las sel­vas de Qui­to

el oso qui­teno | mi­ne­ria vs. eco­no­mia lo­cal | yum­bos

Ecuador Terra Incognita - - PORTADA - por San­tia­go Mo­li­na

¿OSOS EN QUI­TO?

Esa es la res­pues­ta que, aun­que sea en la mi­ra­da de mi in­ter­lo­cu­tor, sue­lo ob­te­ner cuan­do cuen­to que mi tra­ba­jo es es­tu­diar los osos que ha­bi­tan en nues­tra ca­pi­tal. No es de ex­tra­ñar­se. In­clu­so la pre­sen­cia de osos en el Ecua­dor ad­mi­ra a mu­chos, pa­ra quie­nes la ima­gen de es­tos ani­ma­les co­rres­pon­de a los enor­mes ne­gros, gri­ses o po­la­res de Nor­tea­mé­ri­ca. Es­te des­co­no­ci­mien­to se po­dría ex­pli­car de dos ma­ne­ras. En pri­mer lu­gar, la os­cu­ri­dad ge­ne­ral de nues­tra fau­na en la cul­tu­ra ur­ba­na blan­co-mes­ti­za, en con­tras­te a lo tem­prano que apren­den los ni­ños so­bre las ji­ra­fas, ze­bras, leo­nes o ti­gres de las que los se­pa­ra un océano. Pe­ro el des­co­no­ci­mien­to tam­bién se de­be, es muy pro­ba­ble, a la na­tu­ra­le­za se­clu­sa de nues­tro oso.

Qui­zá la me­jor ilus­tra­ción de esa ti­mi­dez sean las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes que se hi­cie­ron en el país so­bre es­tos ani­ma­les, des­de fi­na­les de los ochen­ta, en las re­ser­vas Ca­yam­be Co­ca y An­ti­sa­na. Mu­chos de quie­nes los es­tu­dia­ban –es de­cir, quie­nes pa­sa­ban días en­te­ros de­trás de ellos du­ran­te años– nun­ca los lle­ga­ron a ver, y ba­sa­ban te­sis com­ple­tas en ob­ser­va­cio­nes de he­ces, pe­los y hue­llas.

EL ELU­SI­VO OSO SUD­AME­RI­CANO El oso an­dino u oso de an­te­ojos es el úni­co plan­tí­gra­do de Su­da­mé­ri­ca. Se en­cuen­tra en los An­des de Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia, Ecua­dor, Pe­rú, Bo­li­via y el nor­te de Ar­gen­ti­na. Su nom­bre se de­be a las mar­cas blan­cuz­cas que sue­len te­ner al­re­de­dor de los ojos. Las va­ria­cio­nes in­di­vi­dua­les de es­tas mar­cas, al ser úni­cas, son uti­li­za­das por los in­ves­ti­ga­do­res pa­ra dis­tin­guir a ca­da oso de sus con­gé­ne­res.

Co­mo si sub­ra­ya­ra su ca­rác­ter aris­co, el oso an­dino ha­bi­ta los bos­ques nublados y los pá­ra­mos. Allí bus­can las achu­pa­llas y los huai­cun­dos –dos ti­pos de bro­me­lias– que le sir­ven de ali­men­to. Com­ple­men­ta su die­ta con pal­mas tier­nas, fru­tos, in­ver­te­bra­dos y ver­te­bra­dos pe­que­ños.

A pe­sar de que es con bas­tan­te el más pe­que­ño de los cua­tro osos que en­con­tra­mos en Amé­ri­ca, la pre­sen­cia de un oso ma­cho adul­to no de­ja de ser impresionante; una ma­sa pe­lu­da de has­ta dos me­tros y unos dos­cien­tos ki­los. Qui­zá por es­to y por sus há­bi­tos de fan­tas­ma, los mi­tos y le­yen­das que ro­dean a es­te ani­mal son le­gión en los paí­ses an­di­nos.

