Ga­lá­pa­gos se “des­fun­da”

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS -

En Ga­lá­pa­gos vi­ven unos 35 mil al­ba­tros, 2 mil 500 tor­tu­gas gi­gan­tes, me­nos de 40 mil leo­nes ma­ri­nos, 10 mil igua­nas te­rres­tres y 28 mil per­so­nas. Al año lle­gan al­re­de­dor de 200 mil tu­ris­tas. Y al año se con­su­men ca­si cin­co mi­llo­nes de fun­das plás­ti­cas. En unas is­las con es­pa­cio res­trin­gi­do y eco­sis­te­mas frá­gi­les, la po­si­bi­li­dad de que fun­cio­nen los rellenos sa­ni­ta­rios y otras in­fra­es­truc­tu­ras de ma­ne­jo de desechos es muy li­mi­ta­da. El uso de las fun­das “bio­de­gra­da­bles” que pro­mo­cio­nan los su­per­mer­ca­dos en el con­ti­nen­te tam­po­co sir­ve: so­lo “se pul­ve­ri­zan” en con­di­cio­nes idea­les que no exis­ten en la reali­dad. Se­gún el úl­ti­mo plan de ma­ne­jo de desechos pa­ra las Ga­lá­pa­gos, el plás­ti­co re­pre­sen­ta un 5 % de las más de die­ci­nue­ve to­ne­la­das de ba­su­ra dia­ria que se ge­ne­ran en las tres is­las ha­bi­ta­das. Es­te se acu­mu­la en bo­ta­de­ros y pla­yas, o que­da flo­tan­do en el mar don­de aves, tor­tu­gas y otros ani­ma­les lo con­fun­den con ali­men­to y mue­ren. Mi­llo­nes de fun­das y bo­te­llas plás­ti­cas son un ex­ce­so que Ga­lá­pa­gos no pue­de per­mi­tir­se. Una ta­rea que des­de ha­ce años se eje­cu­ta en va­rios ho­ga­res ga­la­pa­gue­ños se con­vir­tió aho­ra en nor­ma­ti­va: evi­tar el uso de fun­das y otros en­va­ses plás­ti­cos desecha­bles. Tras va­rios me­ses de dis­cu­sio­nes, el con­se­jo de go­bierno del ré­gi­men es­pe­cial Ga­lá­pa­gos de­ci­dió prohi­bir el in­gre­so y uso de fun­das plás­ti­cas con asas y de en­va­ses de es­pu­ma flex. Es­ta me­di­da es un pri­mer pa­so pa­ra erra­di­car, en la ma­yor me­di­da po­si­ble, la ba­su­ra no or­gá­ni­ca de las is­las. El ma­ne­jo de desechos só­li­dos en Ga­lá­pa­gos es com­pli­ca­do, cos­to­so y, en ge­ne­ral, po­co efec­ti­vo en tér­mi­nos am­bien­ta­les. La se­pa­ra­ción de la ba­su­ra des­de su ori­gen, que es ma­yo­ri­ta­ria en San­ta Cruz, don­de la ges­tión de desechos es me­jor que en ca­si to­do el la­do con­ti­nen­tal del país, no al­can­za a re­me­diar to­do el pro­ble­ma. Tam­po­co son so­lu­cio­nes su­fi­cien­tes el li­mi­ta­do re­ci­cla­je que se ha­ce en las is­las, el com­pos­ta­je de ma­te­ria or­gá­ni­ca o el tras­la­do de los desechos no or­gá­ni­cos al con­ti­nen­te pa­ra su me­jor ges­tión. Apli­car es­ta nor­ma to­ma­rá un tiem­po du­ran­te el cual se­rá ne­ce­sa­rio de­fi­nir una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, y eva­luar las al­ter­na­ti­vas ar­te­sa­na­les lo­ca­les pa­ra re­em­pla­zar esos ma­te­ria­les. Va­rios mo­vi­mien­tos am­bien­ta­les lo­ca­les, por ejem­plo con­fec­cio­nan des­de ha­ce tiem­po bol­sas de te­la. La nor­ma­ti­va es un pri­mer pa­so im­por­tan­te en la di­rec­ción co­rrec­ta: la ma­ne­ra sos­te­ni­ble de li­diar con la ba­su­ra es no pro­du­cir­la. Aho­ra es ne­ce­sa­rio ex­ten­der las res­tric­cio­nes a la po­bla­ción vi­si­tan­te (res­pon­sa­ble de ca­si tres to­ne­la­das dia­rias de ba­su­ra). Con el tiem­po qui­zá si­ga­mos el buen ejem­plo en el con­ti­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.