¿Sem­brar la tie­rra o ex­pri­mir­la?

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Juan Frei­le ilus­tra­cio­nes La Suer­te

La vo­ra­ci­dad mi­ne­ra quie­re tra­gar­se el no­roc­ci­den­te qui­te­ño. Juan Frei­le so­pe­sa las con­se­cuen­cias de su­per­po­ner las lí­neas de los ma­pas mi­ne­ros con las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas de los cam­pe­si­nos.

La idea de te­ner pa­ne­la, ca­fé, na­ran­jas, cai­mi­to, ca­cao o yu­ca cul­ti­va­dos en “la se­gun­da ca­pi­tal más al­ta del mun­do” pa­re­ce opues­ta al sen­ti­do co­mún. No se tra­ta de una in­no­va­ción agro­nó­mi­ca que per­mi­te sem­brar­los a los 2800 me­tros de al­ti­tud de Qui­to. Su­ce­de que al no­roc­ci­den­te del dis­tri­to me­tro­po­li­tano se ex­tien­den las pa­rro­quias de Na­ne­gal, Na­ne­ga­li­to, Gua­lea y Pac­to, cu­yo cli­ma, en­tre sub­tro­pi­cal y cá­li­do, es idó­neo pa­ra cul­ti­var es­tos pro­duc­tos al fi­lo de las sel­vas nu­bla­das y pie­mon­ta­nas.

Las re­gio­nes más ba­jas de es­tas pa­rro­quias se ubi­can a qui­nien­tos me­tros de al­ti­tud, en las cuen­cas de los ríos Pa­chi­jal, Guay­cu­ya­cu, Mashpi y Chi­ra­pi, afluen­tes del to­rren­to­so Guay­lla­bam­ba. Un po­co más arri­ba es­tán los fe­cun­dos va­lles de Pac­to, Gua­lea y Na­ne­gal. La geo­gra­fía es­car­pa­da de la re­gión ha per­mi­ti­do que sub­sis­tan has­ta hoy ex­ten­sas zo­nas bos­co­sas. Al mis­mo tiem­po, la fer­ti­li­dad que los vol­ca­nes cer­ca­nos han sem­bra­do en el sue­lo fa­vo­re­ce el cul­ti­vo de un sin­fín de pro­duc­tos en las lla­nu­ras y pen­dien­tes mo­de­ra­das. En es­tos mo­sai­cos de bos­ques y zo­nas pro­duc­ti­vas se ubi­can las áreas de con­ser­va­ción y uso sus­ten­ta­ble que ha es­ta­ble­ci­do el mu­ni­ci­pio de Qui­to, en diá­lo­go con sus ha­bi­tan­tes. Esa es, pre­ci­sa­men­te, su pe­cu­lia­ri­dad: son áreas de con­ser­va­ción don­de la gen­te vi­ve, pro­du­ce y sub­sis­te.

PANELITA, BIEN­VE­NI­DA

En la­de­ras y lo­mas del Qui­to sub­tro­pi­cal cre­ce con pro­fu­sión la ca­ña de azú­car. Des­de ha­ce dé­ca­das se em­plea pa­ra fa­bri­car pa­ne­la. Va­rios de los sem­bríos que se ven hoy da­tan de ha­ce trein­ta años o más, y si­guen pro­du­cien­do. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rría tiem­po atrás, cuan­do la pa­ne­la se ex­pen­día en blo­ques cú­bi­cos en­vuel­tos en ho­jas de plá­tano, ca­ña o bi­jao –lla­ma­dos “ban­cos”– aho­ra se ven­de gra­nu­la­da y em­pa­ca­da en bol­sas plás­ti­cas.

Has­ta ha­ce po­co, la pre­ca­ria pro­duc­ción pa­ne­le­ra ape­nas da­ba pa­ra vi­vir. Los pre­cios eran irri­so­rios y su con­su­mo es­ta­ba ve­ni­do a me­nos. Mu­cha gen­te se des­lum­bró por la blan­cu­ra del azú­car re­fi­na­da y de­jó de gus­tar­le la pa­ne­la. Se in­cli­na­ron por el no sa­bor del azú­car pa­ra ju­gos, pos­tres y ca­fés. A la pa­ne­la se le acu­sa de cam­biar el sa­bor de las co­sas. Sin em­bar­go, con la po­pu­la­ri­dad que ha al­can­za­do la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, en­dul­zar con pa­ne­la se es­tá tor­nan­do man­da­to­rio. Aque­llas “ba­su­ri­tas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.