta­bles? Fa­bri­cio Gua­mán in­ten­ta res­pon­der es­ta in­te­rro­gan­te.

Un ami­go cer­cano, em­bar­ca­do en la cons­truc­ción de su ca­sa, se dio a la ta­rea de bus­car ma­de­ra que no con­tri­bu­ya al aca­bo­se de los bos­ques tro­pi­ca­les. Pre­gun­tán­do­se de dón­de pro­vie­ne la ma­de­ra, qué ca­mino ha re­co­rri­do, qué im­pac­tos so­cia­les, am­bien­ta­les y eco­nó­mi­cos ha te­ni­do su ex­trac­ción, es­te co­le­ga afron­tó la es­pi­no­sa mi­sión con en­tu­sias­mo y cu­rio­si­dad, aun­que con la an­gus­tia de in­tuir que no se­ría sen­ci­llo lo­grar­lo. Em­pe­zó por in­da­gar en ase­rra­de­ros y car­pin­te­rías del ba­rrio sin ob­te­ner ma­yor res­pues­ta. Acu­dió en­ton­ces a co­no­ci­dos ar­qui­tec­tos, bió­lo­gos o ecó­lo­gos vin­cu­la­dos al te­ma, pe­ro sus con­tes­ta­cio­nes re­sul­ta­ron igual de in­sa­tis­fac­to­rias. La ma­de­ra eco­ló­gi­ca, sus­ten­ta­ble y so­cial­men­te res­pon­sa­ble pa­re­cía ser un mi­to. ¿Lo­gra­ría es­te ami­go en­con­trar una ma­de­ra que cum­pla con sus ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les y sus preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les y eco­ló­gi­cas?

Pa­ra las vi­gas de su ca­sa eran ne­ce­sa­rias ma­de­ras du­ras, pro­ce­den­tes de ár­bo­les de cre­ci­mien­to len­to; es­tas son den­sas, so­por­tan bien las in­cle­men­cias del tiem­po y de­man­dan po­co tra­ta­mien­to an­tes de usar­las. Pa­ra uno que otro mue­ble em­po­tra­do en la ca­sa bas­ta­ría con­se­guir con­tra­cha­pa­dos. Es­tos, por su par­te, pro­vie­nen de es­pe­cies de cre­ci­mien­to rá­pi­do cu­yas ma­de­ras son li­ge­ras y tie­nen vi­das úti­les más cor­tas. Y pa­ra otros fi­nes, al­can­za­ría con ma­de­ras aglo­me­ra­das, ob­te­ni­das a par­tir de vi­ru­tas, ra­mas, cor­te­za o ase­rrín de ma­de­ras tam­bién blan­das en­co­la­das a pre­sión. Al­gu­nos ejem­plos de ma­de­ras du­ras y blan­das se ci­tan más ade­lan­te.

Pe­ro, ¿de dón­de vie­nen to­das es­tas ma­de­ras, y a dón­de van?

Se­gún un es­tu­dio del mi­nis­te­rio del Am­bien­te (2011), un 62% de vo­lu­men de la ma­de­ra au­to­ri­za­da pa­ra apro­ve­char pro­vie­ne de plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les, mien­tras que un 15%

de bos­ques na­ti­vos, un 14% de ár­bo­les en sis­te­mas agro­fo­res­ta­les y un 8% de bos­ques en re­ge­ne­ra­ción na­tu­ral. Las plan­ta­cio­nes au­to­ri­za­das de es­pe­cies exó­ti­cas co­mo eu­ca­lip­to y pino se ubi­can en la Sie­rra, mien­tras que la te­ca, pa­cha­co y me­li­na es­tán en la Cos­ta. En cam­bio, la ex­trac­ción de ma­de­ra de bos­ques na­ti­vos se con­cen­tra en el nor­te de Es­me­ral­das y en la re­gión ama­zó­ni­ca. De es­tas zo­nas pro­vie­ne tan­to la po­ca ma­de­ra ex­plo­ta­da de for­ma le­gal co­mo la enor­me pro­por­ción de ma­de­ra ile­gal. De he­cho, se­gún información oficial, el co­mer­cio ilí­ci­to de ma­de­ra en el país al­can­za ga­nan­cias de cien mi­llo­nes de dó­la­res, y re­pre­sen­ta has­ta 70% de la ma­de­ra trans­por­ta­da des­de el no­roes­te de Es­me­ral­das y la Ama­zo­nía, in­clu­yen­do el par­que na­cio­nal Ya­su­ni.

