Cu­ya­beno: la­gu­nas má­gi­cas

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por An­drés Va­lle­jo

El lu­gar don­de sa­le el sol más tem­prano en el país es mo­ti­vo de es­ta re­se­ña, en la que An­drés Va­lle­jo com­par­te sus im­pre­sio­nes.

El via­je por el si­nuo­so río Cu­ya­beno, con sus ori­llas de ve­ge­ta­ción tu­pi­da y al­tos ár­bo­les cu­yas co­pas cuel­gan so­bre la ca­be­za de los na­ve­gan­tes, con­fir­ma la ima­gen de la Ama­zo­nía que so­le­mos traer cos­te­ños y se­rra­nos: in­ter­mi­na­bles ex­ten­sio­nes de “sel­va” hú­me­da y os­cu­ra, cha­qui­ña­nes que de­ben co­rro­bo­rar­se con el ma­che­te, in­sa­cia­bles nu­bes de are­ni­llas y zan­cu­dos... Y si ya he­mos vi­si­ta­do otras re­gio­nes, co­mo Mi­sahua­llí y sus al­re­de­do­res, la zo­na del Co­ca, o las pro­vin­cias ama­zó­ni­cas del sur, es pro­ba­ble que esa ima­gen in­tui­ti­va ha­ya si­do va­li­da­da por la irre­ba­ti­ble ex­pe­rien­cia.

Por eso, el re­co­do del Cu­ya­beno don­de la la­gu­na Gran­de se de­vo­ra al río nos qui­ta la cal­ma. Des­fon­da pa­ra siem­pre la ima­gen que te­nía­mos del “Orien­te”. An­te no­so­tros se abre, de gol­pe, una am­pli­tud de sa­ba­na afri­ca­na, pe­ro en lu­gar de are­nas re­ver­be­ran­tes la ca­noa se des­li­za so­bre un es­pe­jo de aguas. Es­ta ma­ni­da ex­pre­sión es ne­ce­sa­ria aquí, por ser la más pre­ci­sa. Si he­mos lle­ga­do du­ran­te el so­por del me­dio­día en que la mo­do­rra pa­ra­li­za has­ta al vien­to, la su­per­fi­cie del agua es­tá he­cha de un ace­ro ne­gro que re­fle­ja al cie­lo y a la ve­ge­ta­ción an­fi­bia con una pre­ci­sión que lle­ga a des­orien­tar. ¿Cuál es el re­fle­jo y cuál el ori­gi­nal?

Es­te pri­mer des­con­cier­to se ve­rá acre­cen­ta­do si vol­ve­mos en­tre di­ciem­bre y mar­zo, cuan­do la Ama­zo­nía nor­te ex­pe­ri­men­ta su “épo­ca se­ca”. La in­fi­ni­ta can­ti­dad de agua que nos re­ci­bió en el pá­rra­fo an­te­rior y que de­fi­nía co­mo a nin­gún otro a es­te lu­gar, se ha­brá es­fu­ma­do. No al­can­za­re­mos a com­pren­der dón­de pu­do ha­ber­se me­ti­do tan­ta, tan­ta agua. En su lu­gar en­con­tra­re­mos sa­ba­nas, aho­ra sí po­bla­das de yer­ba, mo­tea­das por char­qui­tos a los que unen en­tre sí lí­qui­das hi­la­chas. El Cu­ya­beno es así. De las quin­ce o vein­te ve­ces que me ha re­ci­bi­do no re­cuer­do una en que me ha­ya cau­sa­do la mis­ma im­pre­sión.

La re­ser­va de pro­duc­ción de fau­na Cu­ya­beno, co­mo se lla­ma es­te te­rri­to­rio des­de 1979 cuan­do fue crea­da, es el si­tio en el que pri­me­ro sa­le el sol en el Ecua­dor, pues es­tá en su rin­cón más orien­tal. Su for­ma alar­ga­da es la más plau­si­ble pa­ra un es­pa­cio ar­ti­cu­la­do por los ríos. Su par­te no­roc­ci­den­tal cu­bre el cur­so com­ple­to del Cu­ya­beno y, cuan­do es­te mue­re en el Agua­ri­co, la re­ser­va se en­san­cha pa­ra abar­car to­da la cuen­ca de es­ta tu­mul­tuo­sa ser­pien­te, por el nor­te y por el sur, has­ta cer­ca de su unión con el gran Na­po (ver ma­pa).

