Una re­ser­va de fu­tu­ro

Ecuador Terra Incognita - - PUBLIRREPORTAJE - Por Mó­ni­ca González

Diez años atrás, en el si­tio co­no­ci­do co­mo Cin­co Es­qui­nas, en el cen­tro de Qui­nin­dé, to­ma­ba una ran­che­ra que se di­ri­gía a La Y de la La­gu­na. Lle­va­ba con­mi­go una mo­chi­la de ro­pa, va­rios li­bros, una compu­tado­ra y un pro­yec­tor. In­gre­sa­ba por pri­me­ra vez a la re­ser­va eco­ló­gi­ca Ma­che Chin­dul pa­ra eva­luar los re­sul­ta­dos de un ta­ller de educación am­bien­tal desa­rro­lla­do con los maes­tros de es­cue­las ve­ci­nas de la re­ser­va. Po­cos días an­tes tra­ba­ja­ba en Ga­lá­pa­gos, mas las vuel­tas de la vi­da me lle­va­ron a Ma­che Chin­dul tras ob­te­ner fi­nan­cia­mien­to pa­ra un pro­yec­to de educación am­bien­tal. Es­ta lue­go se trans­for­ma­ría en una de las ac­ti­vi­da­des más apa­sio­nan­tes de mi vi­da, al tiem­po que in­ten­ta­ba cam­biar las pers­pec­ti­vas de con­ser­va­ción en la zo­na.

Co­mo par­te del pro­yec­to, de­bía vi­si­tar do­ce co­mu­ni­da­des en la re­ser­va eco­ló­gi­ca; unas ve­ces en mu­la, mu­chas más a pie, las bo­tas en­lo­da­das has­ta lo al­to de la ca­ña. Es­tas an­dan­zas me ha­cían re­fle­xio­nar so­bre el es­fuer­zo de la gen­te de la zo­na pa­ra mo­vi­li­zar­se, es­pe­cial­men­te en in­vierno, cuan­do el lo­do lle­ga­ba has­ta la pan­za del mu­lar. La ma­yo­ría de maestras y maes­tros ha­bían ter­mi­na­do su ba­chi­lle­ra­to, a ex­cep­ción de Ro­sa Arau­jo, pro­fe­so­ra de la co­mu­ni­dad de Mono, que de­bía ca­mi­nar ca­da fin de se­ma­na ocho ho­ras has­ta el co­le­gio a dis­tan­cia en La Y pa­ra ter­mi­nar su en­se­ñan­za me­dia. La educación en el área dis­ta­ba de ser idó­nea. Los ni­ños y ni­ñas des­co­no­cían la exis­ten­cia de la re­ser­va, su im­por­tan­cia y la al­ta bio­di­ver­si­dad que los ro­dea­ba; tam­po­co lo­gra­ban ubi­car la re­gión de su re­si­den­cia en un ma­pa del Ecua­dor.

El pro­yec­to em­pe­zó por pro­por­cio­nar las pri­me­ras pi­za­rras, ma­pas y ma­te­rial lú­di­co de las es­cue­las. Nues­tras vi­si­tas a es­tas co­mu­ni­da­des ais­la­das eran cau­sa de re­go­ci­jo pa­ra los es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y pa­dres de fa­mi­lia por­que lle­vá­ba­mos ac­ti­vi­da­des que in­ten­ta­ban ha­cer en­tre­te­ni­do el apren­di­za­je. En el ca­mino ha­cia las co­mu­ni­da­des dis­fru­ta­ba del so­ni­do de las oro­pén­do­las, lo­ros, mo­nos au­lla­do­res y otras es­pe­cies del bos­que hú­me­do tro­pi­cal, in­te­rrum­pi­do de vez en cuan­do por la voz de Ama­di­to, un ni­ño de la co­mu­ni­dad El Des­can­so que, enan­ca­do en su mu­la, ale­gra­ba las lar­gas ca­mi­na­tas can­tan­do las ran­che­ras más co­no­ci­das de la zo­na.