Se di­ce que es más fá­cil ver­los en las pla­ni­cies abier­tas del pá­ra­mo que en los den­sos bos­ques, pe­ro es so­lo un de­cir por­que, in­clu­so en el pá­ra­mo, los en­cuen­tros con un oso sue­len ser ra­rí­si­mos. De ahí que me con­si­de­re en­tre los afor­tu­na­dos.

Mi pri­mer avis­ta­mien­to de un oso fue en la re­ser­va Ma­qui­pu­cu­na, cer­ca de Na­ne­ga­li­to, en di­ciem­bre de 2006, cuan­do tra­ba­ja­ba co­mo ad­mi­nis­tra­dor re­si­den­te. Los ve­ci­nos ya me ha­bían co­men­ta­do que ha­bía osos en los al­re­de­do­res, y que al­gu­na vez fue­ron tan­tos que no era di­fí­cil ca­zar­los por su car­ne, gra­sa y san­gre, uti­li­za­da en su­pues­tos tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad y co­mo elixir de la ju­ven­tud. En ade­lan­te, al pa­re­cer la can­ti­dad de osos ex­pe­ri­men­tó una drás­ti­ca dis­mi­nu­ción. El en­cuen­tro que tu­ve fue muy rá­pi­do. El oso es­ta­ba en­ca­ra­ma­do en un ár­bol y, al per­ci­bir­nos, ba­jó de gol­pe y se aden­tró en el bos­que. ¡No me ca­bía tan­ta fe­li­ci­dad! Esos po­cos se­gun­dos ya me me­tían en el pe­que­ño gru­po de los ele­gi­dos.

Tu­vo que pa­sar un lar­go tiem­po y, a prin­ci­pios de 2008, con va­rios tra­ba­ja­do­res de Ma­qui­pu­cu­na y al­gu­nos vi­si­tan­tes vi­vi­mos un mo­men­to inol­vi­da­ble pa­ra to­dos: ¡nue­ve osos, de di­fe­ren­te se­xo y edad, es­ta­ban tre­pa­dos en

lo más al­to de al­gu­nos ár­bo­les de pac­che –una es­pe­cie de agua­ca­ti­llo– ali­men­tán­do­se de sus fru­tos! El gru­po com­pren­día dos ju­ve­ni­les, dos ma­chos adul­tos y dos hem­bras adul­tas, es­tas úl­ti­mas con uno y dos osez­nos ca­da una. Tan chi­cos eran los osez­nos que no co­mían la fru­ta; to­da­vía es­ta­ban lac­tan­do. Fue una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra fo­to­gra­fiar y re­gis­trar los ros­tros de to­dos los in­di­vi­duos. Ese fue el ini­cio de lo que lue­go se­ría un re­gis­tro fo­to­grá­fi­co sis­te­má­ti­co de la po­bla­ción de osos del no­roc­ci­den­te de Qui­to. Des­de ese año, los osos lle­gan a los mis­mos bos­ques du­ran­te la épo­ca de fruc­ti­fi­ca­ción de esos pac­ches (épo­ca que cam­bia año tras año, pa­ra des­gra­cia de las agen­cias de tu­ris­mo) y se aglo­me­ran pa­ra ali­men­tar­se. Cuan­do han de­vo­ra­do los pac­ches, ca­da oso to­ma su ca­mino y se ale­ja.

