Pu­lu­lahua: la flo­res­ta en el vol­cán

Re­ser­va geo­bo­tá­ni­ca Pu­lu­lahua

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

En su bús­que­da de una plan­ta ca­si ex­tin­ta, No­ra Oleas se aden­tró en el crá­ter del Pu­lu­lahua. Aquí nos re­la­ta las im­pre­sio­nes de sus múl­ti­ples in­cur­sio­nes a las en­tra­ñas del vol­cán.

Ame­nos de trein­ta ki­ló­me­tros des­de el cen­tro de Qui­to se ubi­ca la re­ser­va geo­bo­tá­ni­ca Pu­lu­lahua. Es­ta re­ser­va fue crea­da en 1978 por su par­ti­cu­lar his­to­ria geo­ló­gi­ca y su ri­que­za bio­ló­gi­ca, en par­ti­cu­lar de plan­tas. A di­fe­ren­cia de otros vol­ca­nes, el Pu­lu­lahua no tie­ne for­ma có­ni­ca co­mo el em­ble­má­ti­co Co­to­pa­xi. Es, en reali­dad, un com­ple­jo de unas 3 800 hec­tá­reas for­ma­do por una cal­de­ra cen­tral gran­de ro­dea­da de do­mos o ce­rros y con otros ce­rros que se le­van­tan den­tro del crá­ter. Los ce­rros in­te­rio­res se co­no­cen co­mo La Mar­ca, Sin­cho­lahua, Mau­ca­qui­to, El Pla­cer , Pon­do­ña y El Chi­vo. Es, ade­más, una de las po­cas cal­de­ras ha­bi­ta­das en el mun­do. Sus ha­bi­tan­tes (y los tu­ris­tas) duer­men pa­cí­fi­ca­men­te den­tro de un vol­cán ac­ti­vo cu­yo pro­ce­so erup­ti­vo ini­ció ha­ce “ape­nas” 2 500 años. El tra­ba­jo con­jun­to de ar­queó­lo­gos y geó­lo­gos ha de­ter­mi­na­do que es­tas erup­cio­nes han afec­ta­do a los ha­bi­tan­tes de cul­tu­ras pa­sa­das al pun­to de lle­var­los a aban­do­nar los si­tos don­de vi­vían. Su úl­ti­ma erup­ción tu­vo tal mag­ni­tud que for­zó a los ha­bi­tan­tes de Co­to­co­llao, en el ac­tual nor­te de Qui­to, a aban­do­nar sus asen­ta­mien­tos. En es­tu­dios ar­queo­ló­gi­cos rea­li­za­dos en es­ta zo­na se ha evi­den­cia­do que tiem­po des­pués de la ci­ta­da erup­ción no que­dó na­die, pe­ro que va­rios años más tar­de el área vol­vió a ser ocu­pa­da.

Des­de el mi­ra­dor del crá­ter, en un día so­lea­do, la vis­ta es es­pec­ta­cu­lar. Den­tro de la cal­de­ra, al cos­ta­do de­re­cho, es­tá el ce­rro

El Chi­vo, y fren­te a es­te es­tá el im­po­nen­te ce­rro Pon­do­ña; en la pla­ni­cie se dis­tin­guen ca­si­tas y fin­cas dispersas. Ba­jar des­de el mi­ra­dor al crá­ter to­ma una me­dia ho­ra por un ca­mino a ve­ces di­fí­cil y res­ba­lo­so, por don­de se sue­len arro­jar in­tré­pi­dos ci­clis­tas o apa­ci­bles ob­ser­va­do­res de aves. Tam­bién se pue­de ac­ce­der al crá­ter por Mo­ras­pun­go, in­gre­san­do por Ca­la­ca­lí, en una vuel­ta que to­ma ca­si una ho­ra en vehícu­lo (ver ma­pa). El pai­sa­je es ma­ra­vi­llo­so. De­pen­dien­do de la épo­ca, se ve in­fi­ni­dad de plan­tas flo­re­ci­das. Ade­más de los co­lo­res, las plan­tas y sus flo­res ofre­cen su olor que ali­via al sis­te­ma res­pi­ra­to­rio del es­pe­so ai­re de Qui­to. El re­co­rri­do en­tre Mo­ras­pun­go y la cal­de­ra tam­bién pue­de ha­cer­se en bi­ci­cle­ta, dis­fru­tan­do de un pai­sa­je en­can­ta­dor y una bue­na do­sis de adre­na­li­na. Una vez en el crá­ter, hay va­rias ca­mi­na­tas con

