Car­ta del edi­tor

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Abri­mos es­ta edi­ción con un sin­gu­lar per­so­na­je de nues­tra his­to­ria. Ana Sevilla nos re­fie­re de­ta­lles de la vi­da del je­sui­ta ale­mán Teo­do­ro Wolf. Él lle­gó al Ecua­dor como par­te del con­tin­gen­te de aca­dé­mi­cos-re­li­gio­sos que tra­jo Gar­cía Mo­reno a me­dia­dos del si­glo XIX pa­ra su pro­yec­to de mo­der­ni­za­ción cris­tia­na. Wolf en­car­nó las ten­sio­nes pro­pias de su tiem­po en­tre el ra­cio­na­lis­mo de la Ilus­tra­ción y los dog­mas de la fe. El je­sui­ta im­par­tió las pri­me­ras lec­cio­nes de evo­lu­ción dar­wi­nia­na en Ecua­dor, que ge­ne­ra­ron ur­ti­ca­rias en­tre la cú­pu­la cle­ri­cal. Las li­mi­ta­cio­nes im­pues­tas por sus su­pe­rio­res a su ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual lo for­za­ron a una de­ci­sión: la cu­rio­si­dad ven­ció a los vo­tos y Wolf de­jó el sa­cer­do­cio en fa­vor de sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Como geó­lo­go del estado, vi­si­tó dos ve­ces Ga­lá­pa­gos y re­co­rrió to­do el Ecua­dor, pro­duc­to de lo cual pu­bli­có en 1892 su Geo­gra­fía y geo­lo­gía del Ecua­dor (ver ETI 73) que re­vo­lu­cio­nó el co­no­ci­mien­to de nues­tro te­rri­to­rio.

En nues­tra sección fo­to­grá­fi­ca, Mis­ha Va­lle­jo nos tras­la­da a la fron­te­ra nor­te, a Puer­to Nue­vo, un re­cin­to de Su­cum­bíos don­de al­re­de­dor de me­dio mi­llar de co­lom­bia­nos se asen­ta­ron lue­go de ser des­pla­za­dos por la vio­len­cia de sus lu­ga­res de ori­gen. A ori­llas del río fron­te­ri­zo in­ten­tan reha­cer sus vi­das mien­tras con­tem­plan con ex­pec­ta­ti­va los es­fuer­zos por es­ta­ble­cer la paz en el la­do co­lom­biano. Es­ta­mos or­gu­llo­sos de pu­bli­car es­te tra­ba­jo que me­re­ció el pre­mio Ma­riano Aguilera de es­te año.

Como pos­tre, Adol­fo Bor­ges nos de­ve­la mu­chos de los enig­mas que ro­dean a los ala­cra­nes (vo­ca­blo ve­ni­do del ára­be – al-aq­ráb– con el que tam­bién se de­no­mi­na a los es­cor­pio­nes). La gran ma­yo­ría de es­pe­cies no re­vis­ten pe­li­gro pa­ra la sa­lud hu­ma­na, y las pe­li­gro­sas so­lían ha­bi­tar le­jos de los po­bla­dos. Sin em­bar­go, la ex­pan­sión de es­tos úl­ti­mos a ca­da vez más ecosistemas sig­ni­fi­ca que hoy los hu­ma­nos y es­tos es­cor­pio­nes de vi­go­ro­so ve­neno nos en­con­tre­mos con más fre­cuen­cia. Po­ne­mos, pues, es­tos con­te­ni­dos a su dis­tin­gui­da con­si­de­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.