De la ba­su­ra ur­ba­na

Ecuador Terra Incognita - - EDITORIAL - Por Ni­co­lás Cuvi

Lo he­mos es­cu­cha­do y qui­zá tam­bién lo he­mos di­cho: en Qui­to (y otras ciu­da­des) no sir­ve de na­da cla­si­fi­car la ba­su­ra. Al fin y al ca­bo, pa­sa un so­lo ca­mión re­co­lec­tor que no dis­tin­gue en­tre plás­ti­co, pa­pel, vi­drios, cás­ca­ras de plá­tano, re­si­duos pe­li­gro­sos o pa­pel de ba­ño. Pen­sa­ba así an­tes de aden­trar­me en el la­be­rín­ti­co sis­te­ma de re­co­lec­ción y dis­po­si­ción de re­si­duos só­li­dos de la ciu­dad. Aho­ra he cam­bia­do mi mo­do de pen­sar: es­toy se­gu­ro de que cla­si­fi­car la ba­su­ra en las ca­sas, co­mer­cios y ofi­ci­nas ge­ne­ra em­pleo y evi­ta mu­cha con­ta­mi­na­ción. Aho­ra sé que al­re­de­dor de la ba­su­ra hay mu­chos mi­tos, co­mo tam­bién mu­chas po­si­bi­li­da­des que ig­no­ra­mos. En es­te ar­tícu­lo se na­rra, en­ton­ces, la his­to­ria de la caí­da de va­rios mi­tos, co­mo el que ase­gu­ra que la cla­si­fi­ca­ción de la ba­su­ra no sir­ve pa­ra na­da, que “to­do se mez­cla en el ca­mión” o que “va a dar al mis­mo hue­co, bo­ta­de­ro o re­lleno sa­ni­ta­rio”. U otro más pa­té­ti­co: “en nues­tra cul­tu­ra no se pue­de cla­si­fi­car los re­si­duos; si es­to fue­ra Eu­ro­pa, sí... Vie­ra cuan­do vi­ví en Sui­za, ahí sí re­ci­cla­ba, pe­ro aquí no se pue­de”. O los que se pro­mul­gan en ni­ve­les téc­ni­cos: “es ca­ro” o “no hay tec­no­lo­gía”. To­do fal­so. Equi­vo­ca­do. La tec­no­lo­gía pa­ra re­ci­clar la ma­yo­ría de la ba­su­ra que se ge­ne­ra en Qui­to –la or­gá­ni­ca– es tan an­ti­gua co­mo la vi­da: el com­pos­ta­je. Du­ran­te mi re­co­rri­do por la ba­su­ra fui des­cu­brien­do es­tos mi­tos. Apren­dí que en la ba­su­ra hay más co­sas de las que pa­re­cen y que has­ta cier­to pun­to me ha­bía ne­ga­do a ver.

Em­pe­cé por el final, en el re­lleno sa­ni­ta­rio de El Inga, cer­ca de Pín­tag, don­de se acu­mu­la la ba­su­ra en enor­mes vo­lú­me­nes. En ese pai­sa­je con­ta­mi­na­do (en lo vi­sual, so­no­ro, sen­so­rial) me re­ci­bió y acom­pa­ñó en to­do mo­men­to la ba­su­ra en des­com­po­si­ción. Me sen­tí den­tro de la ba­su­ra, en la su­cia ex­cre­cen­cia de nues­tra mal­sa­na for­ma de vi­vir. Al­re­de­dor y de­ba­jo se pu­drían de­ce­nas de me­tros cú­bi­cos de re­si­duos, que ema­na­ban ga­ses tó­xi­cos y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.