An­ti­sa­na en la me­mo­ria

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

En es­tos pá­ra­mos se acu­mu­lan los re­cuer­dos de cón­do­res, la­gu­nas tor­ci­das y flu­jos de la­va, se­di­men­ta­dos a tra­vés de se­cu­la­res re­co­rri­dos. Da­vid Pa­rra los en­tre­la­za con las me­mo­rias de otros asi­duos vi­si­tan­tes y los con­tras­ta con los cam­bios y per­ma­nen­cias de la ac­tua­li­dad de es­ta re­ser­va, im­por­tan­te fuen­te de agua pa­ra Qui­to.

Cin­cuen­ta ki­ló­me­tros al es­te de Qui­to, al bor­de mis­mo de la cor­di­lle­ra Orien­tal, se le­van­ta el im­po­nen­te An­ti­sa­na. A pe­sar de su si­lue­ta he­la­da y los ver­des pai­sa­jes que lo ro­dean, se man­tie­ne al mar­gen, ca­si er­mi­ta­ño. Po­co se es­cu­cha de sus amo­ríos con otras mon­ta­ñas o de sus es­ca­pa­di­tas en tra­je de hu­mano, co­mo es cos­tum­bre en­tre es­tas dei­da­des an­di­nas. Su es­pe­so abri­go de nu­bes, te­ji­do con ama­zó­ni­ca in­sis­ten­cia, ra­ra vez per­mi­te que lo pes­que­mos des­pe­re­zán­do­se al ama­ne­cer. To­do ese mis­te­rio pa­re­ce te­ner co­mo pro­pó­si­to guar­dar, en­tre otras co­sas, la po­bla­ción más im­por­tan­te de cón­do­res del país… su se­cre­to peor guar­da­do.

Quien se to­ma la “mo­les­tia” de vi­si­tar­lo sa­be que el tai­ta An­ti­sa­na es más bien hos­pi­ta­la­rio y ge­ne­ro­so. Abun­da en re­ga­los de esos que se co­men con los ojos y que de­jan pa­ra siem­pre sa­cia­do el es­pí­ri­tu. To­da­vía ten­go atra­ve­sa­das al­gu­nas es­ce­nas de la edad del “por qué”: un al­ti­plano ver­de-oro bor­da­do con cien­tos de aves, una la­gu­na in­cli­na­da, una son­ri­sa de hie­lo, un cón­dor vo­lan­do ba­ji­to... In­clu­so, me cons­ta que el An­ti­sa­na se lle­vó, con ho­no­res, las al­mas de un par de em­pe­der­ni­dos se­gui­do­res su­yos: el des­ta­ca­do or­ni­tó­lo­go Fer­nan­do Or­tiz, quien fue­ra mor­di­do mor­tal­men­te por las he­la­das aguas de La Mi­ca mien­tras es­tu­dia­ba sus aves mi­gra­to­rias, y Juan Black, cu­yas ce­ni­zas fue­ron en­tre­ga­das al vien­to en un sen­ti­do fu­ne­ral pa­ra­me­ro.

De es­te úl­ti­mo per­so­na­je hay que re­cor­dar que fue el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la crea­ción de la re­ser­va eco­ló­gi­ca An­ti­sa­na. Na­ti­vo de Pín­tag, Juan cre­ció fre­cuen­tan­do los pa­jo­na­les de su enor­me ve­cino. Cul­ti­vó su afi­ción por la na­tu­ra­le­za y ter­mi­nó sien­do uno de los dos pri­me­ros guar­da­par­ques del país, allá en el par­que na­cio­nal Ga­lá­pa­gos. Lue­go de va­rios años de ex­pe­rien­cias re­gre­só a su tie­rra na­tal con la idea fi­ja de ase­gu­rar la ve­jez de su mon­ta­ña. Alen­tó a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, jun­tó ami­gos pa­ra crear la fun­da­ción An­ti­sa­na y, lue­go de años de lu­cha, dis­cu­sión y ges­tión, en 1993 se con­cre­tó la crea­ción de la re­ser­va eco­ló­gi­ca. Es, por tan­to, una de las po­cas áreas pro­te­gi­das del país que na­ció de una au­tén­ti­ca ini­cia­ti­va lo­cal.

Po­co ha cam­bia­do la mo­ra­da del tí­mi­do An­ti­sa­na des­de en­ton­ces. Al sa­lir de Pín­tag, el pai­sa­je ru­ral no es­ca­ti­ma en pas­tos, a pe­sar de las pen­dien­tes y la es­ca­sez de va­cas. Las an­ti­guas ca­si­tas de cam­po, pro­pias de acua­re­la de ar­qui­tec­to, tie­nen aho­ra más ve­ci­nos. Un po­co más arri­ba, la impresionante co­la­da de la­va co­no­ci­da co­mo An­ti­sa­ni­lla se de­rra­ma so­bre el valle del río Is­co. La la­gu­na de Se­cas bri­lla ato­ra­da en­tre el os­cu­ro gris vol­cá­ni­co. Des­de la ca­rre­te­ra se ob­ser­van, al otro la­do del valle, las pa­re­des ro­co­sas co­no­ci­das co­mo los fa­ra­llo­nes del Is­co. Es­te sec­tor es ideal pa­ra tum­bar­se so­bre el pa­jo­nal a

es­pe­rar que los cón­do­res vuel­van a ca­sa al final de la jor­na­da. En efec­to, a vis­ta y pa­cien­cia de to­do el mun­do, duer­men y se re­pro­du­cen aquí unos trein­ta cón­do­res; es de­cir, ca­si la mi­tad de la po­bla­ción de es­tas aves en to­do el país.

Pe­se a su im­por­tan­cia, es­te si­tio no fue in­clui­do den­tro de los lí­mi­tes de la re­ser­va y ha si­do mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción por un par de dé­ca­das. Hoy, sin em­bar­go, ape­nas des­de enero de es­te año, to­da el área de An­ti­sa­ni­lla for­ma par­te de una re­ser­va pri­va­da. Al­go si­mi­lar, aun­que al re­vés, ha su­ce­di­do con las ca­si 15 mil hec­tá­reas de ha­cien­das com­pra­das por la em­pre­sa de Agua Po­ta­ble de Qui­to con el fin de ase­gu­rar la sa­lud de los pá­ra­mos que abas­te­cen de agua a los más de 600 mil ha­bi­tan­tes del sur de esa ciu­dad. De­ci­mos al re­vés, pues es­tas eran pro­pie­da­des pri­va­das den­tro de la re­ser­va que desa­rro­lla­ban ac­ti­vi­da­des in­com­pa­ti­bles, co­mo la cría in­ten­si­va de ove­jas.

Aho­ra lle­gan mu­chos más vi­si­tan­tes. Al­gu­nos en lu­jo­sas bu­se­tas que van por vía as­fal­ta­da

Pá­gi­nas an­te­rio­res. El An­ti­sa­na, atis­ban­do en­tre las nu­bes. Aba­jo. Cam­pos de pi­re­tro en el ca­mino a los pá­ra­mos de la re­ser­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.