El cam­po en la ciu­dad

Áreas de con­ser­va­ción mu­ni­ci­pa­les

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Ma­ría Fer­nan­da Me­jía

La ma­yor par­te de Qui­to se ha­lla fue­ra de la ciu­dad. En el re­cuen­to de Ma­ría Fer­nan­da Me­jía co­no­ce­re­mos los pá­ra­mos y bos­ques nublados pro­te­gi­dos por las fla­man­tes áreas de con­ser­va­ción me­tro­po­li­ta­nas.

Pa­ra en­ten­der­lo hay que ver­lo en el ma­pa. Ubi­que al dis­tri­to me­tro­po­li­tano de Qui­to (DMQ). To­do ese te­rri­to­rio que ve­mos mi­de al­go más de cua­tro­cien­tas mil hec­tá­reas y –sien­do “me­tro­po­li­tano”– es­tá com­pues­to en su ma­yo­ría por áreas ver­des y bos­ques. Sí, aquí tam­bién vi­ven cien­tos de es­pe­cies de plan­tas y ani­ma­les. Es­te la­be­rin­to de ce­men­to, lleno de ca­sas, edi­fi­cios e igle­sias que lla­ma­mos ciu­dad, es una pe­que­ña man­cha car­to­grá­fi­ca, ape­nas el 10% del dis­tri­to. Más allá de ese pai­sa­je que se ve des­de cual­quier ven­ta­na ci­ta­di­na es­tá el otro 90%, un ver­da­de­ro san­tua­rio na­tu­ral.

Esa par­te del dis­tri­to –que po­co fi­gu­ra en las guías de tu­ris­mo de Qui­to tra­di­cio­na­les– in­clu­ye a trein­ta y tres pa­rro­quias con­si­de­ra­das ru­ra­les. Ahí, (en es­pe­cial en las sie­te pa­rro­quias no­roc­ci­den­ta­les) la na­tu­ra­le­za no ha su­cum­bi­do an­te la vo­ra­ci­dad de la ciu­dad. En esa ma­yo­ría del te­rri­to­rio es­tá lo que se de­no­mi­na sis­te­ma dis­tri­tal de áreas pro­te­gi­das y co­rre­do­res eco­ló­gi­cos, que cu­bre 307 mil hec­tá­reas e in­clu­ye áreas pro­te­go­das de­cla­ra­das por el mu­ni­ci­pio, vein­ti­cin­co bos­ques pro­tec­to­res, la Red Ver­de Ur­ba­na, las áreas de in­ter­ven­ción es­pe­cial y re­cu­pe­ra­ción, y dos áreas del pa­tri­mo­nio na­tu­ral del es­ta­do (PA­NE): Pu­lu­lahua y Ca­yam­be Co­ca.

La zo­na ru­ral del DMQ es tan bio­di­ver­sa que se la com­pa­ra con las áreas pro­te­gi­das más re­pre­sen­ta­ti­vas del país. Si ha­bla­mos de va­rie­dad de plan­tas en­dé­mi­cas, el DMQ es­tá en pri­mer lu­gar, an­tes que el par­que na­cio­nal Ya­su­ní. En cuan­to a es­pe­cies de aves, es la se­gun­da; exis­ten más de qui­nien­tas. Vi­ven al­re­de­dor de cien es­pe­cies de otros ver­te­bra­dos, co­mo el ame­na­za­do oso de an­te­ojos y la na­ri­zo­na la­gar­ti­ja co­li­brí o la­gar­ti­ja pinocho, que se creía ex­tin­ta has­ta que un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res la vol­vió a en­con­trar, re­cién en 2005.

En lí­nea con es­ta ri­que­za, la Agenda Am­bien­tal del mu­ni­ci­pio tra­ba­ja con la vi­sión de, si lo­gra­mos ha­cer nues­tros há­bi­tos más sus­ten­ta­bles, en 2022 po­dre­mos ser con­si­de­ra­dos co­mo pa­tri­mo­nio na­tu­ral de la hu­ma­ni­dad. Pa­ra lo­grar­lo hay un lar­go ca­mino, en el que es­tán in­vo­lu­cra­dos

des­de cam­pe­si­nos que vi­ven en el área ru­ral has­ta los fun­cio­na­rios pú­bli­cos que ge­ne­ran las po­lí­ti­cas, pa­san­do por ca­da uno de no­so­tros.