di­fe­ren­tes gra­dos de di­fi­cul­tad. La ru­ta pa­ra su­bir al Chi­vo es la más em­pi­na­da y di­fí­cil. La ve­ge­ta­ción ar­bus­ti­va an­gos­ta el ca­mino, pe­ro brin­da un con­tac­to cer­cano con la flo­ra an­di­na. La ru­ta pa­ra su­bir al Pon­do­ña, en cam­bio, es más sen­ci­lla aun­que por mo­men­tos se pue­de per­der la sen­da en­tre la ve­ge­ta­ción en su ma­yor par­te her­bá­cea. Al­gu­nas or­quí­deas na­ti­vas, co­mo la maihua, que es ade­más una de las plan­tas em­ble­má­ti­cas de Qui­to, se es­con­den en es­tas pra­de­ras, don­de re­vo­lo­tean ma­ri­po­sas y abe­jas en­tre las de­li­ca­das flo­res sil­ves­tres.

Se­gún al­gu­nas per­so­nas del sec­tor, la pa­la­bra Pu­lu­lahua –pro­ve­nien­te del kich­wa– sig­ni­fi­ca nu­be de agua o ne­bli­na. Si bien du­ran­te el día el cli­ma pue­de ser ca­lien­te, cuan­do atar­de­ce la ne­bli­na ba­ja por los flan­cos del crá­ter, y lle­ga a ser tan es­pe­sa que es di­fí­cil dis­tin­guir el ca­mino a po­cos pa­sos. Tan­ta ne­bli­na ha­ce pre­fe­ri­ble vi­si­tar los sen­de­ros del Pu­lu­lahua du­ran­te la ma­ña­na por la vi­si­bi­li­dad y el frío, que se man­tie­ne du­ran­te la no­che.

Su mi­cro­cli­ma, his­to­ria geo­ló­gi­ca y el ais­la­mien­to re­la­ti­vo den­tro del crá­ter de un vol­cán han he­cho que la re­ser­va geo­bo­tá­ni­ca Pu­lu­lahua se con­vier­ta en un la­bo­ra­to­rio na­tu­ral de bio­di­ver­si­dad. En ella exis­te uno de los úl­ti­mos re­ma­nen­tes de ve­ge­ta­ción an­di­na na­ti­va cer­ca del área ur­ba­na de Qui­to. Su flo­ra ha si­do es­tu­dia­da des­de ha­ce dé­ca­das por bo­tá­ni­cos co­mo el am­ba­te­ño Mi­sael Acos­ta So­lís, quien im­pul­só la crea­ción de la re­ser­va, o co­mo Car­los Ce­rón, es­tu­dio­so del uso de las plan­tas. Aun­que vis­ta des­de le­jos la re­ser­va pa­re­ce bas­tan­te de­fo­res­ta­da, en ella se han en­con­tra­do 61 plan­tas en­dé­mi­cas del Ecua­dor; es de­cir, es­pe­cies que so­lo vi­ven en el país. Si to­ma­mos en cuen­ta que la re­ser­va mi­de po­co más de 3 300 hec­tá­reas, es­ta­mos ha­blan­do ca­si de dos

plan­tas úni­cas por ca­da cien hec­tá­reas, lo que es un mon­tón. De to­das las áreas pro­te­gi­das del Ecua­dor so­lo el Pa­so­choa tie­ne un nú­me­ro ma­yor de es­pe­cies de plan­tas en­dé­mi­cas por área.

Ade­más de su flo­ra, el Pu­lu­lahua cuen­ta con lin­dos pai­sa­jes. Las gi­ras tu­rís­ti­cas sue­len em­pe­zar con una pa­ra­da en el mi­ra­dor pa­ra apre­ciar la cal­de­ra y sus do­mos. No fal­ta­rá al­gún fur­ti­vo co­li­brí pa­ra ad­mi­rar y fo­to­gra­fiar. Mien­tras tan­to, se co­no­ce la pre­sen­cia de otras es­pe­cies gra­cias a es­tu­dios que em­plean “cá­ma­ras tram­pa”, en los cua­les se ha de­tec­ta­do ani­ma­les tan es­qui­vos co­mo el oso de an­te­ojos.