El ob­je­ti­vo ex­plí­ci­to de educación am­bien­tal era dar a co­no­cer la bio­di­ver­si­dad de la re­ser­va Ma­che Chin­dul y la im­por­tan­cia de su con­ser­va­ción en­tre los ha­bi­tan­tes de su área de in­fluen­cia. Sin em­bar­go, la pro­lon­ga­da con­vi­ven­cia con la gen­te del área me per­mi­tió co­no­cer sus pro­ble­mas fa­mi­lia­res y co­mu­ni­ta­rios, lle­ván­do­nos a am­pliar las me­tas ini­cia­les. Así, lue­go abor­da­mos tam­bién te­mas co­mo los de­re­chos de los ni­ños, sa­lud, hi­gie­ne, mal­tra­to in­fan­til, abu­so se­xual y me­dia­ción de con­flic­tos. Pa­re­cía que nos ha­bía­mos des­via­do de la educación am­bien­tal que que­ría­mos tra­ba­jar, pe­ro no; sim­ple­men­te to­ma­mos un ca­mino di­fe­ren­te, más acor­de qui­zá con los in­tere­ses de la po­bla­ción.

Tiem­po des­pués coin­ci­dí ca­mino a la Ma­che Chin­dul con Jor­dan Ka­ru­bian, in­ves­ti­ga­dor es­ta­dou­ni­den­se, que lle­va­ba dos años es­tu­dian­do aves en pe­li­gro de ex­tin­ción y las in­te­rac­cio­nes eco­ló­gi­cas en­tre es­tas y mu­chas es­pe­cies de plan­tas. Jor­dan tra­ba­ja­ba con Luis Ca­rras­co, bió­lo­go qui­te­ño, y dos miem­bros de la co­mu­ni­dad de Dó­go­la, Jor­ge Oli­vo y Do­min­go Ca­bre­ra. Pa­ra aquel

en­ton­ces, Jor­ge rea­li­za­ba el mo­ni­to­reo del pá­ja­ro pa­ra­guas y Do­min­go es­tu­dia­ba plan­tas, es­pe­cial­men­te pal­me­ras. Sus ideas y las mías se aco­pla­ron con pre­ci­sión. Ellos te­nían pre­sen­te la ne­ce­si­dad de di­fun­dir los re­sul­ta­dos de sus in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas y yo la im­por­tan­cia de con­ti­nuar con las ac­ti­vi­da­des de educación am­bien­tal. Au­na­mos es­fuer­zos, bus­ca­mos re­cur­sos, am­plia­mos el nú­me­ro de co­mu­ni­da­des im­pli­ca­das y ex­ten­di­mos el tiem­po de per­ma­nen­cia en la zo­na, don­de se­gui­mos tra­ba­jan­do has­ta el día de hoy.

La es­pe­cie em­ble­ma de nues­tras ac­ti­vi­da­des de con­ser­va­ción en Ma­che Chin­dul du­ran­te es­tos años ha si­do el pá­ja­ro pa­ra­guas o pá­ja­ro to­ro ( Cep­ha­lop­te­rus pen­du­li­ger), lla­ma­do así por­que su can­to se ase­me­ja a un dis­tan­te mu­gi­do (ver ETI 72). El pa­ra­guas es una es­pe­cie ca­ris­má­ti­ca, ideal pa­ra pro­mo­ver la con­ser­va­ción en áreas na­tu­ra­les, y tam­bién es bien co­no­ci­do por los re­si­den­tes lo­ca­les. Es en­dé­mi­co de la eco­rre­gión del Cho­có, ame­na­za­do de ex­tin­ción por la pér­di­da de su há­bi­tat y la ca­ce­ría, y fun­da­men­tal pa­ra la re­ge­ne­ra­ción y man­te­ni­mien­to de los bos­ques por su ca­pa­ci­dad de dis­per­sar las se­mi­llas de va­rias es­pe­cies fo­res­ta­les.