Qui­to es un mo­sai­co eco­ló­gi­co, de pai­sa­jes y di­ver­si­dad so­cio­cul­tu­ral, aun­que en el ima­gi­na­rio de los ci­ta­di­nos aún pre­va­lez­ca esa ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial que se asen­tó, sin pe­dir per­mi­so, ha­ce más de cua­tro­cien­tos años, co­mo lo que nos define. Hoy, pa­ra las au­to­ri­da­des, la prio­ri­dad es pro­mo­ver otra mi­ra­da. Ve­ró­ni­ca Arias, se­cre­ta­ria de Am­bien­te del dis­tri­to, ex­pli­ca que se quie­re cons­truir un Qui­to sos­te­ni­ble, y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio uti­li­zar sus re­cur­sos de ma­ne­ra pla­ni­fi­ca­da. Mien­tras la ciu­dad cre­ce y se desa­rro­lla, de­be ha­ber equi­li­brio pa­ra que no se des­tru­yan, por ejem­plo, los po­cos pul­mo­nes na­tu­ra­les que le que­dan, sus zo­nas agrí­co­las y sus fuen­tes de agua.

Un ci­ta­dino pro­me­dio se ufa­na­rá de te­ner to­do a la mano: luz, agua, ca­lles pa­vi­men­ta­das, cen­tros co­mer­cia­les. Sin em­bar­go, per­so­nas co­mo Ser­gio Ba­san­tes, cam­pe­sino de la zo­na de Pac­to, no cam­bia­ría lo que tie­ne por nin­gún “pri­vi­le­gio” ur­bano. Di­ce que en la ciu­dad to­do cues­ta, in­clu­so ir al ba­ño. En su fin­ca, en cam­bio, si sus hi­jos tie­nen ham­bre, bas­ta es­ti­rar la mano y to­mar una fru­ta. Ser­gio sa­be, ade­más, que si quie­re que sus nie­tos, bis­nie­tos y ta­ta­ra­nie­tos tam­bién lo dis­fru­ten, de­pen­de de él cui­dar su entorno. De él, y de to­dos los que vi­vi­mos en el dis­tri­to. LA NA­TU­RA­LE­ZA CO­MO AC­TOR No se tra­ta de un des­cu­bri­mien­to. To­da esa ma­ra­vi­lla na­tu­ral ha es­ta­do aquí siem­pre. Lo que pa­sa es que los en­car­ga­dos de le­van­tar la ciu­dad –em­pe­zan­do por Se­bas­tián de Be­nal­cá­zar en 1534– no to­ma­ron en cuen­ta a la na­tu­ra­le­za. Ha si­do así por si­glos, los ci­ta­di­nos pri­me­ro he­mos de­pre­da­do to­do a nues­tro pa­so y lue­go nos he­mos arre­pen­ti­do por­que ya no nos que­dan re­cur­sos. Eso ex­pli­ca la con­ta­mi­na­ción del irre­cu­pe­ra­ble río Ma­chán­ga­ra, que po­día ha­ber si­do una fuen­te im­por­tan­te de agua pa­ra los qui­te­ños.

Da­nie­la Ba­la­re­zo, res­pon­sa­ble de la uni­dad de Áreas Pro­te­gi­das de la se­cre­ta­ría de Am­bien­te, cuen­ta que, has­ta 2008, los pla­nes de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial –los que nos di­cen có­mo irá cam­bian­do una ciu­dad– con­ce­bían so­lo el de­sa­rro­llo de la ciu­dad cons­trui­da. No ha­bía es­tra­te­gias in­te­gra­les pa­ra el área ru­ral, pe­se a que –co­mo vi­mos en nues­tro ma­pa– es la ma­yor par­te del te­rri­to­rio. Se co­no­cía muy po­co so­bre los re­cur­sos na­tu­ra­les del dis­tri­to. Si no se sa­be lo que se tie­ne, ¿có­mo se ge­ne­ran po­lí­ti­cas pú­bli­cas?

Esa fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción en el de­sa­rro­llo ru­ral ha traí­do per­jui­cios a la na­tu­ra­le­za. Si en 1986 la man­cha ur­ba­na era de 7 060 hec­tá­reas, en 28 años se ha tri­pli­ca­do has­ta las 23 846. La ta­sa de pér­di­da anual de bos­ques es de 1 700 hec­tá­reas. Se creía que la pro­tec­ción y cui­da­do de los bos­ques eran res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va del mi­nis­te­rio del Am­bien­te y no se cal­cu­la­ba –aún no se lo ha­ce– el efec­to de la cons­truc­ción de nue­vas vías en la de­fo­res­ta­ción.