Mi his­to­ria per­so­nal con el Pu­lu­lahua ini­ció en 1999, cuan­do vi­si­té el crá­ter por pri­me­ra vez. Cur­sa­ba mis es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y bus­ca­ba dón­de rea­li­zar mi tra­ba­jo de te­sis. Mi ob­je­ti­vo era bus­car una enig­má­ti­ca plan­ta que los bo­tá­ni­cos co­no­ce­mos co­mo Phae­dra­nas­sa vi­ri­di­flo­ra y los lu­ga­re­ños co­mo fal­sa ce­bo­lla, la úni­ca plan­ta de su gé­ne­ro que tie­ne flo­res ama­ri­llas (en la­tín, vi­ri­di sig­ni­fi­ca ver­de, ha­cien­do alu­sión al co­lor de las pun­tas de sus flo­res). Lo úni­co que sa­bía­mos pa­ra en­ton­ces era que la plan­ta ha­bía si­do co­lec­ta­da en la re­ser­va, pe­ro ig­no­rá­ba­mos el si­tio exac­to. Ese día sa­lí, jun­to a mi di­rec­tor de te­sis, muy tem­prano de Qui­to. Lle­ga­mos al mi­ra­dor y nos arro­ja­mos ha­cia el crá­ter en su bús­que­da. Los pri­me­ros in­ten­tos fa­lla­ron. To­ma­mos un ca­mino ha­cia la de­re­cha y con­ti­nua­mos nues­tra ex­plo­ra­ción. El pai­sa­je com­bi­na­ba po­tre­ros a un la­do y ve­ge­ta­ción na­ti­va al otro. Va­rios ti­pos de or­quí­deas, cam­pa­ni­tas, bro­me­lias y are­ti­tos, to­das con flo­res her­mo­sas, de­co­ra­ban los már­ge­nes del ca­mino. Pe­ro de la flor ama­ri­lla, na­da. Lle­ga­mos a un pai­sa­je ca­si lunar, lla­ma­do Re­ven­ta­zón. El sue­lo era de co­lor ama­ri­llo ar­ci­llo­so, lo que ha­cía del pai­sa­je aún más in­hós­pi­to. Aun­que la gen­te del lu­gar cree que la Re­ven­ta­zón se ori­gi­nó tras una ex­plo­sión –de ahí su nom­bre– es­ta es en reali­dad un gran des­li­za­mien­to de tie­rra.

Cer­ca del me­dio­día, con los pri­me­ros re­cla­mos del ham­bre, de­ci­di­mos dar­nos un des­can­so. Ad­mi­rá­ba­mos el pai­sa­je con una mez­cla de frus­tra­ción –por no en­con­trar la flor ama­ri­lla– y de asom­bro por el lu­gar don­de nos en­con­trá­ba­mos. Era la pri­me­ra vez que es­tá­ba­mos allí. Más ali­via­dos, de­ci­di­mos re­gre­sar al crá­ter. Pa­sa­ban las ho­ras y pa­re­cía que el re­co­rri­do re­sul­ta­ría in­fruc­tuo­so, co­mo mu­chas otras ex­plo­ra­cio­nes en pos de plan­tas en pe­li­gro de ex­tin­ción. Ya en el crá­ter, to­ma­mos el ca­mino ha­cia la de­re­cha, aden­trán­do­nos ha­cia te­rre­nos cul­ti­va­dos que no lu­cían tan pro­me­te­do­res. Sin em­bar­go, cin­co mi­nu­tos des­pués –y a pun­to de dar­nos por ven­ci­dos– brin­có an­te nues­tros ojos la flor ama­ri­lla: la Phae­dra­nas­sa vi­ri­di­flo­ra cre­cien­do en­tre unos ca­bu­yos es­pi­no­sos. Ese día so­lo en­con­tra­mos una, pe­ro fue su­fi­cien­te pa­ra que la sa­li­da fue­ra un éxi­to. To­ma­mos cuan­tas fo­tos pu­di­mos y re­gre­sa­mos fe­li­ces a Qui­to; tan­to, que ni sen­ti­mos el can­san­cio de la em­pi­na­da ca­mi­na­ta de re­gre­so al mi­ra­dor.