En sus si­tios más em­ble­má­ti­cos –los embalses del Cu­ya­beno; la la­gu­na de Zan­cu­do-

co­cha, el se­gun­do cuer­po de agua dul­ce más gran­de del país; y el fron­te­ri­zo río La­gar­to– el pai­sa­je es­tá do­mi­na­do por el agua. Es­to no quie­re de­cir que en la re­ser­va no ha­ya el clá­si­co bos­que hú­me­do tro­pi­cal, de tie­rra fir­me, que se lla­ma; de he­cho, es­te cu­bre la ma­yor par­te de su su­per­fi­cie y al­ber­ga el grue­so de su fa­bu­lo­sa di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca. Des­de allí, en las ma­dru­ga­das, se es­cu­cha el ru­gi­do de un ven­da­val; son las ad­ver­ten­cias mu­tuas de las ban­das de mo­nos au­lla­do­res, el so­ni­do más so­bre­co­ge­dor de la sel­va. Sin em­bar­go, lo que ha­ce ex­cep­cio­nal a es­ta área pro­te­gi­da son las di­la­ta­das áreas cu­bier­tas es­ta­cio­nal­men­te por los ríos que se sa­len de ma­dre.

Los eco­sis­te­mas que así se ori­gi­nan son ob­je­ti­va­men­te má­gi­cos. La­gu­nas en­te­ras que apa­re­cen y des­apa­re­cen en cues­tión de días. Is­las con­si­de­ra­bles, in­clu­so po­bla­das de pal­me­ras, que sur­can (sí, cam­bian de lu­gar) en­tre el re­fle­jo per­fec­to de las es­tre­llas (¿o son las lar­vas fos­fo­res­cen­tes de los in­sec­tos acuá­ti­cos?). Bos-

ques

de ár­bo­les, los ma­cro­lo­bios, en­tre los que uno pue­de na­ve­gar ob­ser­van­do las or­quí­deas, bro­me­lias y otras plan­tas y ani­ma­les que cu­bren sus ra­mas. Uno de ellos es el hoa­zín o pa­va he­dion­da, qui­zá el ave más sin­gu­lar que hay, con un sis­te­ma di­ges­ti­vo análogo al de los ru­mian­tes, pues, co­mo el de las va­cas, uti­li­za bac­te­rias pa­ra fer­men­tar las ho­jas que son su ali­men­to (es­to les da su pe­cu­liar olor, al que de­ben su apo­do y el des­pre­cio de los ca­za­do­res). Sus pa­vo­ro­sos po­llue­los tie­nen ga­rras en las alas que les per­mi­ten tre­par por los tron­cos de vuel­ta a sus ni­dos cuan­do caen al agua.

In­clu­si­ve el agua a la que caen, en es­tas la­gu­nas, es pa­ra­dó­ji­ca y ex­tra­ña: es ne­gra y es cris­ta­li­na. Su si­mi­li­tud al té se de­be a que, en reali­dad, eso es: un té de sel­va. Su co­lor os­cu­ro vie­ne de los ta­ni­nos, subs­tan­cias ve­ge­ta­les que se es­cu­rren de los bos­ques don­de es­tos ríos y la­gu­nas se ori­gi­nan. La ne­gri­tud es la que les con­fie­re la fi­de­li­dad pa­ra re­fle­jar al mun­do. El eco­sis­te­ma inun­da­do por es­tas aguas se lla­ma iga­pó y es más bien po­bre en nu­trien­tes. Por con­tras­te, los gran­des ríos que se ori­gi­nan en los An­des, co­mo el Agua­ri­co, vie­nen tur­bios y car­ga­dos de se­di­men­tos; por eso se los lla­ma de aguas blan­cas, y al eco­sis­te­ma que inun­dan, vár­zea. Cuan­do es­tos se­di­men­tos se acu­mu­lan en las ori­llas for­man los po­cos sue­los fér­ti­les que hay en la Ama­zo­nía.