Lo pri­me­ro que se tu­vo que ha­cer fue un es­tu­dio de la bio­di­ver­si­dad exis­ten­te. En 2007, el Mu­seo Ecua­to­riano de Cien­cias Na­tu­ra­les hi­zo una in­ves­ti­ga­ción en veintiún si­tios del dis­tri­to, lo que sir­vió pa­ra que, en 2011, se ela­bo­ra­ra el pri­mer ma­pa de co­ber­tu­ra ve­ge­tal del DMQ. A lo lar­go y an­cho del te­rri­to­rio hay una va­rie­dad de cli­mas: te­ne­mos un pe­da­ci­to de la zo­na tro­pi­cal del Cho­có, bos­ques nublados, valle in­ter­an­dino se­co, pá­ra­mos y has­ta nie­ve. Por eso hay tan­ta va­rie­dad de es­pe­cies en los die­ci­sie­te eco­sis­te­mas de es­ta irre­gu­lar pe­ro ma­ra­vi­llo­sa to­po­gra­fía. Las zo­nas más ba­jas es­tán en­tre los qui­nien­tos me­tros so­bre el ni­vel del mar (en áreas co­mo Pa­chi­jal y San­ta Ro­sa de Pac­to), mien­tras que el pun­to más al­to es la ci­ma del Sin­cho­la­gua a 4 950 me­tros. UNA ES­TRA­TE­GIA PA­RA DE­TE­NER LA DE­PRE­DA­CIÓN HU­MA­NA Con información a la mano, la se­cre­ta­ría de Am­bien­te ge­ne­ró una es­tra­te­gia de con­ser­va­ción con las áreas pro­te­gi­das de­cla­ra­das por la mu­ni­ci­pa­li­dad co­mo eje ver­te­bra­dor: el sub­sis­te­ma me­tro­po­li­tano de áreas na­tu­ra­les pro­te­gi­das. Es­te es un me­ca­nis­mo pa­ra sal­va­guar­dar los eco­sis­te­mas a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción de ac­to­res lo­ca­les, el uso sos­te­ni­ble de los re­cur­sos y la coor­di­na­ción en­tre di­fe­ren­tes ni­ve­les de go­bierno. Co­mo en to­da ini­cia­ti­va de con­ser­va­ción que pre­ten­da ser exi­to­sa, una con­si­de­ra­ción cen­tral es la in­ter­ac­ción de los hu­ma­nos con la bio­di­ver­si­dad.

Otra va­ria­ble fun­da­men­tal, más en un te­rri­to­rio con am­plia pre­sen­cia de cen­tros po­bla­dos y zo­nas agro­pe­cua­rias, es ase­gu­rar la co­nec­ti­vi­dad de los eco­sis­te­mas. Si, por ejem­plo, se cons­tru­ye una ca­rre­te­ra en la mon­ta­ña, sin pla­ni­fi­ca­ción, se in­te­rrum­pe la co­mu­ni­ca­ción y mo­vi­li­dad de las es­pe­cies en­tre las dos ori­llas de la ca­rre­te­ra. Es co­mo si pu­sié­ra­mos una mu­ra­lla en me­dio del bos­que; los que se que­dan de un la­do ya no pa­sa­rán pa­ra re­pro­du­cir­se con los que es­tán del otro. Mas no se tra­ta de co­nec­tar so­lo la bio­di­ver­si­dad

del dis­tri­to, pues los eco­sis­te­mas na­tu­ra­les no co­no­cen de fron­te­ras po­lí­ti­cas. Hay que crear co­ne­xio­nes con otras áreas na­tu­ra­les ale­da­ñas. Da­nie­la di­ce que, an­tes de crear el sub­sis­te­ma, ha­bía un gran va­cío en­tre las re­ser­vas eco­ló­gi­cas Co­ta­ca­chi Ca­ya­pas, en Im­ba­bu­ra, e Ili­ni­zas, en Co­to­pa­xi, o Ca­yam­be Co­ca, al orien­te (en ar­tícu­lo so­bre el co­rre­dor del oso an­dino se ela­bo­ra so­bre es­te te­ma). Qui­to, co­mo área na­tu­ral, es la co­ne­xión; la úni­ca po­si­ble.

Las ca­te­go­rías de ma­ne­jo va­rían se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas y ob­je­ti­vos de con­ser­va­ción de un área: par­ques na­cio­na­les, bos­ques pro­tec­to­res, re­ser­vas eco­ló­gi­cas... En­tre las que han si­do crea­das por la mu­ni­ci­pa­li­dad se des­ta­ca la de “áreas de con­ser­va­ción y uso sus­ten­ta­ble” (ACUS), pues en ellas con­vi­ven sus ha­bi­tan­tes y usua­rios con la bio­di­ver­si­dad. Hay fa­mi­lias que de­pen­den del uso de los re­cur­sos, sea pa­ra ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas o pa­ra con­su­mo. Si hay un uso ade­cua­do del agua, la tie­rra y los bos­ques se evi­ta­rán la con­ta­mi­na­ción de ríos, des­apa­ri­ción de es­pe­cies, uso de agro­quí­mi­cos, ta­la in­dis­cri­mi­na­da y otras ame­na­zas a la vi­da. La par­ti­ci­pa­ción de los ac­to­res que vi­ven en es­tas áreas es, por tan­to, in­dis­pen­sa­ble.