Tras do­ce años de es­tu­diar­lo en la es­ta­ción bio­ló­gi­ca Bil­sa, con­ti­gua a la Ma­che Chin­dul, he­mos en­con­tra­do que la re­ser­va es un bas­tión pa­ra la po­bla­ción mun­dial de es­ta es­pe­cie por la ex­ten­sión de bos­que ma­du­ro con­ti­nuo que to­da­vía exis­te. So­lo en nues­tra zo­na de es­tu­dio re­gis­tra­mos unos tres­cien­tos pá­ja­ros to­ro. Lo más in­tere­san­te de es­ta es­pe­cie es que em­plea una es­tra­te­gia de cor­te­jo re­pro­duc­ti­vo sin igual. Los ma­chos se con­gre­gan en si­tios fi­jos du­ran­te to­do el año y se de­di­can a can­tar y bai­lar pa­ra las se­lec­ti­vas hem­bras. Es­tas los vi­si­tan con el fin de ele­gir al me­jor dan­za­rín, con el cual co­pu­lan (ver ETI 72). So­lo en los al­re­de­do­res de Bil­sa hay unos do­ce de es­tos si­tios de cor­te­jo, co­no­ci­dos con el nom­bre téc­ni­co de leks.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes se han ex­ten­di­do a otras aves ame­na­za­das co­mo el cu­co hor­mi­gue­ro ban­dea­do ( Neo­morp­hus ra­dio­lo­sus) y la ga­lli­na de mon­te ( Ara­mi­des wol­fi). So­bre am­bas es­pe­cies exis­tía an­tes muy po­ca información. Nues­tras me­tas han ido más allá de es­tu­diar es­pe­cies en par­ti­cu­lar. Así, he­mos in­da­ga­do en la dis­per­sión de se­mi­llas de una pal­ma muy im­por­tan­te en la zo­na, el cha­pil ( Oe­no­car­pus ba­taua), y en la di­ver­si­dad de aves y otros ver­te­bra­dos en bos­ques con dis­tin­tos gra­dos de al­te­ra­ción. Fru­to de

nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes y de otras que nos an­te­ce­die­ron, hoy sa­be­mos que la re­ser­va eco­ló­gi­ca al­ber­ga al­re­de­dor de 400 es­pe­cies de aves, ca­si 140 ma­mí­fe­ros, 40 rep­ti­les y más de 50 an­fi­bios. Ma­che Chin­dul pro­te­ge prin­ci­pal­men­te bos­que hú­me­do pre­mon­tano don­de las es­pi­ga­das pal­mas son muy ca­rac­te­rís­ti­cas. Por tra­tar­se de una zo­na mon­ta­ño­sa pró­xi­ma al mar po­see al­ta plu­vio­si­dad in­clu­so en la épo­ca se­ca (ju­lio a di­ciem­bre), aun­que ha­cia el sur de la re­ser­va el bos­que se tor­na más se­co y es­ta­cio­nal, co­mo aquel que ca­rac­te­ri­za a gran par­te de Ma­na­bí. Sor­pren­den ade­más cier­tos pai­sa­jes co­mo la pin­to­res­ca la­gu­na de Cu­be, don­de vi­ven va­rias aves acuá­ti­cas e in­clu­so cai­ma­nes. Al­gu­nas es­pe­cies re­pre­sen­ta­ti­vas que se pue­den ob­ser­var en Ma­che Chin­dul son el mono au­lla­dor, mono ma­chín, gua­tu­sa, guan­ta, pu­ma, ca­be­za de ma­te, saíno, ya­gua­run­di, ti­gri­llo, ti­je­re­tas, tu­ca­nes, tro­go­nes, pa­vas de mon­te, búho de an­te­ojos y ra­ni­tas dia­blo.

La re­ser­va cu­bre 119 mil hec­tá­reas de la cor­di­lle­ra de Ma­che, ubi­ca­da en el nor­te de Ma­na­bí y sur de Es­me­ral­das, has­ta las pos­tri­me­rías de Co­ji­míes y Pe­der­na­les, Súa, Ton­chi­güe, Car­los Con­cha, Qui­nin­dé y Cha­man­ga. El agua de con­su­mo y agri­cul­tu­ra de la que se sir­ven es­tas po­bla­cio­nes pro­vie­ne, en gran pro­por­ción, de las mon­ta­ñas de Ma­che. En la re­ser­va vi­ven co­mu­ni­da­des Cha­chi, ne­gras y mes­ti­zas –que han mi­gra­do en su ma­yo­ría de otras re­gio­nes de Ma­na­bí. En ge­ne­ral, sus ha­bi­tan­tes vi­ven de la agri­cul­tu­ra, aun­que la ca­ce­ría y pes­ca tam­bién for­man par­te de sus ac­ti­vi­da­des. Al­gu­nos de ellos se han vol­ca­do al tu­ris­mo am­bien­tal, en es­pe­cial en torno a la men­cio­na­da la­gu­na, al­gu­nos ríos, cas­ca­das, cue­vas y sus pro­pias fin­cas.