El ci­ta­do mi­nis­te­rio in­for­ma que al­re­de­dor del 65% de la ma­de­ra mo­vi­li­za­da le­gal­men­te en el país se con­vier­te en con­tra­cha­pa­dos, ta­ble­ros aglo­me­ra­dos, bal­sa pro­ce­sa­da, as­ti­llas y pallets, así co­mo en mue­bles y ma­te­ria­les de cons­truc­ción, co­mo su­ce­de con aque­lla que se ex­pen­de en de­pó­si­tos y ase­rra­de­ros. En­tre las ma­de­ras du­ras ex­plo­ta­das de for­ma le­gal, des­ta­can el exó­ti­co eu­ca­lip­to y los na­ti­vos chun­cho, lau­rel y co­lo­ra­do o man­zano fino, se­gún re­por­ta el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Fo­res­tal (CIFOR, en in­glés); en­tre las blan­das so­bre­sa­le la bal­sa o bo­ya.

Por un mo­men­to, mi ami­go cons­truc­tor se vio ten­ta­do a em­plear ma­de­ras fi­nas en su ca­sa, tan­to por la no­ble­za de es­tas ma­de­ras co­mo por su es­té­ti­ca. Pron­to no­ta­ría, sin em­bar­go, que la gran­dí­si­ma ma­yo­ría de ma­de­ras na­ti­vas fi­nas pro­vie­nen de bos­ques na­tu­ra­les, de don­de se ex­traen con mí­ni­mos o nu­los pla­nes de apro­ve­cha­mien­to y ma­ne­jo. En otras pa­la­bras, que su ex­trac­ción es in­dis­cri­mi­na­da e ile­gal. Aque­llas que se con­si­guen en de­pó­si­tos y ase­rra­de­ros sue­len ser ven­di­das por co­mer­cian­tes in­ter­me­dia­rios que las ob­tie­nen de ca­de­nas de ex­plo­ta­ción en su ma­yo­ría in­for­ma­les. Al­go si­mi­lar acon­te­ce con la ma­de­ra pa­ra mue­bles.

La ma­de­ra ex­traí­da en el bos­que es usual­men­te ase­rra­da en for­ma de ta­blas, ta­blo­nes y pie­zas que se aca­rrean en mu­las y lue­go en ca­mio­nes, o que sa­le en tro­zas gran­des que se tras­la­dan a flo­te por los ríos. De su lu­gar de ori­gen van ha­cia de­pó­si­tos ubi­ca­dos en zo­nas con ac­ce­so por ca­rre­te­ra. Las ma­de­ras ase­rra­das con ma­yor fre­cuen­cia co­rres­pon­den a es­pe­cies con al­ta fre­cuen­cia en los bos­ques o es­pe­cies que tie­nen buen pre­cio en el mercado. Los da­tos re­ca­ba­dos por el mi­nis­te­rio del Am­bien­te cuen­tan que en­tre las es­pe­cies que se ex­plo­tan en ma­yor can­ti­dad en Es­me­ral­das es­tán el cha­nul, mas­ca-

y fer­nán sán­chez. Otras co­mo el gua­ya­cán, ce­dro o co­pal van ca­mino a la ex­tin­ción por la des­me­di­da ex­plo­ta­ción. Y otras tan­tas, co­mo el san­de, ani­me, cuan­ga­ré y co­co son apro­ve­cha­das pa­ra fa­bri­car las lá­mi­nas del­ga­das de ma­de­ra, de pro­duc­ción ba­ra­ta y sen­ci­lla, que co­no­ce­mos co­mo en­cha­pa­dos. Es­tas ma­de­ras vie­nen en su ma­yo­ría de bos­ques na­ti­vos, ex­cep­to el pa­cha­co, es­pe­cie ca­da vez más cul­ti­va­da en la Cos­ta.