Las áreas pro­te­gi­das del dis­tri­to se de­cla­ran lue­go de es­tu­dios so­bre la im­por­tan­cia, opor­tu­ni­da­des y ame­na­zas de ca­da una, con el res­pal­do de una or­de­nan­za mu­ni­ci­pal. Has­ta el mo­men­to exis­ten cua­tro: Mashpi-guay­cu­ya­cuSahuan­gal, sis­te­ma hí­dri­co ar­queo­ló­gi­co Pa­chi­jal, Yun­gui­lla y ce­rro Pun­tas. Ade­más, se es­ta­ble­ció el co­rre­dor del oso an­dino, que co­nec­ta las áreas por don­de cir­cu­la es­ta es­pe­cie ame­na­za­da (ver ar­tícu­lo más ade­lan­te).

To­das es­tas áreas se han de­cla­ra­do gra­cias a la ini­cia­ti­va y apo­yo de las mis­mas co­mu­ni­da­des in­vo­lu­cra­das. Ca­da área tie­ne un plan de ma­ne­jo que, pa­ra las ACUS no­roc­ci­den­ta­les, bus­ca una vi­sión co­mún de uso en ba­se a las ca­pa­ci­da­des lo­ca­les, las al­tern­ta­ti­vas pro­duc­ti­vas sos­te­ni­bles y la sen­si­bi­li­za­ción am­bien­tal. Ve­ró­ni­ca Arias in­di­ca que has­ta 2019 se pien­sa de­cla­rar otras cua­tro áreas pro­te­gi­das más: Nono-pi­chán-alam­bi-tan­da­ya­pa, Lloa, los pá­ra­mos de Pín­tag y los bos­ques de los va­lles se­cos.

Las­co­mu­ni­da­des­den­tro­de­ca­daá­rea­man­tie­nen diá­lo­gos don­de par­ti­ci­pan aso­cia­cio­nes pro­duc­ti­vas, cam­pe­si­nas, jó­ve­nes y per­so­nas in­tere­sa­das en coope­rar. Se dia­lo­ga so­bre las pro­ble­má­ti­cas de la zo­na, se con­sul­tan es­tra­te­gias o se ha­bla de los pro­yec­tos. Da­nie­la Ba­la­re­zo cuen­ta que, ade­más, se han desa­rro­lla­do ac­ti­vi­da­des en cin­co es­cue­las de las ACUS, pa­ra que los es­tu­dian­tes com­pren­dan el va­lor de con­ser­var y cui­dar su entorno.

Si a los ni­ños de ese Qui­to co­lo­nial les hu­bie­ran ex­pli­ca­do lo per­ju­di­cial que es bo­tar ba­su­ra en los ríos, qui­zá aún pu­dié­ra­mos be­ber agua de nues­tro mis­mo entorno sin te­ner que ir a bus­car­la ca­da vez más le­jos, has­ta la Ama­zo­nía. Si los an­ti­guos in­ge­nie­ros de la ciu­dad hu­bie­ran to­ma­do en cuen­ta la bio­di­ver­si­dad de las que­bra­das an­tes de re­lle­nar­las, tal­vez pu­dié­ra­mos ver por nues­tras ven­ta­nas qui­te­ñas y dis­fru­tar de un pai­sa­je ma­ra­vi­llo­so y sano. El re­to es ese: dar la bien­ve­ni­da al re­gre­so de la na­tu­ra­le­za en la ciu­dad.

Pá­gi­na 11. Los ríos con­for­man la ac­ci­den­ta­da geo­gra­fía del no­roc­ci­den­te, al abrir­se pa­so en­tre las la­de­ras bos­co­sas de los An­des. Aba­jo. Cien­tos de fru­tas cre­cen en las zo­nas más tro­pi­ca­les del oc­ci­den­te de Qui­to. De­re­cha. Or­quí­dea del gé­ne­ro Dra­cu­la.

Iz­quier­da. Coc­ción del ju­go de ca­ña or­gá­ni­ca de In­ga­pi pa­ra fa­bri­car pa­ne­la. Aba­jo. La­gar­ti­ja pinocho ( Ano­lis pro­bos­cis), que se creía ex­tin­ta has­ta ha­ce po­cos años.

Iz­quier­da. El mo­mo­to pi­cu­do ( Elec­tron platyrhyn­chum) es co­mún en bos­ques hú­me­dos. Arri­ba. De las cua­tro es­pe­cies de primates que al­gu­na vez vi­vie­ron en el tró­pi­co y sub­tró­pi­co de Qui­to, el mon­gón o au­lla­dor ( Alouat­ta pa­llia­ta) es to­da­vía fre­cuen­te.

Co­se­cha ma­nual de ca­fé y ca­cao, dos pro­duc­tos con mu­cho po­ten­cial de cul­ti­vo agroe­co­ló­gi­co en el no­roc­ci­den­te de Qui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.