La emi­nen­te cons­truc­ción de una ca­rre­te­ra que atra­ve­sa­ría la re­ser­va es un te­ma que preo­cu­pa. Pe­se a ser un área pro­te­gi­da na­cio­nal, Ma­che Chin­dul po­see frag­men­tos ais­la­dos de bos­que que va­rían en ta­ma­ño des­de dos has­ta dos­cien­tas hec­tá­reas. La te­nen­cia de la tie­rra es tam­bién con­flic­ti­va. La ma­yor par­te de los frag­men­tos es­tán en pro­pie­da­des pri­va­das, su­je­tas a de­fo­res­ta­ción o de­gra­da­ción. Se­gún he­mos pre­sen­cia­do en el cur­so de los años, es­tos frag­men­tos se es­tán per­dien­do a un rit­mo ace­le­ra­do; unos cuan­tos de ellos se han ta­la­do en la úl­ti­ma dé­ca­da pa­ra la ex­plo­ta­ción de la ma­de­ra. Es ca­si se­gu­ro que la cons­truc­ción de di­cha ca­rre­te­ra pro­vo­ca­ría ma­yor ex­trac­ción ma­de­re­ra y co­lo­ni­za­ción.

Con es­te te­ma en men­te, “los bil­se­ños” – co­mo nos lla­man en las co­mu­ni­da­des– nos di­mos a la ta­rea de in­ves­ti­gar la bio­di­ver­si­dad de es­tos frag­men­tos de bos­que. En­tre ju­nio y di­ciem­bre del año que ter­mi­nó es­tu­dia­mos vein­te bos­ques en tie­rras de cin­co co­mu­ni­da­des den­tro y al­re­de­dor de la Ma­che Chin­dul. En ca­da frag­men­to eva­lua­mos las po­bla­cio­nes de aves, an­fi­bios, abe­jas po­li­ni­za­do­ras de or­quí­deas, es-

ca­ra­ba­jos y mi­cro­bios del sue­lo, e in­ves­ti­ga­mos la dis­per­sión de se­mi­llas de cha­pil. Co­mo era de es­pe­rar, en­con­tra­mos que los frag­men­tos más gran­des y cer­ca­nos al bos­que con­ti­nuo son más im­por­tan­tes pa­ra las es­pe­cies ame­na­za­das que vi­ven en el área. El equi­po de in­ves­ti­ga­ción es­tu­vo in­te­gra­do por cien­tí­fi­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y re­si­den­tes del área, y la información que ge­ne­ra­mos se ha com­par­ti­do con ve­ci­nos de ca­da si­tio de es­tu­dio con el fin de re­sal­tar la im­por­tan­cia de pre­ser­var y ex­ten­der es­tos frag­men­tos a fu­tu­ro. Pa­ra­le­la­men­te, es­ta­mos ini­cian­do un pro­yec­to de re­fo­res­ta­ción que se ex­ten­de­rá has­ta me­dia­dos de 2015, y apo­ya­mos em­pren­di­mien­tos de tu­ris­mo ru­ral y co­mu­ni­ta­rio que pro­cu­ran un ma­ne­jo sos­te­ni­ble en la zo­na.

Los años de re­co­rrer Ma­che Chin­dul y sus al­re­de­do­res han da­do sus fru­tos. Hoy tra­ba­ja­mos con 33 maes­tros, 805 ni­ños y 600 adul­tos de vein­te co­mu­ni­da­des. Se evi­den­cian cam­bios en el ma­ne­jo de sue­lo y agua, co­mo una me­nor que­ma de ras­tro­jos, li­mi­ta­do uso de pes­ti­ci­das en los cul­ti­vos y de bar­bas­co pa­ra la pes­ca. Exis­te ade­más un me­jor ma­ne­jo de re­si­duos só­li­dos. Tras años de con­ver­sar so­bre la con­ta­mi­na­ción que ge­ne­ra la ba­su­ra do­més­ti­ca, las fa­mi­lias lo­ca­les em­pe­za­ron a tra­tar­la de mo­do más ade­cua­do, em­pe­zan­do por la re­co­lec­ción en sus pro­pias fin­cas, de don­de han sa­li­do sa­cos y más sa­cos de la­tas, fun­das plás­ti­cas, fras­cos, bo­te­llas y más. El tra­ba­jo con los ni­ños tam­bién ha si­do fruc­tí­fe­ro, co­mo re­cor­da­ba en una oca­sión la pro­fe­so­ra de la co­mu­ni­dad de He­rre­ra, En­ma Mo­reno. Con­ta­ba la maes­tra que los ni­ños se opu­sie­ron, a tra­vés de una huel­ga, cuan­do pre­ten­die­ron cor­tar un ár­bol que ha­bían sem­bra­do den­tro de la es­cue­la.