Has­ta ha­ce po­cos años, los bos­ques na­ti­vos de la Cos­ta fue­ron la prin­ci­pal fuen­te de ma­de­ra, pe­ro su gra­dual re­duc­ción ha de­ri- va­do en que la ofer­ta de cier­tas ma­de­ras sil­ves­tres ha­ya si­do re­em­pla­za­da por otras pro­ve­nien­tes de plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les que han sus­ti­tui­do ese mis­mo bos­que o los pá­ra­mos se­rra­nos. Tam­bién ha des­per­ta­do nue­vos fo­cos de de­fo­res­ta­ción en la Ama­zo­nía. Se­gún el mi­nis­te­rio del Am­bien­te, la con­tri­bu­ción de los bos­ques na­ti­vos al con­su­mo na­cio­nal de ma­de­ra le­gal es po­co sig­ni­fi­ca­ti­va. Pe­ro, ¿qué su­ce­de con la ma­de­ra ile­gal? Es­ta pre­gun­ta es di­fí­cil de res­pon­der por­que la ex­plo­ta­ción ilí­ci­ta de ma­de­ra es una de las ac­ti­vi­da­des más di­fí­ci­les de ras­trear, aun­que el

mis­mo mi­nis­te­rio, co­mo vi­mos, re­co­no­ce un por­cen­ta­je al­to de ex­plo­ta­ción ile­gal de ma­de­ras na­ti­vas. La ex­pan­sión de la red vial en la Ama­zo­nía y el nor­te de Es­me­ral­das fa­ci­li­ta el ac­ce­so a bos­ques na­ti­vos ca­da vez más re­mo­tos. Ade­más, el cul­ti­vo de las es­pe­cies na­ti­vas más bus­ca­das –por lo ge­ne­ral de cre­ci­mien­to muy len­to– ja­más se­rá ren­ta­ble, por lo que de­ben sa­car­se del bos­que.

Na­da alentadores los re­sul­ta­dos de la bús­que­da de ma­de­ras sus­ten­ta­bles has­ta aquí. Co­mo mues­tran los da­tos del mi­nis­te­rio del Am­bien­te, so­lo una frac­ción de la ma­de­ra en el mercado in­terno es le­gal, y de esa so­lo una frac­ción vie­ne de plan­ta­cio­nes. Se­gún re­por­ta el CIFOR, bue­na par­te de la ma­de­ra que con­su­men las in­dus­trias de los mue­bles, mol­du­ras, pi­sos, puer­tas y ven­ta­nas pro­vie­ne de ár­bo­les mo­toa­se­rra­dos en pre­dios del pro­gra­ma de apro­ve­cha­mien­to fo­res­tal sim­pli­fi­ca­do (pro­gra­mas in­clui­dos en la nor­ma­ti­va fo­res­tal ecua­to­ria­na) pe­ro tam­bién de ope­ra­cio­nes in­for­ma­les en bos­que na­ti­vo (ver pá­gi­na 20). ¿Qué ha­cer en­ton­ces? ¿Bus­car ma­de­ra que pro­ven­ga de sis­te­mas au­to­ri­za­dos de ma­ne­jo –en el ca­so de ma­de­ra plan­ta­da– o per­mi­sos de ex­plo­ta­ción, en el ca­so de ma­de­ra de bos­ques na­ti­vos? ¿Hay otras al­ter­na­ti­vas?

Al­gu­nos en­ten­di­dos re­co­mien­dan bus­car ár­bo­les plan­ta­dos o de re­ge­ne­ra­ción na­tu­ral que se en­cuen­tran en sis­te­mas agro­fo­res­ta­les o en bos­ques al­te­ra­dos, co­mo el lau­rel ( Cordia allio­do­ra). Es­ta ma­de­ra tie­ne co­mo des­tino ase­rra­de­ros lo­ca­les de­di­ca­dos al cor­te de tro­zas pa­ra ta­blas, due­las y más. El lau­rel se desa­rro­lla bien en bos­ques que han si­do in­ter­ve­ni­dos o en pas­ti­za­les y sis­te­mas agro­fo­res­ta­les por­que re­quie­re mu­cha ra­dia­ción so­lar pa­ra cre­cer. Un ca­so si­mi­lar es el del ali­so ( Al­nus acu­mi­na­ta). Otra bue­na op­ción son los eu­ca­lip­tos, pi­nos o ci­pre­ses cul­ti­va­dos en áreas de­gra­da­das de la Sie­rra (te­ca o gua­dúa en la Cos­ta), cu­yo ori­gen –es de­cir, quién lo cul­ti­va o có­mo lo co­se­cha– nos sea co­no­ci­do.