Los se­res que ha­bi­tan tan­to el iga­pó co­mo la vár­zea son ca­si mi­to­ló­gi­cos: las dos es­pe­cies de del­fi­nes (¡de río y ro­sa­dos!), que se­gún las le­yen­das son hu­ma­nos di­fun­tos re­en­car­na­dos; el pai­che, el pez de agua dul­ce más gran­de del mun­do; las pi­ra­ñas, cu­yos afi­la­dos y efec­ti­vos dien­tes les han ga­na­do la in­fun­da­da fa­ma de ase­si­nas; y las anacon­das sa­gra­das, los con­tra­he­chos y fur­ti­vos ma­na­tíes, las cua­tro es­pe­cies de cai­ma­nes con sus co­ra­zas an­te­di­lu­via­nas...

Ho­gar de la “gen­te per­fu­me” Cu­ya­beno no es so­lo na­tu­ra­le­za; le­jos de su ima­gen de rin­cón re­mo­to, ais­la­do e in­tac­to, ha si­do por si­glos mo­ra­da y lu­gar de con­fluen­cia e in­ter­cam­bio de pue­blos di­ver­sos.

Na­da es más en­ga­ño­so que la idea de “sel­va vir­gen”. La gran ma­yo­ría de bos­ques tro­pi­ca­les ha es­ta­do ha­bi­ta­da y uti­li­za­da por hu­ma­nos du­ran­te cen­tu­rias. Su ac­tual con­fi­gu­ra­ción –aho­ra sa­be­mos que in­clu­so al­go de su asom­bro­sa bio­di­ver­si­dad– es en par­te el re­sul­ta­do del queha­cer de los se­res hu­ma­nos que ahí vi­vie­ron. Las sel­vas ama­zó­ni­cas son pro­duc­tos cul­tu­ra­les.

Cu­ya­beno no es una ex­cep­ción. Las fér­ti­les ori­llas de los gran­des ríos ama­zó­ni­cos, co­mo el Na­po o el Agua­ri­co, so­por­ta­ron po­bla­cio­nes bas­tan­te ma­yo­res que las ac­tua­les. El pue­blo que do­mi­nó la cuen­ca del Na­po fue el de los oma­guas. Ori­gi­na­rios de la cos­ta del Brasil, lle­ga­ron a la al­ta Ama­zo­nía en el si­glo XII. Los res­tos

ar­queo­ló­gi­cos y las cró­ni­cas de los pri­me­ros vi­si­tan­tes europeos hablan de ca­ci­caz­gos con­fe­de­ra­dos con es­tra­ti­fi­ca­ción so­cial; den­sas ciu­da­des for­ti­fi­ca­das cons­trui­das al­re­de­dor de tem­plos so­la­res; mag­ní­fi­ca al­fa­re­ría e im­po­nen­tes flo­tas mi­li­ta­res y co­mer­cia­les. En su pe­río­do de ma­yor ex­pan­sión, lle­ga­ron has­ta la desem­bo­ca­du­ra del río Agua­ri­co en el Na­po. Las gue­rras, la ca­ce­ría de es­cla­vos y las epi­de­mias que tra­jo la Con­quis­ta hi­cie­ron co­lap­sar su es­truc­tu­ra so­cial y los obli­ga­ron a re­ple­gar­se en la ba­ja Ama­zo­nía.

Al no­roc­ci­den­te de los oma­guas, ocu­pan­do to­do el ba­jo Agua­ri­co se en­con­tra­ban los en­ca­be­lla­dos, lla­ma­dos así por los cro­nis­tas de­bi­do a las lar­gas me­le­nas y ela­bo­ra­dos to­ca­dos que lu­cían. Ellos com­bi­na­ban la ca­za, pes­ca y re­co­lec­ción con la agri­cul­tu­ra iti­ne­ran­te y vi­vían en ca­se­ríos dis­per­sos a lo lar­go de los ríos.