Es­tas ob­ser­va­cio­nes fue­ron los ini­cios de una pa­sión y com­pro­mi­so de vi­da que per­du­ra has­ta hoy. La preo­cu­pa­ción por los osos se con­vir­tió en mi ac­ti­vi­dad prin­ci­pal; le de­di­qué mis es­tu­dios de pos­gra­do y, po­co a po­co, les con­ta­gié el en­tu­sias­mo a al­gu­nas au­to­ri­da­des y otros ha­bi­tan­tes de Qui­to. Así, por ejem­plo, jun­ta­mos es­fuer­zos con la se­cre­ta­ría de Am­bien­te del dis­tri­to me­tro­po­li­tano, que ha fi­nan­cia­do una par­te de los es­tu­dios, y con la uni­ver­si­dad San Fran­cis­co de Qui­to, pa­ra se­guir es­tu­dián­do­lo, pa­ra de­cla­rar­lo co­mo ma­mí­fe­ro em­ble­má­ti­co de Qui­to, pa­ra crear –me­dian­te re­so­lu­ción mu­ni­ci­pal– el co­rre­dor eco­ló­gi­co pa­ra el oso an­dino y pa­ra di­se­ñar un pro­gra­ma de con­ser­va­ción pa­ra los pró­xi­mos cin­co años.

De aque­llas pri­me­ras ob­ser­va­cio­nes ama­teur, pa­sa­mos a es­tu­dios más sos­te­ni­dos uti­li­zan­do cá­ma­ras tram­pa. Es­tas cá­ma­ras, que se ins­ta­lan en si­tios por don­de sa­be­mos o pre­su­mi­mos que deam­bu­lan los osos, se ac­ti­van al per­ci­bir mo­vi­mien­tos y disparan mu­chas fo­tos o to­mas de vi­deo. Nues­tro mo­ni­to­reo con cá­ma­ras tram­pa es el más pro­lon­ga­do que se ha­ya he­cho so­bre es­ta es­pe­cie, y es el que ma­yor área ha cu­bier­to, no so­lo en el país sino en to­dos los An­des. Has­ta la fe­cha, los da­tos arro­ja­dos por

las cá­ma­ras tram­pa y nues­tros re­co­rri­dos de ob­ser­va­ción por una ex­ten­sa re­gión de re­ma­nen­tes de bos­ques a es­pal­das del vol­cán Pi­chin­cha han iden­ti­fi­ca­do 45 osos di­fe­ren­tes en el te­rri­to­rio no­roc­ci­den­tal de Qui­to. Ade­más, he­mos en­con­tra­do al me­nos otras quin­ce es­pe­cies de ma­mí­fe­ros te­rres­tres me­dia­nos y gran­des (¡in­clu­yen­do cin­co es­pe­cies de fe­li­nos!).

Es­ta re­gión no so­lo es­tá cu­bier­ta de bos­ques na­tu­ra­les. Des­de ha­ce dé­ca­das es­tá ha­bi­ta­da por se­res hu­ma­nos, cu­ya pre­sen­cia ha ido mo­di­fi­can­do el pai­sa­je. La te­nen­cia

in­for­mal de la tie­rra, el uso des­or­de­na­do del sue­lo y las prác­ti­cas agro­pe­cua­rias ex­ten­si­vas han de­ri­va­do en va­rios con­flic­tos en­tre hu­ma­nos y osos. Tam­bién he­mos apren­di­do que la ca­rre­te­ra Ca­la­ca­lí-na­ne­ga­li­to-la In­de­pen­den­cia ac­túa co­mo una ba­rre­ra al nor­mal des­pla­za­mien­to de osos y otros ma­mí­fe­ros gran­des que arries­gan su vi­da al cru­zar­la, o sim­ple­men­te no lo ha­cen. Es­ta li­mi­ta­ción, que pa­re­cie­ra in­sig­ni­fi­can­te, pue­de com­pro­me­ter la sa­lud ge­né­ti­ca de la po­bla­ción de osos al im­pe­dir el in­ter­cam­bio de ge­nes en­tre in­di­vi­duos del un la­do de la ca­rre­te­ra con aque­llos del otro cos­ta­do.