Otros co­no­ce­do­res re­co­mien­dan más bien pro­cu­rar­se ma­de­ras re­ci­cla­das, co­mo los pallets, con­te­ne­do­res y otras que ge­ne­ral­men­te re­ci­ben bue­nos tra­ta­mien­tos an­tes de su uso ori­gi­nal y lue­go son desecha­das en can­ti­da­des enor­mes. Los pallets sue­len ser im­por­ta­dos, en oca­sio­nes des­de paí­ses con es­tric­tos con­tro­les que ase­gu­ran que la ma­de­ra uti­li­za­da sea de ori­gen sus­ten­ta­ble.

Sur­gen tam­bién nue­vas al­ter­na­ti­vas co­mo la ma­de­ra plás­ti­ca, qui­zá me­nos atrac­ti­va a la vis­ta y al tac­to, y con sus pro­pios pro­ble­mas am­bien­ta­les de ori­gen y des­tino. En tér­mi­nos sen­ci­llos, es­ta es fa­bri­ca­da por pren­sa­do y mol­dea­do de plás­ti­co con fi­bras o par­tí­cu­las de ma­de­ra co­mo el ase­rrín, pol­vo de li­jar y vi­ru­tas. Tie­ne pro­pie­da­des su­per­fi­cia­les e im­permea­bles si­mi­la­res al plás­ti­co pe­ro una re­sis­ten­cia me­cá­ni­ca ma­yor. En Ecua­dor ya exis­ten pro­vee­do­res de es­te ma­te­rial des­ti­na­do prin­ci­pal­men­te a cons­truc­ción, mue­ble­ría y de­co­ra­ción. En­tre ellos es­tá, por ejem­plo, Rein­ven­ta Eco­so­lu­tions, que li­de­ra el plan na­cio­nal de re­cu­pe­ra­ción de plás­ti­cos do­més­ti­cos. Hay tam­bién em­pre­sas co­mo Tro­pi­cal Pallets que ofre­cen pallets re­ci­cla­dos co­mo una op­ción sus­ten­ta­ble y eco­ló­gi­ca. Aun­que no es una ga­ran­tía, tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de com­prar ma­de­ra (y sub­pro­duc­tos co­mo el pa­pel) de com­pa­ñías eco­ami­ga­bles, que por­ten la eti­que­ta FSC Cer­ti­fied que, se su­po­ne, ase­gu­ra que el pro­duc­to no con­tri­bu­ye a la de­ser­ti­fi­ca­ción o de­fo­res­ta­ción.

Al final, el cons­truc­tor op­tó por ma­de­ras de es­pe­cies de cre­ci­mien­to rá­pi­do cu­yo ori­gen le era co­no­ci­do. Per­se­guir el ca­mino de la ma­de­ra co­mer­cial le re­sul­tó fú­til y ago­bian­te. Mu­cha ma­de­ra de plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les cre­ce en te­rre­nos don­de an­tes exis­tió sel­va na­tu­ral que fue de­pre­da­da por la mis­ma em­pre­sa que aho­ra es due­ña de la plan­ta­ción, o cre­ce em­po­bre­cien­do sue­los agrí­co­las an­tes fér­ti­les. La ma­yo­ría de ma­de­ra na­ti­va vie­ne, sin más ni más, del bos­que. Des­pués de to­do, la ma­de­ra es uno de los ma­te­ria­les más in­tere­san­tes y ver­sá­ti­les pa­ra la cons­truc­ción y la fa­bri­ca­ción de mue­bles y, si la com­pa­ra­mos con otros ma­te­ria­les de cons­truc­ción, si­gue te­nien­do cos­tos am­bien­ta­les re­la­ti­va­men­te ba­jos. El sa­ber su ori­gen y su ma­ne­jo es cla­ve pa­ra to­mar una decisión acer­ta­da pa­ra no­so­tros, pe­ro tam­bién pa­ra nues­tro entorno

Los eu­ca­lip­tos son ca­rac­te­rís­ti­ca in­sig­ne de los va­lles y ce­rros an­di­nos; su ma­de­ra es muy uti­li­za­da en la cons­truc­ción y mue­ble­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.