La his­to­ria, que co­men­zó li­te­ral­men­te a fi­na­les del si­glo pa­sa­do, to­mó unos ma­ti­ces que ja­más ha­bría ima­gi­na­do cuan­do en­con­tré esa ma­ti­ta de flo­res ama­ri­llas. Es­ta plan­ta pa­só a ser par­te de mi vi­da. Por los re­gis­tros de her­ba­rios, sa­bía que P. vi­ri­di­flo­ra ha­bía si­do co­lec­ta­da cer­ca de Cuen­ca y en el Pu­lu­lahua, don­de tam­bién la pu­de en­con­trar. Tres años des­pués, en mi via­je de lu­na de miel, en­con­tré otra po­bla­ción de

es­ta es­pe­cie más allá de Pe­li­leo. Aun­que ha­bía cir­cu­la­do por esa ca­rre­te­ra cien­tos de ve­ces, jus­to aquel día ¡te­nía que aso­mar­se la plan­ta flo­re­ci­da! Nos ba­ja­mos del bus pa­ra apre­ciar­la de cer­ca. Tiem­po des­pués la en­con­tré cer­ca de Cuen­ca, y por fin me di a la ta­rea de es­tu­diar­la. Gra­cias a aná­li­sis ge­né­ti­cos aho­ra sa­be­mos que se tra­ta de tres es­pe­cies di­fe­ren­tes. En otras pa­la­bras, la flor ama­ri­lla que fui a bus­car al Pu­lu­lahua años atrás no era en reali­dad una P. vi­ri­di­flo­ra, co­mo creía­mos. Muy pron­to, la Phae­dra­nas­sa del Pu­lu­lahua re­ci­bi­rá un nom­bre cien­tí­fi­co pro­pio.

Pe­ro la his­to­ria de la flor ama­ri­lla del Pu­lu­lahua no ter­mi­na ahí. En el crá­ter vi­ven otras es­pe­cies de la mis­ma fa­mi­lia (Amary­lli­da­ceae): la P du­bia, de flo­res ro­jas, la Ste­no­mes­son au­ran­tia­cum, de flo­res anaran­ja­das, y una más, muy si­mi­lar a nues­tra “vi­ri­di­flo­ra” pe­ro de to­nos na­ran­ja. Re­sul­ta, pues, que esas plan­tas de flo­res anaran­ja­das son una mez­cla de la es­pe­cie de flo­res ro­jas y la vi­ri­di­flo­ra –que no es vi­ri­di­flo­ra. Aho­ra mis es­tu­dian­tes es­tán ha­cien­do ex­pe­ri­men­tos pa­ra en­ten­der ese in­ter­cam­bio de ge­nes que ocu­rre en el crá­ter del Pu­lu­lahua, un fe­nó­meno re­por­ta­do por pri­me­ra vez en es­te gru­po de plan­tas y que, al pa­re­cer, no ocu­rre en nin­gún otro lu­gar. Cree­mos que es­tas dos es­pe­cies ve­ge­ta­les com­par­ten po­li­ni­za­do­ras (abe­jas me­tá­li­cas y ma­ri­po­sas), mis­mas que jue­gan un pa­pel vi­tal en es­te in­ter­cam­bio de ge­nes. Cree­mos los cien­tí­fi­cos que la hi­bri­di­za­ción na­tu­ral de las es­pe­cies pue­de ex­pli­car la increíble di­ver­si­dad de plan­tas que po­see nues­tro país.

De­jan­do a un la­do a las plan­tas, los bi­chos, los pá­ja­ros, co­ne­jos y una que otra va­ca des­pis­ta­da, si bus­ca us­ted tran­qui­li­dad –o aven­tu­ra en un entorno na­tu­ral– la re­ser­va geo­bo­tá­ni­ca Pu­lu­lahua es un si­tio ideal. Des - pués de to­do, no to­dos los días se duer­me con pla­ci­dez den­tro del crá­ter de un vol­cán

Pá­gi­na 58. Vis­ta des­de el mi­ra­dor de Ven­ta­ni­llas. Arri­ba. El crá­ter tie­ne 265 hec­tá­reas de cul­ti­vos de ha­bas, fré­jol, pa­pas y maíz, co­mo el que se cul­ti­va al pie del ce­rro El Chi­vo..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.