Car­ta del Edi­tor

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

El vo­ca­blo “me­tro­po­li­tano” en­se­gui­da re­fie­re a la idea de ciu­dad. Por ello con fre­cuen­cia se sor­pren­de quien oye que me­nos del 10% de la su­per­fi­cie del dis­tri­to me­tro­po­li­tano de Qui­to co­rres­pon­de a eco­sis­te­mas ur­ba­nos. El res­to, el 90%, son cul­ti­vos y zo­nas bos­co­sas. Tam­po­co so­le­mos ser cons­cien­tes de que las de­ci­sio­nes que se to­man en las zo­nas ur­ba­nas del dis­tri­to tie­nen un efec­to pro­fun­do en to­da su pe­ri­fe­ria agrí­co­la y sil­ves­tre. Es­to es cier­to tan­to so­bre las de­ci­sio­nes pú­bli­cas –las que to­ma el con­ce­jo me­tro­po­li­tano, por ejem­plo– co­mo so­bre las pri­va­das: las op­cio­nes de con­su­mo de ca­da quien im­pac­tan a la pe­ri­fe­ria.

Es­ta des­co­ne­xión men­tal per­pe­túa, a su vez, una re­la­ción en­tre el cam­po y la ciu­dad sig­na­da por las asi­me­trías. Las ciu­da­des se con­vier­ten en es­pon­jas de ener­gía y re­cur­sos que ge­ne­ran de­gra­da­ción am­bien­tal y po­bre­za en el cam­po, mien­tras que, vi­ce­ver­sa, son fuen­te de desechos que se vier­ten a tra­vés de los ríos o los ca­mio­nes a los te­rri­to­rios ale­da­ños.

Es­ta edi­ción de la re­vis­ta, al mis­mo tiem­po, es par­te de y bus­ca pro­mo­ver un nue­vo ima­gi­na­rio de qui­te­ñi­dad que rom­pa las fron­te­ras del con­cre­to. La in­vi­ta­ción es a pen­sar­nos, des­de don­de es­te­mos, de una for­ma in­te­gral: co­mo par­te de una uni­dad más am­plia, dis­par e in­ter­co­ne­xa. A que los qui­te­ños sin­ta­mos co­mo pro­pio el cam­po cir­cun­dan­te, ya no con las con­no­ta­cio­nes co­lo­nia­lis­tas ni pa­tri­mo­nia­les de lo pro­pio, sino que asu­ma­mos que per­te­ne­ce­mos a ese cam­po de mu­chas ma­ne­ras.

Bus­ca­mos, a tre­vés de es­tas pá­gi­nas, el com­pro­mi­so del lec­tor con al­gu­nos de los em­ble­mas de ese Qui­to na­tu­ral: las áreas pro­te­gi­das crea­das por el mu­ni­ci­pio en el no­roc­ci­den­te del dis­tri­to que quie­ren con­ju­gar la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad con el uso sus­ten­ta­ble; las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas de nues­tros ve­ci­nos ru­ra­les, ame­na­za­das por la vo­ra­ci­dad mi­ne­ra; los osos de an­te­ojos, in­sos­pe­cha­dos e in­sig­nes ha­bi­tan­tes de los bos­ques a los que per­te­ne­ce­mos; y sus po­bla­do­res an­ti­guos y enig­má­ti­cos a quie­nes hoy co­no­ce­mos co­mo yum­bos. Co­mo bro­che de es­te es­pe­cial, pa­ra nues­tra sec­ción de áreas pro­te­gi­das es­co­gi­mos a la hos­pi­ta­la­ria y muy qui­te­ña cal­de­ra del vol­cán Pu­lu­lahua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.