En di­ciem­bre de los úl­ti­mos tres años se ha rea­li­za­do una fe­ria am­bien­tal en La Y que se pre­pa­ra con tres me­ses de an­te­la­ción. Ese día es co­mo una fies­ta en la que par­ti­ci­pan ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos. Hay con­cur­sos de re­ci­cla­je, ar­te­sa­nías, pla­tos tí­pi­cos, di­bu­jo y poe­sía, to­dos con te­má­ti­ca am­bien­tal. Ca­da co­mu­ni­dad tie­ne un pues­to en la fe­ria, don­de mues­tran sus tra­ba­jos ma­nua­les con lo que an­tes se desecha­ba en que­bra­das, es­te­ros y a la ve­ra del ca­mino. Hay llan­tas con­ver­ti­das en me­sas fo­rra­das de fi­bra de gui­neo, bo­tas trans­for­ma­das en ma­ce­te­ros, ves­ti­dos con­fec­cio­na­dos con sa­rán o con plás­ti­co; lám­pa­ras he­chas con vie­jos CD, bo­te­llas que aho­ra son cor­ti­nas o lám­pa­ras. Al tiem­po que se apor­ta al cui­da­do am­bien­tal de la re­ser­va, la gen­te crea y se re­crea, apren­de y com­par­te, me­jo­ra su ca­li­dad de vi­da y ele­va su au­to­es­ti­ma.

El tra­ba­jo con­jun­to con las co­mu­ni­da­des de la re­ser­va eco­ló­gi­ca a tra­vés de ta­lle­res, ca­mi­na­tas, fe­rias am­bien­ta­les, con­gre­sos y sim­po­sios, ha si­do sa­tis­fac­to­rio. Aun­que los re­tos de con­ser­va­ción en la Ma­che Chin­dul son enor­mes, ve­mos con op­ti­mis­mo el in­te­rés de sus pro­pios re­si­den­tes por con­vi­vir con las áreas na­tu­ra­les que los ro­dean. Es­te op­ti­mis­mo al­can­za pa­ra que­dar­me en la Ma­che Chin­dul otros diez años

De­re­cha. Más de dos mil es­pe­cies de plan­tas ha­bi­tan en la re­ser­va Ma­che Chin­dul; pal­mas y ár­bo­les de gran fus­te do­mi­nan el do­sel.

Arri­ba. La ra­na cohe­te Awá ( Hy­lo­xa­lus awa), vi­ve en arro­yos; los ma­chos son te­rri­to­ria­les y agre­si­vos. De­re­cha. El chin­che ( Ani­sos­ce­lis fla­vo­li­nea­tus) usa sus ale­ro­nes la­te­ra­les pa­ra ate­rri­zar. Pag. 40. Car­pin­te­ro de Gua­ya­quil ( Cam­pep­hi­lus ga­ya­qui­len­sis), es­pe­cie ca­si en­dé­mi­ca del Ecua­dor.

Có­mo lle­gar: 12 km al oes­te de Qui­nin­dé es­tá la en­tra­da a He­rre­ra y La Y de Cu­be. Des­de La Y se ac­ce­de a la la­gu­na de Cu­be, don­de hay un hos­pe­da­je co­mu­ni­ta­rio. La es­ta­ción bio­ló­gi­ca Bil­sa se en­cuen­tra en un ca­mino de ve­rano que atra­vie­sa la re­ser­va has­ta Cha­man­ga. Qué lle­var: bo­tas de cau­cho, im­permea­ble, re­pe­len­te bio­de­gra­da­ble, cá­ma­ra de fo­tos, bi­no­cu­la­res, to­ma­to­do. Mó­ni­ca González di­ri­ge la Fun­da­ción pa­ra la Con­ser­va­ción de los An­des Tro­pi­ca­les. Es bió­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en educación am­bien­tal. Coor­di­na pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción y educación am­bien­tal en Ma­che Chin­dul. mo­ni­gon510@hot­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.