La Mi­sión Geo­dé­si­ca fran­ce­sa

Vein­ti­cin­co años

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

La ex­pe­di­ción que hi­zo co­no­ci­do a nues­tro país en el mun­do al pun­to de que a par­tir de esa fa­ma es­co­gi­mos nues­tro nom­bre, no cum­plió su ra­zón de ser: es­ta­ble­cer la for­ma de la Tie­rra. La mi­sión que al mis­mo tiem­po fue en­via­da a Suecia re­gre­só bas­tan­te an­tes y sus re­sul­ta­dos zan­ja­ron la dispu­ta. Sin em­bar­go, co­mo Ber­nard Fran­cou re­sal­ta en su ar­tícu­lo, nos de­jó otros le­ga­dos: en­tre ellos, una pre­ci­sión asom­bro­sa pa­ra la épo­ca.

Cuan­do el Vi­va­rium abrió al pú­bli­co en una ca­sa vie­ja de La Ma­ris­cal, en 1989, no era so­lo no­ve­do­so: era una ex­cen­tri­ci­dad que mu­chos mi­ra­ban con es­cep­ti­cis­mo. ¿Quién iba a pa­gar por ver bi­chos ba­bo­sos y fríos, cuan­do no si­nies­tros y has­ta re­pug­nan­tes? Esa era una con­cep­ción ex­ten­di­da en­tre la po­bla­ción del Qui­to de en­ton­ces so­bre las ra­nas y cu­le­bras que ahí se ex­hi­bi­rían. Que hoy lo sea mu­cho me­nos y que al de­sa­gra­do lo ha­yan re­em­pla­za­do la cu­rio­si­dad y el asom­bro ha­bla por sí so­lo del éxi­to que ha te­ni­do la ini­cia­ti­va. Es que la Fun­da­ción Her­pe­to­ló­gi­ca Gus­ta­vo Or­cés (FHGO), de la que el Vi­va­rium es el pro­yec­to más em­ble­má­ti­co, na­ció con ese ob­je­ti­vo en men­te: ayu­dar a la con­ser­va­ción de los an­fi­bios y rep­ti­les del Ecua­dor me­dian­te la educación y la in­ves­ti­ga­ción. El des­co­no­ci­mien­to que se te­nía so­bre es­tos gru­pos de ani­ma­les, y que era el ger­men de los pre­jui­cios, re­sul­tó tam­bién un alia­do, pues la sor­pre­sa que cau­sa ca­da ejem­plar bri­llan­te y mul­ti­co­lor de una de las cien­tos de es­pe­cies que hay en el país ha­ce añi­cos cual­quier re­ce­lo. Así, el in­te­rés y la fas­ci­na­ción han ido cre­cien­do vi­si­tan­te a vi­si­tan­te. De los 3 mil que el Vi­va­rium tu­vo en su pri­mer año, pa­sa­ron a 75 mil el año pa­sa­do. En to­tal, son 836 mil per­so­nas las que han ad­mi­ra­do al­gu­na de sus ex­hi­bi­cio­nes. De ellas, no po­cas se vuel­ven fa­ná­ti­cas: Ma­ría Ele­na Ba­rra­gán, la di­rec­to­ra de la fun­da­ción, es­ti­ma que más de un 80 % de los pro­fe­sio­na­les de­di­ca­dos al es­tu­dio de an­fi­bios y rep­ti­les en el país han pa­sa­do por los ta­lle­res o pa­san­tías del Vi­va­rium. Con to­da su re­le­van­cia y vis­to­si­dad, las ex­hi­bi­cio­nes, tan­to en su ac­tual se­de del par­que La Ca­ro­li­na co­mo las iti­ne­ran­tes que lle­gan a lo­ca­li­da­des de pro­vin­cia, no ago­tan las ac­ti­vi­da­des de la FHGO. Tam­bién, en­tre mu­chas otras ta­reas, rea­li­za ta­lle­res so­bre con­ser­va­ción y ma­ne­jo de ani­ma­les, cur­sos so­bre tra­ta­mien­to de mor­de­du­ras y ex­trac­ción de ve­neno de ser­pien­tes con fi­nes te­ra­péu­ti­cos y de in­ves­ti­ga­ción. Sus im­por­tan­tes pu­bli­ca­cio­nes in­clu­yen las im­pres­cin­di­bles guías de cam­po tan­to de an­fi­bios co­mo de rep­ti­les del Ecua­dor, y es­tá lis­to pa­ra pu­bli­car­se un li­bro es­plén­di­do: Ser­pien­tes ve­ne­no­sas del Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.