De los pue­blos que hoy ha­bi­tan la re­ser­va, dos des­cien­den de la cul­tu­ra de los en­ca­be­lla­dos: los sio­nas y los se­co­yas. Los sio­nas, que en el idio­ma de sus ve­ci­nos wi­to­to quie­re de­cir “gen­te per­fu­me” (por las ra­mas aro­má­ti­cas que sue­len uti­li­zar de adorno), han ha­bi­ta­do el Agua­ri­co y el Pu­tu­ma­yo por lar­go tiem­po. Qui­zá por ello tam­bién se los lla­ma sa ni­wu bai, o “gen­te de río arri­ba”.

Por su par­te, los se­co­yas lle­ga­ron al área en los años cua­ren­ta, hu­yen­do de las atro­ci­da­des de la ex­plo­ta­ción del cau­cho. Sie­ko­ya quie­re de­cir “río de las ra­yas”; el nom­bre se re­fie­re a un tri­bu­ta­rio del río San­ta­ma­ría, en el Na­po pe­ruano, en el que ha­bi­ta­ban. La gue­rra con el Pe­rú, en 1941, se­pa­ró a los se­co­yas de sus pa­rien­tes del otro la­do de la fron­te­ra; no pu­die­ron vol­ver a en­con­trar­se sino has­ta 1998, cuan­do se fir­mó la paz en­tre los dos paí­ses.

Los co­fa­nes, que se de­no­mi­nan a sí mis­mos a’i, tér­mino que sig­ni­fi­ca “gen­te de ver­dad”, ocu­pa­ron por tra­di­ción la cuen­ca al­ta de los ríos Agua­ri­co y San Mi­guel. Los ac­tua­les po­bla­do­res de la co­mu­ni­dad de Sá­ba­lo vi­nie­ron al ba­jo Agua­ri­co a fi­na­les de los se­ten­ta, des­pla­za­dos por la de­vas­ta­ción pe­tro­le­ra de sus te­rri­to­rios. Los co­fa­nes son afa­ma­dos por su ex­ten­si­vo co­no­ci­mien­to de las plan­tas y sus usos (mien­tras que la repu­tación de sio­nas y se­co­yas vie­ne, más bien, del po­der má­gi­co de sus in­ti bai­ké o cu­ra­cas).

Ellos, jun­to a kich­was y shuar que lle­ga­ron des­de el sur, ven a la re­ser­va Cu­ya­beno co­mo un te­rri­to­rio que, en cier­ta me­di­da, les per­mi­te ne­go­ciar los ver­ti­gi­no­sos cam­bios que ex­pe­ri­men­ta la zo­na, y con­ser­var al­gu­nas cos­tum­bres tra­di­cio­na­les mien­tras adop­tan otras nue­vas, co­mo por ejem­plo el eco­tu­ris­mo. Por­que es­te te­rri­to­rio es má­gi­co, pe­ro no es el pa­raí­so te­rre­nal. En­tre sus mu­chos pro­ble­mas es­tá la per­sis­ten­cia de la co­lo­ni­za­ción que siem­pre trae con­si­go la aper­tu­ra de ca­rre­te­ras, a pe­sar de los di­ver­sos me­ca­nis­mos que en los úl­ti­mos años ha en­sa­ya­do el mi­nis­te­rio del Am­bien­te pa­ra fre­nar­la. Los pe­que­ños y co­ti­dia­nos ver­ti­dos de las ope­ra­cio­nes pe­tro­le­ras en las in­me­dia­cio­nes del área pro­te­gi­da cau­san una con­ta­mi­na­ción cró­ni­ca de los cuer­pos de agua, pun­tea­da en oca­sio­nes por de­rra­mes más co­pio­sos. Sin em­bar­go, la ame­na­za más dra­má­ti­ca que aho­ra ron­da so­bre la re­ser­va (de he­cho, so­bre to­da la Ama­zo­nía) es una idea acrí­ti­ca del pro­gre­so que lo en­tien­de co­mo la sus­ti­tu­ción de la cul­tu­ra lo­cal por una cul­tu­ra y es­té­ti­ca pe­tro­le­ras –que no otra co­sa re­pre­sen­ta la co­mu­ni­dad del mi­le­nio que se ha cons­trui­do en Pla­yas del Cu­ya­beno. El ce­men­to que se opo­ne al en­can­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.