La crea­ción del co­rre­dor de con­ser­va­ción del oso an­dino re­sul­ta cru­cial pa­ra la so­bre­vi­ven­cia de es­ta es­pe­cie. Es­ta ini­cia­ti­va pre­ten­de co­nec­tar to­dos los re­ma­nen­tes na­tu­ra­les (bos­ques pro­tec­to­res, re­ser­vas pri­va­das, áreas de con­ser­va­ción mu­ni­ci­pa­les) que se en­cuen­tran en­tre las re­ser­vas eco­ló­gi­cas Co­ta­ca­chi Ca­ya­pas, al nor­te, e Ili­ni­zas, al sur. Com­pren­de más de 250 mil hec­tá­reas de buen há­bi­tat pa­ra los osos y otra fau­na, y les brin­da la opor­tu­ni­dad de des­pla­zar­se y dis­per­sar­se en un vas­to te­rri­to­rio col­ma­do de re­cur­sos ali­men­ti­cios, si­tios pa­ra re­fu­giar­se y te­rri­to­rios pa­ra pro­crear.

Pa­ra la bue­na ges­tión del co­rre­dor se­rá ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas sus­ten­ta­bles pa­ra la gen­te que vi­ve en el te­rri­to­rio, que ayu­den a dis­mi­nuir los con­flic­tos en­tre se­res hu­ma­nos y na­tu­ra­le­za. Re­que­ri­rá, ade­más, la par­ti­ci­pa­ción de la po­bla­ción ur­ba­na de Qui­to. Y de­man­da­rá el di­se­ño de una in­fra­es­truc­tu­ra es­pe­cial pa­ra que los osos pue­dan cru­zar las ca­rre­te­ras Ca­la­ca­lí-la In­de­pen­den­cia y Alóa­gSan­to Do­min­go (he­mos com­pro­ba­do que los osos no cru­zan por las al­can­ta­ri­llas nor­ma­les que se cons­tru­yen pa­ra el pa­so de las co­rrien­tes de agua), así co­mo el río Guay­lla­bam­ba.

El fu­tu­ro se ve pro­me­te­dor. Las prue­bas de que los ha­bi­tan­tes de Qui­to con­vi­vi­mos con más de cua­ren­ta osos y una ele­va­da bio­di­ver­si­dad son irre­fu­ta­bles, y el cre­cien­te in­te­rés de con­ser­va­ción por par­te de los ha­bi­tan­tes ru­ra­les y ur­ba­nos del dis­tri­to per­mi­ten so­ñar con que es­ta ciu­dad sea la “ca­pi­tal mun­dial de la bio­di­ver­si­dad”. No obs­tan­te, el de­sa­fío es enor­me. To­dos quie­nes par­ti­ci­pa­mos, de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta, en la con­ser­va­ción de los osos de an­te­ojos de­be­mos apren­der más so­bre ellos, asu­mir nues­tras ta­reas con com­pro­mi­so y exi­gir la vo­lun­tad po­lí­ti­ca del go­bierno lo­cal y na­cio­nal pa­ra pro­te­ger­los a ellos y a los há­bi­tats don­de sub­sis­ten. Es que sus há­bi­tats son tam­bién los nues­tros. A fin de cuen­tas, quien ha pa­sa­do por la ca­rre­te­ra Ca­la­ca­lí-na­ne­ga­li­to ha es­ta­do ya en el co­rre­dor del oso an­dino

Iz­quier­da. San­tia­go Mo­li­na, el au­tor, des­cien­de sa­tis­fe­cho tras una jor­na­da de tra­ba­jo. De­re­cha. Osi­to jo­ven. Pá­gi­nas si­guien­tes. Oso adul­to co­se­chan­do su ali­men­to fa­vo­ri­to: las bro­me­lias.

Iz­quier­da. La in­ves­ti­ga­ción de osos in­clu­yó cap­tu­ras, mar­ca­jes y se­gui­mien­to con cá­ma­ras au­to­má­ti­cas. Aba­jo. Los osos se mue­ven en­tre el bos­que de nie­bla y el pá­ra­mo.

Los há­bi­tos ar­bo­rí­co­las del oso an­dino fue otro hallazgo de los es­tu­dios en Qui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.